Cartas al director

IN ILLO TEMPORE - Manuel Muñoz de Luna Sánchez (22 de mayo de 2019)

Y no hace tanto tiempo en que la vida transcurría de una forma que sería insoportable hoy día.

Habría muchos ejemplos que podrían demostrar esta apreciación, pero como para muestra vale un botón, recurriremos a la evolución de la comunicación telefónica,  y que posiblemente mayor repercusión ha experimentado en nuestro devenir diario:

Eran contadas las familias que tenían la posibilidad económica o la necesidad de tener instalada una línea telefónica en su domicilio. Para comunicarse con familiares u otras personas que sí tuvieran este servicio, tenían que acudir a las centrales de teléfonos (antes de la instalación de cabina públicas)  y desde allí solicitar la comunicación correspondiente. El locutor o locutora avisaba cada tres minutos de que había transcurrido este tiempo puesto que cada tres minutos se facturaba la locución.  Si con quien deseabas conectar tampoco tenía línea de teléfono, existía el aviso de conferencia que consistía en avisar del locutorio al destinatario de la llamada de la hora en que ésta se produciría. También existían las transferencias telefónicas de banco a banco en las que habían unas claves concertadas para confirmar la cantidad correspondiente. De la misma forma se trataba a un cliente de banca que se personaba en su banco, pero en localidad distinta y se veía necesitado de efectivo.

Extendía el talón correspondiente pero su firma y personalidad no podía constatarse hasta el año 1952 en que se instauró el D.N.I. y el recurso era el teléfono. Entonces se recurría a describir telefónicamente la personalidad del interesado, con sus rasgos físicos, que pudiera dar la certeza de la personalidad del demandante.

La diferencia negativa que supone el cambio es que hoy día existe lo que podríamos llamar comunicación técnica, que consiste en estar constantemente pendiente de un nuevo miembro de nuestro cuerpo que es el teléfono móvil y reparar menos en lo que existe fuera de él.

COMPROMETIDA CON GUADALAJARA - Itziar Asenjo Domínguez (21 de mayo de 2019)

Cuatro años atrás, ocupaba el puesto número tres de la lista en la candidatura de Ciudadanos en Guadalajara, y también hace cuatro años tuve la gran oportunidad de conocer a Antonio Román en la negociación del pacto de investidura para el Ayuntamiento de Guadalajara, quedando gratamente sorprendida por su capacidad de gestión, su cercanía y su sensibilidad,  y sobre todo, por su enorme vocación de servicio a los guadalajareños.

Creo firmemente en el talento, la honradez y la capacidad de las personas, independientemente del partido al que representen. Es por ello por lo que he decidido sumarme a la candidatura de Antonio Román, una candidatura en la que Guadalajara está por encima de los intereses particulares e incluso por encima de los intereses del propio partido. Sin duda, una candidatura de brazos abiertos que deja a un lado la ideología para aunarnos por nuestra ciudad; una candidatura de personas honestas y comprometidas, en la que se combina experiencia, estabilidad y el conocimiento necesario, con renovación y frescura, gente con trayectoria, energía y fuerza, con fuerte arraigo a la ciudad de Guadalajara y que goza de prestigio social, personas que dan un paso adelante para comprometerse con el que estoy convencida es el mejor proyecto para Guadalajara.

Me gustaría terminar agradeciendo la comprensión de mi familia y amigos que me han apoyado en esta decisión y sobre todo agradecer a Antonio Román la confianza que ha depositado en mí, siendo un honor y un orgullo poder trabajar de la mano de quien ha convertido Guadalajara en una de las mejores ciudades de España.

Itziar Asenjo Domínguez. Miembro de la candidatura de Antonio Román para la Alcaldía de Guadalajara

POLÍTICOS PRESOS PREVENTIVOS - Román Sánchez Maeso (21 de mayo de 2019)

Es un vacío/laguna/error de nuestro sistema democrático el que unas personas con altas responsabilidades públicas acusadas de delitos tan graves y que atacan a la yugular de la convivencia entre españoles se puedan presentar a ninguna elección, ni siquiera a la de la comunidad de propietarios de su escalera.

Es cierto que aún no están condenados por ello ya que no hay una sentencia que así lo establezca. Pero también es cierto que están en situación de prisión preventiva y que nuestro sistema penal así lo permite. Estamos ante una medida preventiva que implica la restricción del derecho fundamental a la libertad de movimiento.

Pues bien, restringir o suspender el derecho a la participación política o pública mientras dure el juicio penal en casos como el presente de tanta gravedad, sería una medida totalmente compatible, acorde y complementaria con esa otra de prisión preventiva y de la que nuestro sistema democrático no se debe resentir en absoluto, más bien al contrario, sería congruente con el (presunto) ataque a la convivencia entre españoles, también por tanto, se podría considerar una medida preventiva contra el desprecio a la Ley y a la participación democrática en los asuntos públicos.

Estamos ante una reforma penal pendiente.

JORNADAS, REGISTROS Y HORAS EXTRAS - José-Tomás Cruz Varela (16 de mayo de 2019)

Tanto Pedro Sánchez como presidente en funciones, así como su ministra de Trabaja, Magdalena Valerio, jamás olvidarán que uno de los desdichados “viernes sociales”, cargados de descarado electoralismo y aprovechando el final de la legislatura, decidieron que el 12 de mayo entraría em vigor el Decreto sobre el “Registro de la Jornada Laboral”, Fecha que indefectiblemente acarreará muchos más contratiempos de los que puedan imaginar, cuando lo pretendido, entre otros motivos, era un falso gesto de acercamiento a los sindicatos.

En principio, no olvidemos que el citado Decreto afectará a 3,5 millones de empresas y 16 millones de trabajadores, con la consiguiente repercusión en las relaciones laborales y organización del trabajo.

Controlar el cumplimiento de un horario no es nada nuevo. La dificultad aparece cuando se plantea la realización de horas extraordinarias y su control por parte del ministerio a través del la Inspección de Trabajo para gestionar su cuantía, retribución, cotizaciones, etc., dado que en ciertas ocasiones no se efectúa su tramitación adecuada tanto en el caso de colaboradores con jornada completa o bien a tiempo parcial, estableciéndose sanciones entre 600 y 6.000 euros para tratar de eliminar el correspondiente fraude.

Debido a lo prematuro de la implantación y que ocasionalmente los registros no ofrecen la suficiente  seguridad, ha surgido cierta incertidumbre tanto en el sector empresarial como entre la clase trabajadora. La mayoría de las compañías están alegando no estar preparadas ni disponer de los medios adecuados para la implantación del mencionado registro que preserve con garantía la identidad del empleado.

En dicho proceso, será el Ejecutivo quien asuma el cumplimiento de los límites en materia de jornada, corriendo a cargo de las empresas la necesidad de efectuar las horas extraordinarias. Sobre tan complejo tema y como ejemplo, cabría destacar que a lo largo del primer trimestre de 2019 se realizaron 5.679,4 horas extraordinarias, de las cueles se pagaron 3.042, quedando el resto de 2.637,4 sin abonar. Recordemos que en un país como el nuestro donde el tejido empresarial mayoritariamente se compone de Pymes, en muchos casos las empresas pequeñas carecen de una representación legal de trabajadores.

Resulta curioso que por parte de la ministra Valerio, tras cuatro días después de prometer “mesura” a los empresarios en torno a la aplicación del nuevo registro horario, modificase notablemente su postura, alegando que “nadie se ha tomado en serio” la entrada en vigor de la norma, manifestando que la Inspección de Trabajo ya está preparada para imponer multas de inmediato. Por su parte, el empresariado ha advertido que tal medida puede originar un impacto directo sobre la creación de empleo. Por su parte, Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos, alegó que “esta medida es una traba, y cuando se ponen trabas, es más difícil crear empleo”.

Y para terminar, ya puestos, ¿Qué opina la Sra.  Ministra sobre los miles de horas que se  efectúan en el sector de la hostelería donde en muchos casos no se cobran y menos se cotizan? ¿Qué estrategia tiene previsto arbitrar para eliminar este presunto fraude? ¿Otro nuevo Decreto?... ¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

MI "SÍ" A ANTONIO ROMÁN - Carlos J. Gutiérrez García (15 de mayo de 2019)

Estimado Señor Director, mi “SÍ” a la candidatura del Partido Popular para las elecciones municipales de 2019 en Guadalajara, conlleva innegablemente un “NO” a Vox, partido con el que me presenté a las elecciones municipales en el año 2015. Muchas cosas han cambiado desde entonces.

Una mañana, recibí una llamada ilusionante de Antonio, con la proposición de unirme a su equipo. Como usted comprenderá, mi decisión final estuvo motivada por varias razones las cuales quiero hacerles llegar.

La política es una de las pasiones de mi vida desde tiempo atrás, y creo firmemente que este año junto al Partido Popular conseguiremos, una vez más, la mejor versión de la ciudad, como llevan haciendo desde el año 2007.

Guadalajara es una ciudad renovada, los cambios son más que reconocibles por cualquiera de los ciudadanos que la vivimos. Ciudad segura, ciudad limpia, dónde se apuesta por la cultura y el deporte, repleta de zonas verdes y parques por donde pasear y disfrutar sus encantos, con un éxito incomparable como sede de eventos… y dónde, gracias al equipo de Román, se producen considerables beneficios sobre la economía local, fruto también del incremento de la actividad comercial y empresarial.

Negar el bien que con sus acciones, esfuerzo y dedicación hacen a nuestra ciudad, sería necio. Yo personalmente, les estoy agradecido por el proyecto integrador que vienen desarrollando, y que no tiene fin.

Por eso, quise formar parte de un equipo de personas con valores admirables, en las que se puede confiar, y que han demostrado, demuestran y estoy seguro, demostraremos, ser grandes profesionales y excelentes gestores.

Hoy, se hace necesario sumar fuerzas en la única candidatura que puede seguir desarrollando las opciones de la Guadalajara de todos, satisfaciendo sus necesidades y mejorando, en definitiva, nuestra calidad de vida.

A todos los que por aquel entonces confiaron en mí, les pido vuelvan a hacerlo junto a la candidatura de Antonio Román, porque es la mejor opción para demostrar lo que soy, y juntos somos capaces de lograr por Guadalajara. A los que todavía no me conocen, les pido una única oportunidad el día 26 de abril. No defraudaremos.

Porque la candidatura del PP son valores que todos podemos hacer nuestros. Porque estoy convencido de que sus valores son también “Tus Valores”, y los míos.

CONSUMO LOW-COST Y EMPLEO PREMIUM . Grupo Areópago (8 de mayo de 2019)

El mundo del trabajo en occidente se encuentra en una profunda contradicción al enfrentar el problema del empleo y su relación con el consumo.

El trabajador occidental quiere un empleo digno, con un salario suficiente para proporcionarle vivienda, alimentación y un espacio de ocio acorde a la oferta actual de tiempo libre, sin olvidar la cobertura sanitaria, seguros laborales, vacaciones y una pensión disponible a la hora del retiro. Todo esto se considera una conquista de la civilización occidental, especialmente europea, y todas las fuerzas políticas y sociales se preocupan, con mayor o menor éxito, en hacer realidad este deseo para todos los ciudadanos, a pesar de los vaivenes económicos, climatológicos o tecnológicos.

Sin embargo, ese mismo trabajador es simultáneamente consumidor, y en esta faceta su perfil de exigencia es muy diferente. Siempre han existido productos de bajo coste (low-cost), desde el vino “garrafón” hasta el transporte en tercera clase, sin embargo, en los últimos tiempos, la oferta de este tipo de productos se ha extendido a productos y servicios que antes se reservaban solo para las rentas altas: telefonía móvil, billetes de avión, hoteles, apartamentos…

La contradicción viene porque muchos de los productos de bajo coste se producen utilizando mano de obra con condiciones de trabajo que el propio consumidor consideraría inaceptables para sí mismo. En un mundo globalizado, la producción en países pobres (con empleos sin garantías ni coberturas) es ampliamente utilizada para productos vendidos en países ricos (como el nuestro).

Por un lado, para los países pobres, la producción a bajo coste es un camino prometedor para salir de la pobreza. Prohibir o penalizar económicamente la importación de productos manufacturados de países con malas condiciones laborales, les condena a una pobreza perpetua y perjudica nuestra competitividad cuando utilizamos esos productos para fabricar otros.

Por el otro, consumir productos de bajo coste deteriora la base económica necesaria para dotar al trabajo de todas las garantías laborales que todos queremos disfrutar.

No es sostenible ser a la vez consumidor low-cost y trabajador premium. El problema es saber a cuál de las dos cosas estamos dispuestos a renunciar.

LA PATRIA - Manuel Muñoz de Luna (8 de mayo de 2019)

En ocasiones tan críticas como las circunstancias políticas actuales que  parecen amenazar la convivencia pacífica de todos los españoles, resulta reconfortante leer y releer la poesía escrita por Ventura Ruiz Aguilera titulada "LA PATRIA". Es larga, no tediosa, es más, parece corta. 

A modo de ejemplo, se reproduce a continuación, el principio y el final de la misma:
"Queriendo yo, un día/Saber qué es La Patria/Me dijo un anciano que mucho la amaba/La Patria, se siente/No tiene palabras... Quizá, unidos todos/Se digan mañana/Mi Dios es el tuyo/Mi Patria tu Patria".

Quien no conozca esta poesía, se alegrará de leerla, sin duda le ayudará a amar mas a nuestra Patria, igual que el anciano que se menciona.

Manuel Muñoz de Luna Sánchez
Oropesa de Toledo. 

ENTRE LA LIBERTAD Y EL DERECHO - Grupo Areópago (28 de abril de 2019)

“Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo”. Es el artículo 23 de la Declaración Universal de Derechos Humanos declarados por la ONU en el año 1948. Es el reconocimiento del trabajo, una dimensión fundamental de nuestra vida, como un derecho de la persona. Es el final, ¿o comienzo?, de una gran carrera histórica que empezó con la conquista de su libertad en un mundo que lo consideraba como una actividad propia de los esclavos, y tras muchas vicisitudes, luchas, e incluso revoluciones ha marcado el rumbo de los más importantes acontecimientos de nuestra Historia. El pensamiento social católico lo considera hoy “la clave de toda la cuestión social” (Juan Pablo II, 1981).

En estas fechas en las que celebramos el Día Mundial del Trabajo nuestra reflexión ha de situarse sin duda en la cruda realidad que padece tanta gente en relación con este derecho fundamental y que en la mencionada Declaración viene complementado por la no discriminación en cuanto a salario, el derecho al descanso, a asegurar una vida digna para la familia, y la libre asociación para defender los intereses laborales.

Aunque en medios económicos y políticos se nos está hablando de una economía que está creciendo y que está recuperando los niveles anteriores a la crisis, la triste realidad cotidiana habla de que esos datos no se ven reflejados en el mundo de los trabajadores, asediado por el paro, la desigualdad salarial, y la precariedad que conducen indefectiblemente a una situación de pobreza para multitud de familias. Según las estadísticas, los hogares con todos sus miembros en paro subieron en 35.900 en el primer trimestre, un 3,4% más respecto al trimestre anterior, hasta situarse en 1.089.400 (Encuesta de Población Activa (EPA) difundida el 25 de abril de 2019 por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin duda, datos para reflexionar cuando en las perspectivas de una sociedad democrática y desarrollada se considera al trabajo, no solo como una vía de acceso a la renta que garantice una vida digna para el trabajador y su familia, sino también como fuente de realización personal y un instrumento de integración social. Es verdad que vivimos un cambio de época donde hemos pasado de una sociedad industrial a otra postindustrial, tecnológica y globalizada que está transformando el mundo del trabajo; pero ahí es donde los poderes políticos y económicos han de afrontar el gran reto de garantizar los derechos vinculados al trabajo y a los trabajadores para hacer frente con creatividad a la injusta y peligrosa sociedad dual que se está forjando. Es una exigencia de justicia democrática.

DEBATES, UNA OPINIÓN MÁS - José-Tomás Cruz Varela (26 de abril de 2019)

Celebrados los tan cacareados Debates en TVV y Atresmedia  respectivamente, nada o muy poco han aportado en lo que respecta a las posibles dudas en torno a la decisión de voto en las próximas elecciones del domingo 28.

Al margen de soportar las mutuas descalificaciones y acusaciones de los cuatro candidatos; Casado Sánchez, Rivera e Iglesias, la mayoría de los ciudadanos han opinado que con una sola confrontación, lo más abierta posible, habría resultado suficiente. No obstante si han quedado despejados algunos conceptos  entre los que destacó la paupérrima y limitada oratoria, a efectos de Debate, del  actual presidente Pedro Sánchez, autor de su “Tesis-trola”. De ahí que dicho político tratase de evitar sin éxito los citados enfrentamientos. La estrategia de sus asesores solo logró cosechar un fracaso más, sabedores de las mencionadas carencias de su jefe.

En cuento a Pablo Iglesias, haciendo gala  de una inoperante sobreactuación y erigiéndose estúpidamente como árbitro del constitucionalismo, se limitó a ejercer el papel de payaso, rogando a sus compañeros que tratasen de escucharse y comportarse adecuadamente, solo le faltó rogar “que fuese buenos y se llevaran bien”. Desubicado como siempre y noble como una cobra…

Sobre el representante de Ciudadanos y más concretamente en el Debate de Atresmedia, apeló una vez más a sus argumentos sobre educación y escolarización en castellano,  arremetiendo y recordándole a Sánchez sus vergonzosos pactos con los independentistas en un tono más agresivo y descolocando al presidente en su pobre empeño de negarlo todo, artimaña que solo le sirvió para que aflorase su inédito alarde de cinismo, limitándose a no contestar e impidiendo que lo hicieran los demás atacando pobremente al PP y a Ciudadanos, muy faltón pero cargado de ineficacia.

Por su parte, Casado intentó aprovecharse del enfrentamiento Sánchez-Rivera y con mayor dureza en sus intervenciones del segundo Debate cargado de excesivas discusiones y mutuos insultos que a nadie beneficiaron y menos a los españoles que no obtuvieron ninguna conclusión positiva. Solo les quedó meridianamente claro la patológica ambición del presidente de continuar como inquilino de la Moncloa  otros cuatro años más, que a la postre, es lo único que realmente le ocupa y preocupa.

Con tal de  intentar el no resultar pesados añadiendo más datos demoscópicos, solamente proporcionaremos la calificación que obtendría cada unos de los candidatos en el conjunto de ambos Debates, resultando  su puntuación la siguiente: Rivera, 5,6 sobre 10, Iglesias, un 5 (total desacuerdo); Casado un 3,8 y Sánchez un 3,5. Puntuación que aconsejamos sea considerada superficialmente.

Atresmedia, por su parte y en opinión de muchos, realizó una cargante y ostentosa presentación de la confrontación rayando en lo excesivo y bautizando el evento como “Un de Debate para la Historia” que solo ellos se creyeron, entre otras cosas porque para que se cumpliera semejante milagro, sería necesario otra talla intelectual de políticos que no fue lo que presenciamos los televidentes con todos los respetos. A modo de ejemplo, una cualificada y gran periodista cuyo nombre omitimos, le adjudicó  en cierto periódico al representante de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, el calificativo de “gentil”  (gracioso, apuesto, gallardo, airoso, donoso, etc.) apelativo que con todos los respetos difícilmente entendemos  que  encaje, al menos por el momento, con el perfil Sr. Iglesias, a no ser que se trate de una mofa, befa o chascarrillo de la anónima periodista… ¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

LA POLÍTICA, UN LUGAR DE ENCUENTRO - Grupo Areópago (23 de abril de 2019)

Estamos en plena campaña electoral. Sin ser demasiado pesimistas y sí bastante benevolentes se puede afirmar que ante los ojos del ciudadano medio está adquiriendo tintes ciertamente sombríos.  La cultura dominante con sus buenas dosis de individualismo narcisista que diluye al sujeto humano y le deja desangelado y a merced de las redes ha penetrado en el ámbito de la política y se ha adueñado de su praxis y de sus formas. La nueva sociedad que se está conformando, que unos llaman “líquida” y otros la catalogan como “gaseosa”, han sembrado el campo político de populismos, nacionalismos, involucionismos, socialismos irreconocibles, desafección política y no sabemos cuantas cosas más.

Se ha escrito, se dice, se cuenta, se escucha que el marco político por el que se rige nuestra vida en común es el de una democracia representativa. Hemos de entender como tal y así está escrito en el preámbulo de nuestra Constitución que tiene la finalidad de garantizar la convivencia democrática, la libertad de expresión, la igualdad, y otros derechos fundamentales sin los cuales sería impensable la vida en sociedad. Visto lo visto y tal como se está desarrollando esta campaña electoral y las actuaciones políticas de los últimos tiempos no es muy difícil asegurar que la política de este país tiene un gran déficit de calidad democrática.

Hace ya un tiempo que en ámbitos de la filosofía política se empezó a hablar de que toda democracia participativa debería construirse y asentarse primero como democracia deliberativa en la que el diálogo debería tener un valor insustituible y fundamental. Que lo central y esencial de un sistema democrático y de su práctica no debería situarse en el ejercicio periódico de la llamada al voto, sino en el ejercicio deliberativo mediante el diálogo propiciado en un ambiente de igualdad, libertad y respeto. Solamente esto podrá legitimar la decisión de las mayorías.

Asomarse hoy a los medios que nos están transmitiendo la campaña electoral produce en el ciudadano medio un escozor y tristeza considerables. El insulto, la descalificación del adversario -que se le ha convertido en enemigo-, la intolerancia y el fanatismo con el que se está actuando en algunos ámbitos de nuestra sociedad, reflejan síntomas de un deterioro cívico que de alguna manera se ha de reconducir si de verdad creemos en las virtudes y valores democráticos.

Desde este panorama tan desolador solo se puede concluir que en esta campaña electoral nuestra reflexión fundamental nos ha de llevar, más allá de a quién votar, a profundizar en cómo reconducir la política desde una perspectiva de diálogo y respeto para hacer posible la convivencia y el encuentro entre personas y grupos que piensan diferente, que es sin duda, la esencia de una democracia.

LOS DISRUPTORES ABUNDAN - Martín Martínez Martínez (15 de abril de 2019)

Hay disruptores hormonales, hay alumnos disruptivos, y políticos, y tecnologías disruptivas. Decimos que son disruptivos porque dificultan la comunicación normal. Porque provocan el descontrol. Los disruptores endocrinos impiden que los mensajes químicos lleguen a su sitio. Y por eso, el funcionamiento del cuerpo empeora. Los alumnos disruptivos impiden que los mensajes del profesor lleguen al alumnado. Y la clase se desorganiza. Los políticos disruptivos son los que se cargan los procesos de diálogo, con sus exigencias, y en general maniobrando de forma extraña. Las tecnologías disruptivas, son las que lo cambian todo.

Yo he conocido muchos alumnos malos. Y sé que cuesta neutralizarlos. Últimamente se habla mucho de un disruptor hormonal, el bisfenol A, muy utilizado en la producción de plásticos. Dentro de la extrema derecha se puede decir que hay políticos de este tipo. Y dentro del independentismo también. Y por último, las máquinas digitales, en la medida que nos dejan sin puesto de trabajo, y pueden acabar decidiendo casi todo, podemos decir que también son disruptivas.

EMERGENCIA NACIONAL - Ricardo Moreno Castillo (10 de abril de 2019)

Vivimos una emergencia nacional. ETA está derrotada pero no muerta (“todavía es fecundo el vientre inmundo”, decía Brech) y, mientras los nacionalistas no retroceden, un presidente llega al poder gracias a ellos poniendo su ambición personal por encima del bienestar general. Elgovern sigue dilapidando en embajadas lo que debería invertir en necesidades más apremiantes y la inmersión lingüística sigue aplastando a los castellanohablantes, todo ello tolerado por Sánchez a cambio del sillón presidencial. La moción de censura fue legal, pero esto solo demuestra que la venta ha sido legal, no que Sánchez no se haya vendido. Y quien vende a sus conciudadanos es una mala persona.

Ni Rivera ni Casado tienen experiencia de gobierno, ni tampoco unas mentes privilegiadas, pero hasta ahora no han dado indicios de ser malas personas ni de estar dispuestos a venderse al separatismo. Y una persona honrada, así sea de izquierdas, ante la disyuntiva de un presidente de derechas buena persona y uno mala persona de izquierdas, ha de decantarse por la primera. Tal como estamos, es más deseable un gobierno de centro derecha que cuatro años más de Sánchez. Piénsese bien antes de votar, que luego no hay lugar a reclamaciones.

PÉSARO Y OROPESA - Manuel Muñoz de Luna Sánchez (9 de abril de 2019)

Salvando las  distancias, que indiscutiblemente las hay, el nombre de ambas poblaciones vienen a significar lo mismo:

Pésaro,  capital de la provincia de Pésaro y Urbino, ciudad con 90.206 habitantes y situada en  el Agel Gallicus, en la costa del Adriático, es una envidiable zona turística, al sur de Ariminum (Rimini). Servio, el comentarista de Virgilio, refiere que en el año 390 a. de C., los galos habían invadido Roma pero no pudieron conquistar el Capitolio. Para conseguirlo tuvieron que ponerse de acuerdo y valorarlo en oro. El lugar escogido para esta operación de pesar el oro,  fue la  indicada ciudad y de ahí su nombre que en castellano es oropesa. No debemos olvidar que en este lugar nació el celebre compositor italiano Gioachino Rossini.

Oropesa, villa situada en el epicentro de la península ibérica, al oeste de la provincia española de Toledo, según cuenta la leyenda, debe su nombre a que un rey moro raptó a una princesa cristiana y el uno puso como condición al otro, que se la devolvería si a cambio le daba su peso en oro. Es por lo que en su escudo figura una almena de su castillo con una dama que se asoma al mismo con una balanza en la que en un plato está sentada la princesa y en el otro, piezas de oro. También, esta Oropesa se identifica como afamada turísticamente, no en vano tiene en su antiguo palacio señorial, cuna de Grandes de España, al primer Parador Nacional de Turismo que se fundó en nuestra patria.

LA PACIENTE ESPAÑA - Román Sánchez Maeso (9 de abril de 2019)

España, una paciente con más de 500 años ha llegado a este Hospital aquejada de varios dolores que no la dejar hacer y desarrollar una vida normal.

Exploración:

Presenta dolores periféricos muy agudizados sin haber tenido hasta ahora un tratamiento eficaz y constante para que de forma definitiva desaparezcan. Estos dolores agudos y malestares corren el riesgo de hacerse permanentes al no haber sido tratados con una fuerte terapia administrándole los más modernos analgésicos por un lado y por otro con una terapia de choque que incida en el orígen del dolor.

Tratamiento y Posología:

Para ello y al mismo tiempo que empezará a llevar una vida normal, se administrará una dosis diaria de Español Forte con la prescripción adecuada para aislar al agente causante que no es otra que la bacteria nacionalitis periférica. Además una dosis temprana y constante de Electionis Reformatio ayudará a que el tratamiento sea del todo eficaz. A estas medicinas se acompañará durante todo el tratamiento Articulín 155 como bálsamo constitutivo por su esencialidad.

Tras varios meses de tratamiento si el padecimiento no cede habrá que considerar seriamente la posibilidad de extirpar sin perder funcionalidades, pero siempre como última solución.

Firmado: Doctor Español

LA DICTADURA CULTURAL - Grupo Areópago (8 de abril de 2019)

A cualquier persona educada en los valores tradicionales, la cultura actual le provoca una sensación de agobiante presión, un sentimiento intenso de estar bajo una dictadura cultural. No solo por la ocupación casi total del espacio en la política, los medios de comunicación, el cine, la música, las series o la literatura, sino por la práctica imposibilidad de discrepar. Si alguien no está de acuerdo con la cultura dominante, automáticamente es arrastrado al depósito de lo antisocial y excluido de la discusión pública con la etiqueta de ultra o x-fobo, que elimina cualquier respeto y atención a sus opiniones. Veamos tres ejemplos:

La familia. Si alguien piensa que el proceso saludable de una relación entre un hombre y una mujer es primero amar, después comprometerse públicamente, luego expresarlo con la sexualidad y finalmente engendrar y criar los hijos a los que amar juntos durante toda la vida, se convierte en ultra-conservador a los ojos del mundo. Porque para el pensamiento dominante primero viene la sexualidad, luego, en algún caso, el amor. El compromiso no viene nunca y los hijos los trae el deseo, no el amor, ni siquiera la sexualidad. El modelo “tradicional” es calificado de retrógrado.

La homosexualidad. Si alguien piensa que la homosexualidad no es algo bueno, automáticamente es catalogado de homófobo. Como si quien opina que fumar no es saludable fuera indefectiblemente fumadórfobo. Se puede estar en contra de una práctica sin odiar al practicante. No se admite en este caso. Ni siquiera el discrepante merece ser escuchado.

La vida. Si alguien cree que la vida es un don de Dios, lo que significa que los momentos del inicio y del final de la vida merecen una especial atención y respeto, y la dignidad del ser humano es sagrada durante toda su existencia, automáticamente se convierte en ultra-católico. Esa misma vara de medir está convirtiendo a la Iglesia Católica en Ultra-católica, colocándola fuera de todo diálogo racional.

Son solo tres ejemplos, hay muchos más.

¿Qué podemos hacer frente a esta dictadura cultural que se nos impone? Lo mismo que ante cualquier otra dictadura de cualquier tipo, la venceremos con el ejercicio de la libertad, aunque sea un ejercicio doloroso.

El valor de una pericia psicológica ante un tribunal sólo puede ser de prueba convergente. Jamás adquiere el rango de prueba única y definitiva. Ningún profesional puede extralimitarse del campo de sus competencias. Ni los psiquiatras pueden absolver/condenar ni los jueces pueden curar. Y así cualquier profesional. Extralimitar pericias ofende el sentido común y la misma competencia profesional.

Mande su carta al director

Nombre*

Email*

Título*

Comentario* (Max. 1500 caracteres)

Captcha*

Captcha image

Términos y condiciones

CLÁUSULA

El Digital Castilla la Mancha en ningún caso guarda las direcciones que introduzca para su posterior uso. Los datos que ponga solo serán usados para enviar a la redacción del periódico los comentarios que adjunte.