LAS REUNIONES SE LIMITAN A UN MÁXIMO DE 6 PERSONAS Y EL TOQUE DE QUEDA COMENZARÁ A MEDIANOCHE

Castilla-La Mancha estará confinada perimetralmente desde este viernes hasta el 9 de noviembre

Page, Ayuso y Mañueco este miércoles en Ávila Page, Ayuso y Mañueco este miércoles en Ávila

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, anunciaba la tarde de este miércoles la rubricará durante este jueves del decreto de confinamiento perimetral de la Comunidad Autónoma, precisando que esta restricción alcanzará los límites del estado de alarma “que está hoy previsto legalmente, que es hasta el día 9” del próximo mes de noviembre. En este sentido, García-Page consideraba la “sensación general muy mayoritaria”, de que “los próximos quince días nos permitan darle un salto serio al problema” de la pandemia.

El presidente regional ha hecho este anuncio en Ávila, donde se ha reunido con la presidenta de Madrid Isabel Díaz Ayuso y con el presidente de Castilla y León Alfonso Fernández Mañueco para coordinar una respuesta frente a la pandemia de coronavirus.

Por su lado, el presidente castellano-leonés ha confirmado que también tomarán la decisión de confinar perimetralmente su comunidad desde este viernes a las 14:00 horas hasta el 9 de noviembre, mientras que Ayuso ha asegurado que pedirá al Gobierno central poder realizar confinamientos "por días" y cerrar la comunidad sólo el puente de Todos los Santos.

El presidente castellano-manchego ha sostenido que los próximos quince días "son clave para combatir la curva" y para frenar las proyecciones de expansión del virus. "Noviembre es un mes que a muchos efectos es temporada baja y podemos estar a tiempo de tomar decisiones para que el diciembre que todos queremos podamos disfrutarlo con más normalidad," ha añadido.

También ha reconocido que le "asusta" los miles de desplazamientos rápidos que se puedan dar durante el puente de Todos los Santos y que con ellos se puedan "desnaturalizar" los sistemas de rastreo en cada población.

Page ha aprovechado la ocasión para volver a pedir que la gestión de la pandemia se haga desde un punto de vista nacional pero contando con las singularidades de cada territorio. "Un problema que es de ámbito nacional y hasta mundial pero la gestión es de 17 autonomías, lo primordial es un acuerdo con el Estado," ha asegurado.

Diálogo entre autonomías

En este marco, García-Page ha insistido en la necesidad de establecer un diálogo entre autonomías por lo que ha aseverado que “tenemos que adoptar medidas, y si es posible hablando mucho mejor” en un “ejercicio saludable de hablar primero, antes de tomar decisiones”. En este sentido, ha resaltado que “la coordinación es determinante” y ha reiterado que “estamos empeñados en demostrar que las fronteras entre autonomías unen, o al menos deberían unir”, ha reflexionado.

Asimismo, García-Page ha recalcado que “si pecamos en algo, es en exceso de medidas”, y ha subrayado que “prefiero asumir la crítica por pasarme de prudente que por no tomar medidas” porque tiene consecuencias, ha proseguido, “en las vidas humanas” y en la “actividad social y económica”. En este punto, el presidente regional ha apuntado “que nos queremos legitimar por el ejercicio de nuestras competencias, no por arrojarnos ni las banderas ni los escudos”, ha concluido.

“Cualquier tipo de restricción es una incomodidad”, ha reconocido el jefe del Gobierno castellano-manchego, que ha insistido en la necesidad de adoptar nuevas medidas para combatir la expansión del virus y, “más que la curva, las proyecciones o las perspectivas que nos avisan”, ha sentenciado.

Al respecto, Page ha admitido que “es dolorosísimo hacer una restricción sobre alguien que quiere visitar la tumba de un familiar”, en referencia a la próxima festividad, “pero es dolorosísimo todo lo que nos está tocando hacer en esta triste pandemia”, ha sentenciado.

Asimismo, el presidente autonómico ha reconocido que “nos asusta esa movilidad” porque los Gobiernos autonómicos cuentan con “cientos de personas trabajando en el rastreo” del coronavirus, en el contexto de un sistema “que pueda verse desnaturalizado con miles y miles de desplazamientos rápidos” que incrementen la dificultad del seguimiento y detección del virus, ha justificado.

El contenido del decreto

El cierre perimetral de Castilla-La Mancha y el toque de queda entre las 00.00 y las 6.00 horas entrarán en vigor a las 00:00 horas de este viernes, según recoge el decreto firmado a primera hora de este jueves por el presidente regional, Emiliano García-Page, y que será publicado en el Diario Oficial de la Comunidad Autónoma (DOCM) a lo largo de la mañana.

Aunque en su disposición final única se refleja que la vigencia de sus medidas se prolongará mientras esté declarado el estado de alarma, se precisa que esta duración será objeto de seguimiento y evaluación continua con el fin de garantizar su adecuación a la evolución de la situación epidemiológica y sanitaria y, en virtud de ello, podrían ser modificada o incluso quedar sin efecto.

Además de la limitación de horario nocturno en las 6 primeras horas del día y la limitación de entradas y salidas, se limita la permanencia de grupos de personas en espacios públicos y privados, en sitios cerrados o al aire libre, hasta un máximo de 6 personas, salvo que se trate de convivientes.

No estarán incluidas en la limitación prevista en este artículo las actividades laborales e institucionales ni aquellas para las que se establezcan medidas específicas en la normativa aplicable.

También se limita la permanencia de personas en lugares de culto en espacios cerrados mediante la fijación del 40 % de aforo. La permanencia de personas en lugares de culto en espacios al aire libre deberá garantizar la distancia de seguridad interpersonal y el resto de la normativa higiénico sanitaria sobre prevención y contención del COVID-19, no debiendo superar el número máximo de cien personas.

Contra el presente decreto se podrá interponer recurso contencioso-administrativo en el plazo de dos meses a partir del día siguiente al de su publicación, ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

Compartir