INVERSIÓN DE 10 MILLONES

Nueva inyección de Castilla-La Mancha para material sanitario: jeringuillas, congeladores, mascarillas...

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado un gasto de 10 millones de euros para seguir adquiriendo material sanitario de cara a atajar la crisis sanitaria y afrontar la campaña de vacunación, compra distribuida en 18 paquetes que incluyen la adquisición de un millón de jeringuillas, seis arcones congeladores, cajas isotérmicas y hielo seco para conservar las vacunas.

Dentro de esta compra se incluyen suministros y materiales para la detección del virus, como placas reactivas; a lo que ha sumado distinto material como 50 millones de guantes o dos millones de mascarillas FFP2, según ha informado la portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, en rueda de prensa.

Medio centenar de desfibriladores, 820 portátiles y 1.300 ordenadores personales destinados a los equipos de rastreo completan esta compra, que hace que la región haya desembolsado ya un gasto equivalente al 1,36 % de su PIB.

Por otro lado, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado un gasto de 813.000 euros para poner en marcha la construcción del futuro centro de salud de Carboneras de Guadazaón (Cuenca), infraestructura que dará servicio a cerca de 1.500 tarjetas sanitarias localizadas también en Reíllo, Cañada del Hoyo, Valdemorillo de la Sierra, Argisuelas, Pajarón, Pajaroncillo, La Cierva y Monteagudo de las Salinas.

En rueda de prensa, la portavoz del Gobierno autonómico, Blanca Fernández, ha defendido que impulsar los centros de salud en zonas rurales será una prioridad para el Ejecutivo para "demostrar la convicción" que atesora en la lucha contra la despoblación.

Esta nueva infraestructura contará con área de Enfermería, biblioteca, área residencial para personal de guardia y zonas de servicios a través de tres enfermeras y tres médicos de familia.

Compartir