AUNQUE SIN GRANDES CONVENTRACIONES

El feminismo de Castilla-La Mancha insiste en salir a la calle el 8-M pese a la pandemia

La concentración feminista del 8-M fue multitudinaria en Toledo en 2020 La concentración feminista del 8-M fue multitudinaria en Toledo en 2020

Los colectivos feministas de Castilla-La Mancha han propuesto realizar cadenas humanas con separación por cintas y sentadas o concentraciones de aforo limitado para celebrar el Día Internacional de la Mujer el próximo 8 de marzo. Todo ello pese a la reciente recomendación de la consejera de Igualdad del Gobierno castellano-manchego, Blanca Fernández, que el pasado jueves pedía a los ciudadanos de la región que, en esta ocasión y debido a la crisis sanitaria, la movilización se llevase a cabo "en las redes sociales" y no en la calle. De su lado, La concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Toledo, Ana Belén Abellán, ha avanzado este lunes que el Gobierno local no va a realizar ninguna convocatoria ni tampoco llamamientos públicos "para salir a la calle".

Pese a ello, en una nota de prensa, los colectivos feministas han informado de que han consensuado una serie de propuestas de intervención con actividades compatibles con las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus, que ha puesto de manifiesto la necesidad de reivindicar la igualdad salarial laboral y de reparto de tareas, han señalado.

Entre las actividades que han propuesto se encuentran la realización de cadenas humanas con separación por cintas, así como pegadas de carteles, adorno de estatuas con prendas moradas, sentadas y concentraciones de aforo limitado, iluminación de monumentos y una exposición fotográfica titulada “La pandemia con ojos de mujer”.

Además, han hecho un llamamiento a la gente para que cuelguen un delantal en la ventana o adornen la terraza y participen en el aplauso colectivo a las mujeres el 8 de marzo a las 20:00 horas.

Los colectivos han apuntado que la región ha abordado retos específicos como la despoblación de gran parte de del territorio con una población envejecida, el control de los recursos naturales y productivos por estructuras heteropatriarcales o el condicionamiento de las conductas por la presión social.

Asimismo, han considerado que es necesario abordar las carencias en transporte interurbano y la consiguiente dificultad para acceder a ciertas prestaciones, el desempleo sobre todo femenino, así como la violencia machista velada y las brechas que dificultan la presencia de mujeres en los espacios públicos y de decisión.

Los colectivos feministas se han reafirmado en la importancia de las tareas domésticas y de cuidados, especialmente en las fases más duras de la pandemia, cobrando más sentido que nunca el lema de los años previos “Si nosotras paramos, se para el mundo”.

Además, han señalado que, respecto a la huelga estudiantil convocada por el Sindicato de Estudiantes, apoyarán a los colectivos que las secunden.

De esta manera, han subrayado que las feministas se encuentran "más unidas que nunca" en este día 8 de marzo con el objetivo de "combatir toda forma de violencia estructural contra las mujeres y sus diversidades, combatir las normas dominantes que invisibilizan nuestro valor y promover la igualdad de derechos mediante políticas públicas".

Críticas a la consejera desde IU

Desde Izquierda Unida Castilla-La Mancha han lamentado que el Gobierno regional haya solicitado que el Día Internacional de la Mujer, el próximo 8 de marzo, no se celebre en las calles y ha asegurado que no se conformarán con "unos susurros en las salas de estar de las casas, para no molestar".

Así lo ha manifestado este lunes en un artículo de opinión la responsable regional del Área de Mujer, Isabel Álvarez, quien ha asegurado que se encuentran trabajando con colectivos, asociaciones, partidos y sindicatos para que todas las actividades se adapten a los aforos, medidas de seguridad e higiénicas y toques de queda decretados por la covid.

La formación de izquierdas ha que la celebración de este día se lleva tiempo preparando, por lo que ha lamentado que empiecen a "alzarse voces" que condenan las manifestaciones para celebrar el 8M, entre ellas la del Gobierno de Castilla-La Mancha, quien ha pedido que este día "no se celebre en las calles".

En este sentido, Álvarez se ha preguntado sobre el lugar que a la consejera de Igualdad, Blanca Fernández, le parecería apropiado para celebrar el 8 de marzo, al tiempo que ha interpelado si "la cocina o detrás de las cortinas" sería el lugar apropiado para ella.

"No nos vamos a conformar unos susurros en las salas de estar de nuestras casa para no molestar y dejar el espacio y las calles para otros que pretenden estar pasándolo mucho peor que las mujeres", ha aseverado Álvarez.

Albacete y Ciudad Real se desmarcan

Por su parte, la Red Feminista de Albacete, tras analizar las recomendaciones sanitarias del Ministerio de Sanidad y resto de autoridades sanitarias, ha decidido no participar en aquellas actividades que puedan significar reuniones multitudinarias o aglomeraciones de personas. "Es patente que la ciudadanía acudiría a un llamamiento del feminismo como en pasados años", ha asegurado.

 

Del mismo modo, la Asamblea Feminismos de Ciudad Real, "siendo conscientes de la situación especial causada por la pandemia", no ha convocado manifestaciones ni expresiones en la calle para expresar sus demandas con motivo del 8 de Marzo. Ha optado por realizar actividades en formato online, con actos más simbólicos, utilizando las redes sociales y la prensa.

Compartir