MANIQUÍ DE PLANCHADO

El extraño (pero útil) producto que se ha agotado en pocas horas en Lidl

Lidl ha vuelto a hacerlo. En poco tiempo ha desaparecido de las estanterías de sus supermercados un producto que para muchos puede resultar algo chocante por su singularidad.

Se trata de un maniquí de planchado cuya función es exactamente esa: quitarte esa molesta tarea doméstica de un plumazo. Es una especie de muñeco de secado y planchado para secar y planchar prendas superiores como camisas, blusas, camisetas y jersey aptos para secadora de forma automática y en pocos minutos.

El producto se puso a las venta por 60 euros y ‘voló’, de tal forma que ya no puede comprar a través de la página web del supermercado. La compañía ha respondido a algunos clientes interesados en ese artículo informado de que, de momento, no tienen fecha prevista para volver a ponerlo a la venta.

Su funcionamiento es sencillo y en eso radica precisamente su éxito: enfundas en el maniquí tus camisas y el aparato se hincha. Su temperatura hace que se eliminen sus arrugas y deja las prendas listas para ser utilizadas.

El muñeco se adapta a las tallas de ropa S, M, L y XL y el tiempo que tarda en dejarla lista varía entre cinco y 30 minutos.

Compartir
Update CMP