Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
26 de marzo de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 BLOG DE LECTURAS PEDRO A. LÓPEZ GAYARRE 

"Cuentos reunidos", de Sherwood Anderson

27/08/2016 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
Sherwood Anderson
Uno llega a leer a Sherwood Anderson (Camden, Ohio, 1876- Panamá, 1941) por las referencias, como uno de los maestros del cuento norteamericano, que escritores como Richard Ford hacen de él. Raymond Carver, Alice Munro o el propio Richard Ford serían tres de los autores que reconocen su deuda con este escritor tardío y de diez mil oficios entre los que siempre estuvo el de escribir periódicos. Antes de ellos, sus contemporáneos Willian Faulkner, Ernst Hemingway, Gertrude Stein y Cesare Pavese reconocieron su magisterio, aunque en el caso de Hemingway lo hiciera satirizando su estilo en Torrentes de primavera, lo cual no deja de ser un notable homenaje. El propio Jorge Luis Borges lo incluye entre sus raros preferidos.

Su época de mayor éxito fueron los años veinte en los que se sucedieron premios como el prestigioso The Dial, en 1921, y con T.S. Eliot como segundo, y el acceso a las grandes revistas literarias norteamericanas. Entre 1921 y 1925 publicaría dos novelas, dos libros de cuentos y un libro de memorias en el que relataba su azarosa vida de hombre hecho a sí mismo y en continua itinerancia sentimental y profesionalmente: se casó cuatro veces y cambió de domicilio y oficio continuamente.

A Anderson se le coloca en la Historia de la Literatura Norteamericana como el narrador de la incapacidad del hombre del Medio Oeste para adaptarse a los cambios que una sociedad industrializada impulsada por el capitalismo exige. Los personajes de Sherwood Anderson, como los de Chéjov en la Rusia de final del XIX, viven en una continua lucha entre un pasado que se extingue y una prosperidad que casi siempre aparece como más como una amenaza que una oportunidad y que les sumerge en la incertidumbre. Su obra más reconocida, Winesburg, Ohio (1919) es el retrato corrido de una población del Medio Oeste a través de unos personajes que enlazan sus historias personales hasta dar un cuadro panorámico de la comunidad. Un híbrido entre relatos cortos y novela coral que anticipa desde el mundo rural la técnica narrativa del John Dos Passos urbano de Manhattan transfer.

Miren si no encuentran ecos de Anderson en muchos de los escritores norteamericanos actuales, y sobre todo en los citados anteriormente, en este fragmento que puede servir como un buen ejemplo:

“Sobre ella apenas sé lo imprescindible. Habría sido en un tiempo, imagino, una mujer bastante hermosa, con toda la honradez del mundo pero, hasta que conoció a Wilson, con una vida bastante desagradable. En esas ciudades obtusas y muertas de Kansas, la vida tiene formas de afearse y volverse desagradable sin que haya sucedido nada en particular para que sea así. Uno no es capaz ni de imaginar las razones. Dejémoslo. Sencillamente, es así y no hay que creer en absolutoa los escritores de narraciones del Oeste sobre cómo es allí la vida” (La historia del hombre, página 156).

En muchos de sus relatos la ironía sobre el gran sueño americano es patente:

"La pasión norteamericana se apoderó de ellos… No quería nada para sí misma. Para mi padre y para mí era una ambiciosa incurable… El primer negocio que emprendieron salió mal. Alquilaron diez acres de tierra pobre y rocosa en Grigg´s Road, a ocho millas de Bidwell, y se embarcaron en la cría de pollos. Allí pasé mi infancia, y allí tuve las primeras impresiones de la vida. Desde el principio fueron unas impresiones de desastre y si, a mi vez, soy un hombre pesimista inclinado a ver el lado más oscuro de la vida lo atribuyo al hecho de que los que deberían haber sido los alegres y felices días de mi infancia los pasé en una granja de pollos… La mayoría de los filósofos deben haberse criado en una granja de pollos. Uno pone muchas esperanzas en un pollo y sufre una desilusión espantosa… Más tarde vi surgir toda una literatura acerca de las fortunas que se podían hacer con la cría de pollos. Pues bien, la pensaron para que fuera leída por los dioses que han comido del árbol de la ciencia del bien y del mal. Es una literatura optimista y afirma que la gente ambiciosa puede llegar muchísimo con unas pocas gallinas. No se equivoquen. No fue escrita para ustedes. Vayan a buscar oro a las heladas colinas de Alaska, pongan toda su fe en la honestidad de un político, crwan, si así lo quieren, que el mundova cada día mejor y que el bien triunfará sobre el mal, pero ni lean ni crean toda esa literatura acerca de las gallinas. No fue escrita para ustedes…" (El huevo, páginas 43-44).

Como cuenta Vicenç Tuset en el prólogo, “Anderson fue considerado –y él mismo se veía así en un principio- un autor escabroso y experimental; la oralidad y la crudeza de su estilo sorprendían, y la recurrencia del contenido sexual en sus textos hizo que algún moralista desaforado le “acusara” de freudiano. Si en la actualidad todo esto nos parece una exageración es en buena medida gracias a la intrepidez propia de Anderson.” Una intrepidez y una “visión de la literatura como paciente desvelar de una verdad esquiva e inalcanzable que terminará por no ser más que un montón de hojas en blanco, un texto siempre por escribir, como sucede en la parábola de La novela perdida” (Páginas 16 y 22 del prólogo).

Destacar también que esta selección de cuentos realizada por Vicenç Tuset incluyen la narración que Faulkner consideraba el mejor relato breve de América: "Soy un idiota".

Sherwood Andersón. Cuentos reunidos. Selección, prólogo y traducción de Vicenç Tuset Mayoral. Ed. Debolsillo, 2010. 9,95 €.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Más artículos

Días de 1989. José Luis García Martín

"La gran desmemoria", un gran relato de Pilar Urbano sobre la Transición

Trece artículos de Richard Ford. Literatura y vida

"El factor Churchill", del periodista y ex alcalde de Londres Boris Johnson

"Hitler, drogas y el III Reich", de Norman Ohler

Lennon: el cómic

La noche de las tríbadas. Per Olov Enquist

Akira Kurosawa. La mirada del Samurái

Dersú Uzalá. Vladímir K. Arséniev

Fat city. Una novela de culto



Mande su comentario
Tema: "Cuentos reunidos", de Sherwood Anderson
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal