25 de septiembre de 2017
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

TRIBUNALES

Confirmado: 7 años de prisión al acusado de causar la pérdida de un ojo a un hombre con un botellín en Cuenca

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado una pena de siete años de prisión impuesta por la Audiencia Provincial de Cuenca a un acusado que causó la pérdida de un ojo a un hombre tras agredirle con un botellín de cerveza en Cuenca.

La misma sentencia le impuso el pago de una indemnización de 114.191 euros y la prohibición de aproximarse a menos de 300 metros y de comunicarse con ella durante nueve años, según ha informado el Tribunal Supremo en un comunicado.

Los hechos ocurrieron el 30 de mayo de 2015, sobre las 20.00 horas, cuando el acusado que había asistido a la celebración de una primera comunión en un restaurante de Cuenca discutió con la víctima en las inmediaciones de un bar.

Después de recriminarle que hubiera discutido con su entonces pareja sentimental en el interior de ese local, le golpeó en la cara con un botellín de cerveza que se rompió, alcanzándole con el filo del cristal en el ojo derecho.

La Sala de lo Penal ha desestimado el recurso de casación interpuesto por el condenado y en el que alegaba indefensión, falta de imparcialidad del tribunal, vulneración del derecho a un juez imparcial, a un proceso con todas las garantías y a la presunción de inocencia.

En su sentencia, la Sala indica que la versión exculpatoria de los hechos que ofreció el acusado, que dijo que se retiró del lugar al comenzar una discusión entre la víctima y una persona que apareció fuera del local que le pidió un cigarro, es "inverosímil, fingida, irreal e improvisada".

Además, añade que esa explicación es comprensible desde la perspectiva del derecho de defensa como "increíble" con arreglo a los parámetros habituales de razonabilidad. Del mismo modo, afirma que no hay atisbo de la aparición de un sujeto que, después de pedir un cigarrillo, "le acaba sacando un ojo agrediéndole con un botellín en la cara".

 
COMPARTIR: