ANILLAMIENTO DE ESPECIES

Intensa campaña para no perderles la pista a las aves de Toledo y Cuenca

Dos campañas de anillamiento científico se están llevando a cabo en los humedales manchegos de Villafranca de los Caballeros (Toledo) y Manjavacas (Cuenca) para obtener y ampliar información sobre la comunidad de aves que utilizan los humedales manchegos durante sus migraciones otoñales.

Según ha informado la Fundación Global Nature en un comunicado, el principal objetivo de estas campañas es obtener información de los aspectos ecológicos y biológicos de las distintas especies de aves, con especial atención al "carricerín cejudo", especie globalmente amenazada que descansa en los humedales manchegos.

Las campañas, que han comenzado el 1 de agosto y se prolongarán hasta el 15 de septiembre, estarán realizadas por un grupo local que trabaja habitualmente en los humedales (GIA–La Mancha Grupo Panurus) y coordinados por la Fundación Global Nature.

Anillas individualizadas

La Fundación ha explicado que el anillamiento científico de aves está basado en el uso de anillas metálicas en la pata del ave y cada una tiene una numeración que individualiza al ejemplar que la lleva cuya identificación permite la aplicación de técnicas de marcaje y recaptura, pudiendo averiguar tanto datos demográficos y poblacionales, como las principales rutas migratorias de las aves.

Además, el protocolo de anillamiento está estandarizado para poder comparar la información obtenida entre las diferentes temporadas de estudio y analizar datos sobre la tendencia poblacional, productividad, supervivencia o tasas de retorno.

Estas acciones de investigación y seguimiento se enmarcan dentro del proyecto LIFE Paliduloca, una iniciativa europea que tiene como objetivo frenar el descenso de las poblaciones de carricerín cejudo trabajando en la restauración y gestión del hábitat de los humedales que utiliza durante las migraciones.

Compartir