CULTIVO ILEGAL DE DROGAS

Descubiertas dos naves "tapadera" en el polígono de Toledo y detenidos sus responsables

La Policía Nacional ha desmantelado varias plantaciones ilegales de marihuana, que estaban ocultas en dos naves del polígono industrial de Toledo, en las que se escondían 7.301 plantas de marihuana, y ha detenido a dos personas por tráfico de drogas.

En un comunicado, la Policía Nacional ha explicado que, en las últimas semanas, ha lanzado dos operaciones contra el cultivo ilegal de marihuana en el polígono industrial de Santa María de Benquerencia en Toledo y que la primera de las investigaciones se inició cuando los agentes recabaron informaciones que apuntaban a la posible existencia de una plantación ilegal en la zona industrial de Toledo.

Las primeras gestiones fueron certeras, ya que permitieron ubicar la nave en la que se ocultaba la actividad ilegal y, "casi en tiempo récord" ha resaltado la Policía Nacional, se pudo incautar toda la droga y detener al presunto responsable.

Cultivo2

En el interior del recinto, que el detenido decía estar acondicionando para alojar una empresa de impresión gráfica, los agentes hallaron tres zonas diferentes de cultivo: una primera en el interior de un foso de taller con 2.294 plantas en su fase inicial de crecimiento, una segunda zona con tres viveros que contenían 2.183 plantas en estado incipiente, y una zona termosellada situada en la parte superior de la nave con 1.024 ejemplares en distintas fases, algunas de ellas ya listas para su recolección.

Además, el responsable de la nave estaba preparando una cuarta zona para ampliar el cultivo, y así aumentar la producción de sustancia estupefaciente. De haber continuado con su actividad, este laboratorio habría producido más de 800 kilogramos de marihuana destinados al tráfico de drogas.

Además, a finales de noviembre de 2020 los agentes descubrieron, también en el Polígono Industrial de Toledo, un falso negocio de recogida y almacenamiento de ropa usada que se utilizaba como "tapadera".

Cultivo4

La nave industrial escondía, entre toneladas de ropa, un recinto termosellado en cuyo interior se había realizado una instalación para el crecimiento de 1.700 plantas de marihuana.

A pesar de haber incautado la droga, en noviembre, el arresto del responsable no se produjo hasta enero, cuando fue detenido en la localidad madrileña de Casarrubuelos.

En el momento de su detención, este varón de 34 años de edad llevaba 1.350 euros en efectivo. A ambos detenidos se les imputan los delitos de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

Estas dos operaciones han permitido a la Comisaría Provincial de Toledo cerrar el año 2020 con un total de 27 operaciones contra el tráfico ilegal de marihuana, en las que se han incautado 25.432 plantas de marihuana, 212 kilos de cogollos ya recolectados y se han detenido a 52 personas por delitos relacionados con el tráfico de drogas. 

Cultivo3

Compartir