29 de marzo de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
BRAULIO RODRÍGUEZ, ARZOBISPO DE TOLEDO

"Eliminar los símbolos religiosos en la Navidad es papanatismo"

Texto: Ana NODAL DE ARCE / Fotos: Héctor MARTÍN

20/12/2016
 Imprimir  |   Enviar  |   Fuente     |  Comparte esta noticia en Facebook Facebook  |  Comparte esta noticia en Twitter Twitter  |  RSS RSS
 



Braulio Rodríguez (Aldea del Fresno, Madrid, 1944) es un hombre tranquilo y poco dado a excesos. Arzobispo de Toledo desde 2009, rompe moldes en una diócesis que, como sede primada, ha convivido desde hace siglos con poderosos cardenales en una Iglesia acostumbrada al boato. Don Braulio ni siquiera es cardenal. Y no aspira a ello. De padre madrileño y madre toledana de Fuensalida, se ha integrado a la perfección en una diócesis extensa, en la que incluso hay conatos de abandono, como en Guadalupe. Pero no pierde la calma. Le preocupan la educación, el paro, los refugiados o la pobreza y deja clara su postura contra la violencia machista. Mantiene buenas relaciones con la Junta de Emiliano García-Page, e incluso con Podemos, aunque no comparte, lógicamente, su visión de "lo público". En su despacho del Palacio Arzobispal, frente a la majestuosa Catedral, el prelado, apasionado del baloncesto y perfecto anfitrión, habla de política, de problemas sociales y, cómo no, de la Navidad y de ese afán por quitar los belenes en una fiesta de raíces católicas, lo que tacha de "papanatismo".
 
 


 

Llegó en 2009 a Toledo tras ser nombrado arzobispo. ¿Se ha adaptado bien a la ciudad? Hay quien dice que los toledanos somos muy raros…

Como yo soy medio toledano puedo participar de esa rareza (ríe). La verdad es que no he tenido ningún problema. Aunque he estado 22 años como obispo en Castilla y León, mis orígenes están en esta Castilla, tanto por parte de mi papá, que es de Madrid muy cercano aquí, como por parte de mi madre, toledana nacida en Fuensalida. El espíritu, los dejes, no me son extraños. La diócesis es muy variada, no sólo es la ciudad de Toledo. Los fieles que viven en esta diócesis son unos 730.000, la mayor parte en la provincia de Toledo, y otras dos comarcas, una en Badajoz, donde están los grandes pantanos del Guadiana, y otra en Cáceres, donde está Guadalupe.


Por cierto, Guadalupe se quiere ir de la diócesis. ¿Cómo está ese asunto?

"La polémica de Guadalupe es más bien artificial"

Hay un deseo por parte de la sociedad política y alguna asociación de tipo cultural con tintes regionalistas que puede llegar a la Santa Sede. Quizás el Santo Padre o sus colaboradores piensen que es mejor que esa parte de Cáceres pudiera pasar a la diócesis de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz. No se trata sólo de Guadalupe, que es el santuario de la Virgen que lleva ahí desde el siglo XIV, y una parroquia de apenas 2.000 habitantes, sino que hay más de 30 parroquias que se sienten naturalmente de Toledo, aunque el hecho autonómico les sitúe en Extremadura. Lo respeto, pero tenemos una forma de funcionar que no es exactamente igual a la de la sociedad civil. Creo que no tiene por qué haber fronteras, ni de hecho las hay. Son temas más bien artificiales.


La labor de la diócesis de Toledo va más allá. Dicen que se siente especialmente orgulloso de la prelatura de Moyobamba, en Perú.

No es mía, es de la Santa Sede (ríe). La prelatura ya existía antes de que llegaran los sacerdotes toledanos. A uno de ellos, don Rafael, le hicieron obispo. Eso hizo, en tiempos del cardenal don Antonio Cañizares, que fueran allá más sacerdotes toledanos, incluso fieles laicos. Supuso una ayuda desde el punto de vista económico, pero lo más importante es cómo la Iglesia de Toledo ayuda a esos fieles que tienen unas necesidades que nosotros no tenemos. Claro que estamos orgullosos. Ahora mismo hay unos doce o catorces sacerdotes toledanos allá, que van y vienen. Hemos estado también en una diócesis de Lima. Van también muchos fieles, mucha gente de Cáritas. Aunque la diócesis de Toledo tiene un territorio muy grande, casi de 20.000 kilómetros cuadrados, esta prelatura nos da una mirada más amplia, siguiendo lo que nos dicen los últimos papas.





¿Goza de buena salud la diócesis de Toledo?

La diócesis de Toledo son 270 parroquias muy diversas. Me cuesta mucho hacer un diagnóstico, aunque debo ser un poco el médico de la diócesis, pero creo que tenemos muchos retos, muchas dificultades, pero los afrontamos con un tono vital bastante fuerte. Nuestros grandes servicios, como son la formación en la fe, la catequesis, el anuncio, la liturgia y la caridad están funcionando. Cada vez estoy más contento de que haya más parroquias con su grupo de Cáritas y que funcionen con voluntarios, catequistas y matrimonios que se preoucupan de muchas cosas necesarias en la educación de sus hijos. Hay muchas tareas que estamos haciendo, mucha veces supliendo a la sociedad civil o a los poderes públicos.


¿De qué tareas habla?

Cáritas, nuestro proyecto Mater, que, a base de la generosidad de los toledanos, hace frente a un problema que tienen las mujeres o bien que han abortado o tienen dificultades y se les ayuda para que no aborten. Se les ayuda después de que hayan tenido el hijo, porque son mujeres a veces desarraigadas o matrimonios que tienen problemas serios. También es importante la educación afectivo sexual, los colegios diocesanos, las residencias de mayores, con nuestro centro estrella, al que yo quiero mucho, la Fundación Madre de la Esperanza, en Talavera, para personas con capacidades distintas. Tenemos ayuda de dinero público, pero es que estamos dando un servicio público. 


¿Cómo son sus relaciones con el presidente de la Junta, Emiliano García-Page?

"García-Page tiene clara la relación con la Iglesia católica"

Nos conocemos desde hace siete años y es un hombre bastante asequible. No hay ningún problema. Yo le digo, en plan de broma ´¡dónde te has metido, si estabas mejor aquí!´ (señala al Ayuntamiento y ríe). A veces tenemos que discutir cosas en el plano práctico, pero yo no entro en el debate político. Las relaciones institucionales son buenas, tanto en Toledo como en las otras diócesis de Castilla-La Mancha. Sí, hemos tenido algún problema con la asignación del IRPF a Cáritas por un problema administrativo, sí, pero, al fin y al cabo, nos ha fastidiado. Pero, en fin… Veo que no es fácil gobernar y nosotros no tenemos que ser sino estímulo. En la mente del presidente está claro lo que tiene que ser la relación normal con la Iglesia católica, que no con el obispo.


¿Le preocupa que el gobierno de Castilla-La Mancha esté apoyado por Podemos?

No, lo que ocurre es que yo sé lo que piensa Podemos en determinados campos y, sobre todo en el concepto de lo público, no estoy de acuerdo. Lógicamente, al no tener una mayoría, el Gobierno pudiera tener algún problema y pudiéramos quedar afectados, no sólo la Iglesia católica, sino otras instituciones. Pero ése es el juego político. El presidente siempre dice que él gobierno con su programa, no con el de Podemos.


¿Se lo ha transmitido a usted?

Sí, claro. Yo le digo, "cuidado, no te quedes afectado" (ríe), en determinadas cosas. No es que vea en Podemos gente malvada, ni muchísimo menos. De hecho, me he reunido con José García Molina. Y bien. Estuvimos hablando de su infancia y también del tema de la enseñanza pública y del servicio que hace la Iglesia católica en los hospitales y en las cárceles. En estos casos, decía que lo tenía que dar el Gobierno central. Dije, "bien, esos son problemas que a mí no me afectan". En el caso de la enseñanza, él tiene la idea de que la escuela pública tiene que ser la primera y la que acapare todo. Y si queda algún resto, para la enseñanza concertada. Pienso que eso choca frontalmente con el artículo 27.3 de la Constitución.


¿Ha visto peligrar la enseñanza concertada, según esos planteamientos?

Estamos en estos momentos en la renovación de los conciertos. No la veo peligrar, sí que es posible que, como dijeron cuando aprobaron los presupuestos, se quede congelada la cantidad destinada a la escuela concertada. No sé si se llevará a efecto. Con el consejero de Educación, don Ángel Felpeto, a quien conozco desde hace mucho tiempo, creo que la relación puede ser razonable y no habrá cosas abruptas ni inesperadas. Se puede perfectamente dialogar.


¿La Iglesia una institución privilegiada?

No es verdad. Se están refiriendo a hace 40 años. Desde el punto de vista de nuestro ordenamiento jurídico, hay unos acuerdos Iglesia-Estado, pero como lo tienen otros países, otros gobiernos. Hay una realidad desde el punto de vista sociológico, que una gran parte de la población es católica. Pero yo no veo ningún privilegio. Por ejemplo, hablan del IBI, pero también están exentas otras instituciones que no son la Iglesia, entre ellos los sindicatos y los partidos políticos. Con respecto a la escuela concertada, me hace mucha gracia, porque la plaza por alumno es más barata que la de la pública. ¿Qué problema hay, si esos padres pagan los mismos impuestos que los demás españoles? No estamos en contra de la enseñanza pública, cómo lo vamos a estar, si todos hemos pasado por ella. Son cosas que se quedan ahí, como del pasado, como algunas telarañas que a lo mejor es bueno quitar. 


¿Hacia dónde debe ir el Pacto Educativo del que tanto se habla?

"Hace falta una ley que reconozca la autoridad de los maestros"

Hay que ir hacia una Ley de Educación que esté libre de las ideologías de los partidos, que no es tan difícil. Hace falta que los maestros tengan autoridad, porque lo que yo veo es una dispersión en los chicos… en la escuela concertada y en la pública. Yo he estado en los colegios y los profesores dicen "es que los padres a sus hijos no los contradicen en nada, siempre tien la culpa el profesor". Esto no puede ser.


¿Qué papel tiene que jugar la religión en esa Ley?

En cuanto a la Iglesia, que no se abra una guerra. Hay otros grupos religiosos, pero, evidentemente, lo que no podemos cambiar es que hay un 80% de católicos, qué vamos a hacer. ¿Nosotros, no respetamos a los otros o qué? Le puedo dar un dato: en Cáritas nuestros clientes muchas veces no son católicos. Otras religiones pueden tener también escuelas concertadas, como creo que tienen los grupos protestantes, por ejemplo. Ahora mismo hay muchos ortodoxos en España, los rusos, los rumanos… Tienen iglesias, tienen obispos. No es excluyente. No estamos en un estado confesional, eso no lo queremos.


¿Qué otras cuestiones le quitan el sueño en una sociedad que no llega a salir de la crisis?

Necesitamos un cierto sosiego desde el punto de vista social y político, porque hemos llevado un año… Entiendo que los partidos políticos sigan queriendo ofrecer sus programas y que quieran gobernar, pero déjennos ustedes cuatro años, ya nos convocarán otra vez. Pero, de todas formas, hay un malestar en Europa, que se puede decir, no sé si con toda justicia que es debido a los populismos, con la sensación de que no abordamos los problemas reales y nos perdemos en otros que nos despistan.





¿A qué problemas reales se refiere?


Sigue habiendo todavía problemas de paro muy serios y de desesperanza de mucha gente, que lleva dos, tres, cuatro años parada. Existen los problemas, si es que alguna vez llegan, de los refugiados, existe el problema derivado de una visión demasiado centrada en que todo se consigue con el dinero y por eso se producen muchos robos, muchos asaltos, que dejan muy amedrentada a la gente. Luego están el independentismo, los nacionalismos y los exclusivismos, que cada uno piensa que lo suyo es lo mejor y lo más importante. Falta una apertura al bien común. Y creo que necesitamos ahondar en la educación, en general. Me parece muy importante la educación afectivo-sexual, que está en el origen no solamente de divorcios, abortos, sino en la violencia machista, que es intolerable.


Ha habido tres mujeres asesinadas este fin de semana, por desgracia.

Es intolerable. No se puede ser que exista en el corazón eso de decir "si tú no eres para mí, ya no eres para nadie. Te mato". Hay algo en el corazón que no funciona. ¿Significa eso que hace setenta u ochenta años no había mucho sometimiento de la mujer al marido? Claro, y aquello era injusto, pero las muertes como ahora no existían. Bienvenidas sean todas las leyes en contra de la violencia machista, pero los legisladores deben pensar que nosotros tenemos una interioridad y eso es lo que hace falta cambiar.


¿No es la Iglesia una institución machista, en la que mujer tiene poco protagonismo? 

"La Iglesia no es machista, eso es entender las cosas mal"

No. Eso es enteder las cosas mal. Si yo pensara que por ser sacerdote u obispo estoy discriminando, sería el primero que me pondría en contra. Lo que vemos en la tradición es que no es así, sino que se puede participar en la Iglesia. Y lo más importante no es que seas el cura de aquí o el obispo del otro lado. Indudablemente, se puede pensar que es importante cambiar, y el Papa está abierto a posibilidades. ¿Quién es el más importante en la Iglesia, el que más figura? Pues no. Es ver el tema solamente desde el punto de vista del poder. Yo lo discuto mucho con las chicas en los institutos.


¿Le plantean esta cuestión las alumnas?

Sí, son con cosas tópicas. ¿Qué poder? Yo no me considero una autoridad. Soy el obispo para mis fieles. Y para lo demás soy un ciudadano. Ni con menos derechos ni con más. Yo voy al médico y espero la vez, como todo el mundo.


¿Ha cambiado la Iglesia con el Papa Francisco, usted que la ve desde dentro?

Cuando eligieron al Papa Francisco le conocía porque me había dado ejercicios cuando yo estaba en Valladolid. Las personas no son intercambiables. Pueden hacer la misma función, pero la hacen desde su realidad concreta, personal. El Papa Jorge Mario Bergoglio nació en un determinado sitio, vivió su experiencia entre los jesuitas, fue obispo auxiliar, arzobispo… y ha vivido en una de las grandes urbes de Latinoamérica. Lo que es interesante es como él, apoyándose en lo que los papas anteriores han vivido, la manera de enfocar los problemas es ´vamos a ello´. Hay que abrirse, hay que llegar, hay que acoger, hay que cuidar… Y, sobre todo, siempre diciendo lo que le parece la verdad.





¿Necesitaba la Iglesia una apertura?

He leído unas páginas del libro ´El Papa de la alegría´, escrito por el corresponsal de ABC en Roma, Juan Vicente Boo, que dice "yo conocí al cardenal Begoglio y era serio". Y resulta que, desde el primer momento, ha cambiado. Eso quiere decir que necesitábamos un arzobispo de Latinoamérica que sea Papa, como a lo mejor dentro de algunos años necesitamos a uno que sea de África o de Asia. Desde el punto de vista simplemente sociológico, significa que hay una manera de ver los problemas diferente. Y desde el punto de vista de la fe es que el Espíritu Santo está diciendo que éste es el Papa que necesitamos ahora. Cuando se quieren hacer cambios o introducir una mentalidad nueva no es sencillo, hay que esforzarse mucho. El Papa es un hombre con una disciplina interior muy fuerte, como buen jesuita. Y además muy tenaz. Y sabe que las cosas se tienen que mostrar con gestos. 


¿La Iglesia debe abrir sus dependencias, sus templos se ha llegado a decir, a los refugiados?

"Hay posibilidades para acoger refugiados, pero no vienen"

Hace falta que vengan. En Toledo, este verano ya teníamos previsto la acogida a refugiados en casas de la Iglesio o que pudiéramos alquilar, incluso. Tenemos un programa de vivienda. Junto a Cáritas podríamos acoger en un año a treinta, cuarenta o cincuenta familias. Pero, claro, no los vamos a meter en los templos. Sé que la alcaldesa de Madrid ha participado en Roma con otros alcaldes europeos en un encuentro la acogida a los refugiados. Pero no sé si la alcaldesa de Madrid ha acogido a algún refugiado, porque no vienen. Y nosotros queremos. Muchísimos sitios de la Iglesia se han ofrecido pero, realmente, ¿cuántos refugiados han venido desde hace dos años? Y ¿qué hace Arabia Saudita con esos refugiados que son musulmanes? ¿Y qué hacen los de los Emiratos?


Volvamos a Toledo. La Catedral tiene nuevo deán y estrena un documental como atractivo turístico. ¿Cuál ha sido su papel en este cambio?

Ahora mismo, tal y como está propuesta la elección, el Cabildo tiene que darme tres nombres. Yo hablo con ellos y decido quién puede ser. Y eso hice. A Juan Miguel Ferrer le conozco desde hace tiempo, antes de ser obispo. Don Juan Sánchez tenía la edad suficiente para dejarlo tras un periodo de muchas inversiones, de muchas obras, habiendo pasado ese Año Greco, que era un reto grande. He pensado que ahora era el momento.


¿Es inevitable pagar por entrar a la Catedral?

La Catedral para estar como está necesita la gente que hay trabajando, más de cuarenta familias. Hay muchas celebraciones, hay que tenerlo limpio, dispuesto. Y eso genera servicios que hay que afrontar y por eso es por lo que se cobra. Y si lo comparamos con lo que puede costar visitar la Sagrada Familia de Barcelona, aquí el precio de la entrada es mucho menor. El interior de este templo, en catedrales góticas, es el mejor de España. 


Hace unos años se inauguró el Museo de Tapices. ¿Ha tenido la acogida esperada?

Es un museo magnífico, pero la gente no va. La gran masa de los que vienen tienen un circuito hecho por los tour operadores y de ahí no salen. Yo veo ahora que hay gente que se va a ver otras zonas de Toledo. La inversión estamos contentos de haberla hecho, porque es un edificio singular (antiguo Colegio Infantes), del siglo XVI, que se hubira deteriorado cada vez más. La Catedral es un templo que ofrece muchas posibilidades, pero no queremos que deje de ser el lugar donde se celebre la Eucaristía y los otros sacramentos. Yo el domingo tengo la ordenación de un diácono y tres sacerdotes. Y no hay turismo por la mañana.


¿Puede llegar a ser agobiante el turismo?

Claro. Yo a veces miro por la ventana y veo la Puerta Llana y digo "¡madre mía lo que hay ahí!"

 
¿Cómo vive la Navidad el arzobispo de Toledo? 

Normalmente, desde que estoy en Toledo, el 24 por la tarde vamos el obispo auxiliar y yo a la cárcel de Ocaña, celebramos allí la Eucaristía y después cenamos en casa, viene parte de mi familia y las hermanas que viven aquí y después vamos a la misa del Gallo, a las doce. Y a las misas de los días siguientes. A veces siento un poco de tristeza, no por mí, sino porque hay gente que lo está pasando mal o está lejos de su familia. Y me afecta. Pienso que las Navidades tienen que ser sencillas, aunque lógicamente hay fiesta.


Por cierto, en algunas ciudades se ha optado por quitar el belén y otros símbolos religiosos en Navidad. ¿Qué opina?

 
"A la alcaldesa le debería preocupar la iluminación de Toledo, sin símbolos de la Navidad"
Yo lo llamaría papanatismo. Indudablemente, podemos ponernos de acuerdo y decir ´vamos a hacer unas fiestas de invierno que coincidan con la Navidad´, porque así se hacía en Roma antes de que llegara el cristianismo. ¿Y qué tiene usted que ver con esa Roma? Hay gente que no quiere tener nada que ver con el cristianismo. Y nadie le obliga a que lo quiera. Eso no lo van a hacer nunca los musulmanes, quitar símbolos suyos en sus fiestas.


Supongo que en Toledo no hay problemas en este sentido.

V
eo la iluminación y no tiene ningún símbolo de la Navidad. Todos son luces. A mí no me preocupa, pero le debería preocupar a la alcaldesa (Milagros Tolón). Y no porque yo diga que tiene que defender el catolicismo, no, sino porque eso es ir en contra de la realidad. Y menos mal que en la plaza del Ayuntamiento pone ´Feliz Navidad´ y no ´Felices fiestas´. Y con eso no obligamos a nadie a que vaya a la iglesia.


Toledo, sede primada, siempre ha tenido cardenal. ¿Lo será usted en breve?

(Ríe) Ésa es una ley que no está escrita. A mí no me preocupa mucho, eso tiene que ver con el Papa. Y que no lo haya hecho no quiere decir que tenga inquina a Toledo y no quiera nombrar a su obispo cardenal. No aspiro a ser cardenal. Ser cardenal no significa una ascensión a no sé dónde, sino que el Papa te elige para que le puedas ayudar en el gobierno de la Iglesia universal. Tengo mucho trabajo en Toledo, pero si el Papa me elige alguna vez, yo lo agradeceré y estaré dispuesto a ayudarle en lo que pueda. Pero si esto no sucede, no me siento discriminado. Esto lo vivo con paz (ríe).



 
Soliss  La Mutua Castellano-Manchega. Seguros desde 1933
 
ENTREVISTAS

ALEJANDRO RUIZ, DELEGADO REGIONAL DE CIUDADANOS
"No hablo con Albert Rivera porque mi obligación es que no sepa que existo"
"No hablo con Albert Rivera porque mi obligación es que no sepa que existo"

BLANCA CORROTO, PRESIDENTA DE ASAJA TOLEDO
"Nos hemos sentido engañados y muy decepcionados con el consejero de Agricultura"
"Nos hemos sentido engañados y muy decepcionados con el consejero de Agricultura"

ÁNGEL FELPETO, CONSEJERO DE EDUCACIÓN
"Es imposible, en poco tiempo, pasar de casi la nada al todo en educación"
"Es imposible, en poco tiempo, pasar de casi la nada al todo en educación"

ARACELI MARTÍNEZ
"Tristemente, las conductas machistas no me sorprenden en política"
"Tristemente, las conductas machistas no me sorprenden en política"

PEDRO BARBÉ, DIRECTOR GENERAL DE SOLISS
"Soliss ha conseguido pelear de tú a tú con las aseguradoras multinacionales"
"Soliss ha conseguido pelear de tú a tú con las aseguradoras multinacionales"

LORENZO ROBISCO, DIPUTADO REGIONAL DEL PP
"Todo el PP trabaja para que Cospedal vuelva a ser presidenta de Castilla-La Mancha"
"Todo el PP trabaja para que Cospedal vuelva a ser presidenta de Castilla-La Mancha"

RAFAEL ESTEBAN
"Emiliano tendría muchas posibilidades de ser secretario general del PSOE"
"Emiliano tendría muchas posibilidades de ser secretario general del PSOE"

FERNANDO BARREDO, MIEMBRO DE PODEMOS TOLEDO
"García Molina es inasequible y tenemos muchísimas ganas de sustituirle"
"García Molina es inasequible y tenemos muchísimas ganas de sustituirle"

Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal