ALCANZAN EL 97%

La Junta exhibe músculo y dice que son capaces de poner todas las vacunas que reciben

La consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández, ha asegurado este sábado que Castilla-La Mancha está en disposición de dispensar todas las vacunas que reciba en tiempo récord.

Fernández ha señalado que los servicios sanitarios han dispensado ya el 97% de las vacunas que ha recibido la región, en total, 102.000 dosis de las 105.000 que ha recibido, lo que pone de manifiesto que en Castilla-La Mancha se vacuna a "buen ritmo", porque cuenta con profesionales bien formados.

La consejera ha señalado que si no se vacuna más no es por falta de medios, si no, porque la región no cuenta con dosis suficientes de vacunas para poder administrar a la población diana.

Fernández ha comentado que a Castilla-La Mancha le gustaría que la llegada de la vacuna fuese masiva para poder seguir vacunando, y ha comentado que las más de 100.000 vacunas que llegarán esta semana son una buena noticia, si bien, lo deseable sería que pudieran llegar "un millón para poder vacunar a todos los castellanomanchegos".

En una rueda de prensa que ha ofrecido en Ciudad Real, la portavoz del Gobierno ha asegurado que Castilla-La Mancha está cumpliendo con el Plan Nacional de Vacunación, una estrategia pactada por el Ministerio y expertos y consensuada por las Comunidades Autónomas, que han establecido cómo se debe hacer.

Fernández ha asegurado que mensajes como los que está lanzando el líder del PP en Castilla-La Mancha, Francisco Núñez, cuestionando el Plan de Vacunación sólo se puede ser calificados de "incoherentes e irresponsables".

Y le ha criticado que el máximo responsable del partido de la oposición anuncie que va a presentar un plan de vacunación alternativo en las Cortes regional, "que aún no ha presentado", cuando el actual plan regional está enmarcado dentro de la estrategia nacional y es igual al que tiene Castilla-León o Andalucía, comunidades que gobierna el PP.

Para la portavoz del Gobierno, el "plan fantasma" del PP, sería hacer lo contrario a lo que están haciendo el resto de comunidades gobernadas por el PP en España, a excepción de Madrid.

La portavoz del Gobierno regional también ha afeado al PP que esté pidiendo rebajar las medidas preventivas para evitar los contagios de la covid-19 contempladas en la fase tres reforzada.

Y ha comentado que si el Gobierno de Castilla-La Mancha no rebaja estas medidas no es porque le guste poner trabas al sector empresarial de la región, si no, porque prioriza el salvar vidas sobre cualquier otra cuestión.

En cualquier caso, ha recordado que para hacer frente a las consecuencias que la pandemia está causando en el sector empresarial, el Gobierno autonómico ha puesto sobre la mesa 150 millones de euros en ayudas directas.

Fernández ha pedido precisamente al sector empresarial paciencia durante el tiempo que se van a prolongar las medidas, al tiempo que les ha agradecido que estén haciendo un "sacrificio enorme" en beneficio del resto de la sociedad.

Pide paciencia a los hosteleros

Además, Blanca Fernández ha pedido paciencia a los hosteleros de la Comunidad Autónoma y les ha dado las gracias por su paciencia, señalando que las razones por la que se han prorrogado las restricciones son para proteger al sistema sanitario del colapso que se produjo en marzo, así como la salud y la vida.

"No queremos hacer la vida imposible a ningún sector económico y cuanto más contengamos el virus también será mejor para la economía", ha apuntado en declaraciones a los medios en Ciudad Real, donde les ha recordado a los hosteleros que la Junta ha puesto encima de la mesa 150 millones de euros de ayudas directas para el sector, a sabiendas de que "es poco".

Según ha indicado, aunque los datos en Castilla-La Mancha hablan de una estabilización sigue habiendo muchos contagios. "Hay que proteger al sistema del colapso, la salud y la vida. Por eso hemos prorrogado las medidas, no porque queramos hacer la vida imposible a ningún sector de la economía".

En este punto, ha lamentado la "incoherencia y la irresponsabilidad" del PP en Castilla-La Mancha al pedir, por boca de su presidente, Paco Núñez, que se relajen las medidas en la región en contra de lo que hacen otras regiones de su mismo signo político como Castilla y León, Andalucía o Galicia. "Con las excepción de Madrid, vamos todos en la misma dirección".

"No se entiende que digan lo contrario", ha indicado la portavoz regional, para agregar que los dirigentes políticos están para "salvar vidas" y no para "arañar votos poniendo palos en las ruedas". "Los palos en las ruedas hoy sin muy graves y si no relajamos las medidas no es porque nos guste ponerles restricciones a la gente que levanta todos los días el país con su esfuerzo".

Compartir