ABLACIÓN DE CLÍTORIS

Blanca Fernández alerta que hasta 150 niñas de Castilla-La Mancha corren riesgo de sufrir mutilación genital

Castilla-La Mancha trabaja intensamente para erradicar la mutilación genital femenina en la región, donde actualmente viven entre 100 y 150 niñas en riesgo de sufrir esta lacra, según ha dicho la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández.

Durante el acto de inauguración, este sábado, de la jornada en línea 'Tú puedes darles voz' organizada por la Fundación Kirira con motivo del Día Mundial de la Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, la consejera ha recordado que la mutilación genital femenina es "una de las más crueles manifestaciones de la violencia de género".

En declaraciones a los medios de comunicación momentos antes de inaugurar las jornadas, ha asegurado "cuando se dice que la violencia no tiene género, se obvia que en el mundo millones de mujeres han padecido prácticas tan crueles como es la mutilación de sus genitales por el hecho de ser mujeres".

Y ha señalado que "simple y llanamente por el hecho de nacer niñas y ser mujeres, se les mutilan sus genitales de una manera terrible y cruel".

Esta práctica, ha insistido Fernández, se lleva a cabo en una treintena de países del África subsahariana, de Oriente Medio y algunos otros países, y aunque están prohibidas en más de la mitad de ellos, ha reflexionado, "se sigue practicando porque la presión social es muy fuerte".

Por eso, ha dicho, "no se le puede dar la espalda a un problema que afecta hoy a 200 millones de mujeres de mujeres en el mundo, que ya han sido mutiladas", pero, ha advertido, en 2021 se estima que serán más de 4 millones de niñas, las que están en riesgo de sufrir está mutilación, no solo en sus países de origen, sino también en Europa y también en España y en Castilla-La Mancha.

Ha manifestado que este problema "nos obliga a acometer acciones de manera directa para evitar el riesgo que tienen muchas niñas que viven en la región" y ha hablado de la importancia de visibilizar el riesgo real de la mutilación genital femenina, por lo que el Instituto de la Mujer activó hace unos años un protocolo para la prevención "de esta cruel pandemia, si se la puede llamar así", ha dicho.

El protocolo, ha precisado, tiene como objetivo formar a los profesionales de la salud de la educación y los servicios sociales esencialmente allí donde existe población diana, pero también tiene como fin atender integralmente a estas niñas y prevenir que se puedan dar estas situaciones, detectándolas a tiempo, y cuando ya se ha producido, atendiendo las secuelas que pueda haber.

Este mecanismo de seguimiento y control, ha advertido la responsable de las políticas de Igualdad del Gobierno regional, se debe ir mejorando para que "no se nos escape ninguna realidad, porque aunque cuantitativamente es un problema pequeño, cualitativamente es un problema enorme, y no podemos dejar a ninguna niña con esta tierna edad desamparada por no haber podido detectado una situación de este tipo a tiempo", ha dicho.

Ha agradecido el trabajo que entidades como la Fundación Kirira desarrollan en Castilla-La Mancha para prevenir "esta terrible tortura que deja a las niñas secuelas físicas y emocionales toda la vida, y algunas de ellas, acaban incluso muriendo".

Y ha recordado que desde el año 2018 el Gobierno regional ha invertido para la prevención de la mutilación genital femenina 194.000 euros en programas de sensibilización y de prevención, que "han contribuido mucho a evitar que niñas que muchas niñas se hayan visto sometidas a esta vejación y tortura". 

Compartir