74 NUEVOS CASOS Y 9 FALLECIDOS

Los contagios por coronavirus se frenan en seco en Castilla-La Mancha y casi desaparecen en las residencias

Las medidas de contención que han estado vigentes durante las últimas semanas, que ya han empezado a relajarse, y la vacunación de los colectivos más vulnerables están frenando en seco, al menos por el momento, a la pandemia de coronavirus en Castilla-La Mancha. Según los datos correspondientes a la jornada del lunes 1 de marzo, ofrecidos este martes por la tarde la Consejería de Sanidad, finalmente algo peores que los adelantados horas antes por el consejero del ramo, Jesús Fernández Sanz, invitan al optimismo pese a que hay que lamentar nueve fallecimientos más a causa del COVID-19.

En concreto, el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha confirmado 74 nuevos casos por infección de coronavirus en la región, donde los contagios se han frenado en seco en las últimas fechas, sobre todo en algunas provincias como Ciudad Real (donde se han registrado 7 positivos en las últimas 24 horas), Cuenca (con 6) y Albacete (con 5). Guadalajara, que ha registrado 31 nuevos casos, y Toledo, con 25, están algo peor pero muy por debajo de los guarismos de la virulenta tercera ola, descontrolada en enero y febrero a consecuencia de la celebración de las fiestas navideñas.

Desde el inicio de la pandemia ya se han contagiado 170.939 castellano-manchegos, 61.979 en Toledo, 42.590 en Ciudad Real, 27.650 en Albacete, 20.756 en Guadalajara y 17.964 en Cuenca.

En las últimas 24 horas se han registrado 9 fallecidos por coronavirus en Castilla-La Mancha, 3 en la provincia de Toledo, 3 en Ciudad Real, 2 en Albacete y 1 en Guadalajara. Así, el número acumulado de víctimas mortales en la región desde el inicio de la pandemia asciende a 5.692 (2.059 en Toledo, 1.661 en Ciudad Real, 864 en Albacete, 581 en Guadalajara y 527 en Cuenca).

Sin embargo, la efectividad de las vacunas está reduciendo sensiblemente la afectación entre la población más vulnerable, sobre todo entre los ancianos, por lo que se espera que las tasas de hospitalización y mortalidad se sigan desplomando en las próximas fechas. A día de hoy, según los datos ofrecidos por la Junta, únicamente hay 10 mayores positivos por COVID-19 en las residencias de Castilla-La Mancha, los lugares donde la pandemia se ha cebado durante el último año. Allí han fallecido 2.022 personas con coronavirus desde marzo de 2020, aunque el pasado fin de semana fue el primero de todo este tiempo en el que no se registró ninguna víctima mortal en este tipo de recursos asistenciales, donde todos los usuarios y los profesionales que les atienden ya han sido vacunados con las dos dosis de Pfizer.

Hospitales con muy pocos casos

Además, la presión hospitalaria sigue descendiendo en Castilla-La Mancha, donde 237 continúan ingresados por coronavirus, una cifra casi diez veces inferior a la de hace un mes. Por provincias, Toledo tiene 109 de estos pacientes (92 en el Hospital de Toledo y 17 en el Hospital de Talavera de la Reina), Guadalajara 53 (todos ellos en el Hospital de Guadalajara), Albacete 43 (26 en el Hospital de Albacete, 8 en el Hospital de Hellín, 6 en el Hospital de Almansa y 3 en el Hospital de Villarrobledo), Ciudad Real 24 (9 en el Hospital de Ciudad Real, 7 en el Hospital Mancha Centro, 7 en el Hospital de Valdepeñas, 1 en el Hospital de Tomelloso y ninguno en el Hospital de Puertollano y Manzanares) y Cuenca 8 (todos ellos en el Hospital de Cuenca).

Los pacientes ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos que necesitan respirador son 103. Por provincias, Toledo tiene 43 de estos pacientes, Ciudad Real 31, Guadalajara 17, Albacete 9 y Cuenca 3.

Compartir