LAS REUNIONES SOCIALES, TANTO PÚBLICAS COMO PRIVADAS, SE LIMITARÁN A 6 PERSONAS

Castilla-La Mancha plantea el cierre perimetral de la región durante 14 días y atrasar el toque de queda a medianoche

Castilla-La Mancha propondrá el confinamiento perimetral de la comunidad autónoma durante dos semanas, retrasar el inicio del toque de queda a la medianoche y limitar a seis el número máximo de personas en las reuniones que se celebren tanto en lugares públicos como privados. La intención del Gobierno regional es que dichas normas, que todavía se están perfilando, se publiquen el el Documento Oficial de Castilla-La Mancha el próximo jueves, entrando en vigor esa misma jornada.

Así lo ha comunicado este martes el vicepresidente de la Junta, José Luis Martínez Guijarro, que ha comparecido ante los medios durante la reunión que ha mantenido en el Palacio de Fuensalida de Toledo el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, con representantes de los agentes económicos y sociales de la región, con la Federación de Municipios y Provincias (FEMP-CLM), con los presidentes de las cinco diputaciones provinciales y con el delegado del Gobierno para coordinar a nivel autonómico las medidas para la contención del coronavirus a llevar a cabo durante el tiempo que dure el estado de alarma aprobado por el Ejecutivo nacional, que ofrece amparo legal a las comunidades autónomas para la aplicación de nuevas restricciones a fin de controlar la pandemia.

Según ha explicado Martínez Guijarro, el cierre perimetral de Castilla-La Mancha será planteado este miércoles por el presidente García-Page a sus homólogos de la Comunidad de Madrid y de Castilla y León, con los que mantendrá una reunión para consensuar medidas a fin de limitar los desplazamientos entre dichas comunidades colindantes.

"La situación que nos preocupa más es la interacción especial que mantenemos con la Comunidad de Madrid, máxime cuando en las próximas semanas tienen dos puentes festivos que pueden provocar una movilidad especial", ha asegurado Martínez Guijarro, que ha añadido que Castilla-La Mancha pretende que el confinamiento de dichos territorios fuese "una decisión conjunta de las tres comunidades autónomas".

Eso sí, el número dos de la Junta ha advertido de que, aunque no haya consenso, se tomará "una decisión pensando en los intereses de Castilla-La Mancha".

Retraso del toque de queda

Además, pese a que el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, aseguró este lunes que Castilla-La Mancha mantendría el horario del toque de queda propuesto por el Gobierno de España desde las 11 de la noche hasta las 6 de la mañana, esta postura ha cambiado en las últimas horas.

"Estamos sopesando otras decisiones y viendo la posibilidad de modificar el horario del toque de queda. Mañana habrá una reunión con agentes sociales para poder concretarlo. Hemos recibido el planteamiento de algunos sectores económicos de la región y estamos dispuestos a estudiarlo", ha informado Martínez Guijarro, que ha planteado la posibilidad de retrasar el inicio de la restricción nocturna de la movilidad hasta las 12 de la medianoche.

Hoy se ha conocido que el Gobierno de España, en contra del criterio inicial, solo obligará a las comunidades autónomas a mantener el toque de queda hasta el próximo 9 de noviembre. A partir de esa fecha serán los presidentes de las distintas regiones los que decidan si la medida se sigue aplicando en su ámbito territorial.

Respecto al número máximo de participantes en las reuniones sociales que se celebren tanto en lugares públicos (bares, restaurantes o la vía pública) como privados (domicilios), el Gobierno de Emiliano García-Page plantea limitarlo a seis personas. 

La idea es publicar en el Documento Oficial de Castilla-La Mancha  el decreto que ampare todas estas medidas el próximo jueves, mismo día que entrarían en vigor las normas.

Comité organizativo

Martínez Guijarro ha avanzado igualmente que se ha aprobado la creación de un Comité organizativo con representación de todas las administraciones competentes. En concreto, él mismo y el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, participarían en este nuevo órgano, donde también estarían los directores generales de Salud Pública, Protección Ciudadana, Empresas y Transporte.

Además, el delegado del Gobierno, Francisco Tierraseca, tendría presencia, junto a responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las Fuerzas Armadas y la presidenta de la FEMP regional, Tita García Élez.

Este Comité se ha creado como órgano de apoyo al presidente y como autoridad delegada para la toma de decisiones necesarias para próximas semanas y próximos meses, según ha explicado.

En todo caso, seguirán funcionando los órganos técnicos de apoyo desde el punto de vista asistencial para recoger propuestas técnicas que hagan responsables de salud pública o cuestiones a ver desde el punto de vista asistencial.

Otra de las decisiones tomadas es la comparecencia en comisión parlamentaria para informar quincenalmente de las decisiones que se puedan ir tomando en relación con el estado de alarma para que las Cortes tengan cumplida información.

Compartir