MEDIDAS CONTUNDENTES CONTRA EL COVID-19

Confinan perimetralmente todos los municipios de Ciudad Real, cierran bares y adelantan el toque de queda

La Consejería de Sanidad ha decidido el confinamiento perimetral todos los municipios de la provincia de Ciudad Real debido a la alta incidencia de la covid-19 que se está registrando en todo el territorio provincial.

Así lo ha dado a conocer el delegado provincial de Sanidad en Ciudad Real, Francisco José García, quien ha señalado que los 102 municipios de la provincia quedan confinados y sus habitantes, por lo tanto, no podrán salir de ellos salvo por motivos laborales o por actividades consideradas como imprescindibles, lo que afectará a más de 500.000 personas.

La provincia de Ciudad Real registra una alta incidencia de covid-19, ya que en las dos últimas semanas epidemiológicas, la 53 de 2020 y la 1 de 2021 se han declarado en la provincia de Ciudad Real un total de 4.208 casos de covid-19 que supone una tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días de 848,8 casos por cada 100.000 habitantes.

La razón estandarizada de incidencia (REI) en los últimos 14 días (semanas 53 y 01) en la provincia de Ciudad Real ha sido de 151,9 % lo que supone una incidencia un 50 por ciento mayor que la media regional.

Los datos de la afectación de la covid-19 también reflejan una alta tasa de incidencias en personas mayores de 64 años entre las semanas 53 y 01, lo que indica una acusada tendencia ascendente de una semana a otra en un escenario de elevada incidencia en este grupo de edad.

A su vez, el porcentaje de pruebas diagnósticas de infección aguda con resultado positivo en la semana 53 asciende al 22,0 % en la provincia de Ciudad Real, con un acusado incremento respecto a las semanas anteriores.

También se produce una alta presión asistencial, con un porcentaje de camas ocupadas por pacientes covid-19 en la provincia de Ciudad Real que asciende al 20,7 % y el de pacientes en unidades de críticos al 50,6 %.

En total, 251 pacientes se encuentran ingresados en cama en los hospitales de la provincia y hay 50 personas en unidades de cuidados intensivos (UCI), si bien Francisco José García ha asegurado que los hospitales de la provincia de Ciudad Real no están saturados ni en riesgo de saturación.

Se adelanta el toque de queda y cierran los bares

El delegado provincial ha explicado que el toque de queda se adelanta desde las 22:00 horas de cada día hasta las 07:00 horas del día siguiente.

Las medidas también incluyen el cierre de bares, restaurantes, cafeterías, pub y otros establecimientos similares, quedando exceptuados de esta medida aquellos locales y establecimientos que en virtud de sus especiales características presten un servicio que se pueda considerar esencial o no sustituible como servicios de hostelería de hospitales y clínicas, para uso de usuarios y profesionales.

También quedarán exceptuados los servicios de hostelería y restauración de establecimientos hoteleros, para uso exclusivo de los clientes alojados en los mismos y los servicios de hostelería y restauración situados en empresas y lugares de trabajo, para uso exclusivo a empleados, así como el servicio de comedor escolar en Guarderías y Colegios de Educación Primaria.

También se cierran locales de juego y apuestas, bingos y establecimientos similares y se suspende todo tipo de actividades culturales y de ocio tales como cines, teatros, conferencias y otros que supongan la participación o presencia de más de 6 personas.

Igualmente se cierran centros y superficies comerciales, quedando exceptúan de esta medida los establecimientos situados en dichos centros dedicados a la venta de productos de alimentación, higiene y otros productos considerados esenciales, así como el pequeño comercio.

Así mismo, se cierran gimnasios, saunas y otros recintos de práctica del deporte y la educación física.

Todas estas medidas se mantendrán durante un mínimo de 10 días a partir de la aprobación de este informe, prorrogables en función de la evolución de la situación epidemiológica.

García ha señalado que se va a mantener una estrecha vigilancia de los indicadores epidemiológicos ante la posibilidad de que, si no se observara una mejoría sensible, hubiera que reforzar las medidas establecidas.

Y ha terminado diciendo que "son medidas duras y drásticas", pero, ha reflexionado que este es "el camino para luchar contra el coronavirus" y ha pedido la implicación personal de todos y cada uno de los ciudadanos para que la situación pueda mejorar.

Compartir