ESTE VIERNES SE HA LLEVADO A CABO UNA CONCENTRACIÓN EN TOLEDO

La cabecera del Tajo, por debajo del umbral mínimo no trasvasable

Los pantanos de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, almacenan hoy 367,18 hectómetros cúbicos, por lo que han alcanzado por primera vez desde la aprobación en 2013 de la Ley de Evaluación Ambiental el umbral mínimo no trasvasable, fijado para este año en 368 hm3. Mientras, este viernes en Toledo, decenas de personas se han concentrado en el mirador de la Cava para reivindicar un Tajo limpio y que acaben los trasvases.

La concentración, convocada por varias plataformas de apoyo al Tajo y movimientos vecinales, ha contado con la participación de la alcaldesa, Milagros Tolón, además de otros miembros de su equipo de gobierno y concejales de la Corporación, como Esteban Paños, de Ciudadanos.

Lo cierto es que la ley aprobada hace cuatro años establece un límite de 400 hectómetros cúbicos por debajo del cual "no cabe aprobar trasvase alguno" del Tajo, si bien propone un régimen transitorio para alcanzar este nivel, "a lo sumo en cinco años".

El nivel se ha ido elevando en 32 hectómetros cúbicos anualmente, por lo que este año el umbral se sitúa en 368 hectómetros cúbicos.

Según recoge la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) en su página web, los pantanos de cabecera se encuentran hoy al 14,8 por ciento de su capacidad total, que es de 2.474 hectómetros cúbicos.

En concreto, el embalse de Buendía almacena 230,81 hm3 (el 14,08 % de su capacidad) y el de Entrepeñas, 136,37 hm3 (16,33 %).

Esto supone que según la Ley de Evaluación Ambiental -que incluye el memorándum firmado entre el Ejecutivo central y los gobiernos la Comunitat Valenciana, Castilla-La Mancha, Murcia, Madrid y Extremadura- no se pueden realizar trasvases del Tajo al Segura en estos momentos.

El pasado 8 de mayo, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente autorizó el envió de 7,5 hectómetros cúbicos de agua a través del acueducto Tajo-Segura para el mes de mayo.

"Rozando el ridículo"

Un trasvase que el Gobierno de Castilla-La Mancha volvió a anunciar que recurriría y criticó duramente porque, a su juicio, está "casi rozando el ridículo", según afirmó el vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro.

Del mismo modo, el Ejecutivo de Emiliano García-Page ha publicado en los últimos días un vídeo en las redes sociales en el que denuncia que desde julio de 2015 se han aprobado 22 trasvases desde la cabecera del Tajo al Levante, un ritmo que augura que llevará a la "muerte" del Tajo en el año 2019.

Hace dos semanas, también aparecieron manchas verdes en el río Tajo a su paso por Toledo que la alcaldesa de la ciudad, Milagros Tolón, achacó al trasvase al Segura.

Precisamente, Tolón fue uno de los treinta de alcaldes de la cuenca del Tajo que esta semana se dieron cita en Aranjuez (Madrid) para reivindicar un mayor caudal ecológico para el río y solicitar al Gobierno que ponga fin al trasvase Tajo-Segura.

Como consecuencia del estado del Tajo, se han convocado también varias protestas, entre ellas, la celebrada en la tarde de este viernes en el puente de San Martín de Toledo y otra fijada para mañana de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía en Sacedón (Guadalajara).

El pasado 12 de mayo, el presidente del Sindicato Central de Regantes del Trasvase Tajo-Segura (SCRATS), Lucas Jiménez, consideró que la sociedad levantina necesita de un nuevo trasvase que se sume al del Tajo, si bien no dijo de dónde cree que debería llegar el agua.

COMPARTIR: