El Comentario

El Comentario


Ana Isabel Morollón Redondo

¿Tenemos necesidad de lenguas no maternas en tiempos de Covid?

Empezamos el artículo a modo de reflexión inicial, ¿alguien se ha preguntado por qué en tiempos de pandemia ha surgido una nueva lengua? Formulada así puede resultar aberrante, pero hay datos que demuestran que algo ha ocurrido en el pensamiento de las personas. Inquietudes que hasta ahora no se esperaba que pudiesen despertar tan vertiginosamente.

Si lo analizamos, esto se debe principalmente a múltiples factores sociales y psicológicos. La vida social, cultural... se ha visto mermada en eventos sociales, viajes al extranjero, etc. Los huecos sabiamente y desde una perspectiva resiliente, se han llenado por el estudio de una nueva lengua o perfeccionamiento de ese segundo idioma extranjero que estaban estancados como consecuencia del ritmo acelerado de vida que, incluso nos empujaba a tener que abandonar hobbies desbocadamente. Y lo que es bien sabido, en tiempos difíciles y muy complicados para todos, las condiciones extremas hacen del ser humano, alguien capaz de proponerse nuevos retos para superarse a él mismo.

Profundizando más en el “nacimiento de esa lengua emergente”. Datos estadísticos muestran cómo y a qué velocidad ha subido el uso y consultas de aplicaciones y webs. Es el caso de Duolingo, que ha visto incrementado su uso hasta en un 300% en confinamiento. El objetivo principal: consulta y búsqueda de información relacionada con el aprendizaje del idioma extranjero. Básicamente curiosidad por conocer, saber, aprender una lengua no materna, esa segunda lengua que tanto nos abruma pensar. Sabido es por muchos docentes de lenguas extranjeras, la existencia de la barrera psicológica frente al idioma de algunos alumnos a la que nos tenemos que enfrentar los profesores de inglés en nuestro día a día.

Sin embargo, en tiempos de pandemia la percepción puede cambiar a algo positivo. No hay que dudarlo, la evolución ya ha tenido cabida en este respecto. Como resultado, las personas, los seres humanos, se han visto privados, pero a la vez necesitados de acercarse a aquellos lugares o destinos que no pueden visitar por la pandemia. Y es que viajar a una país a través del conocimiento de su cultura, costumbres, visitas a monumentos, saborear sus tradiciones culinarias, ... nos ayuda indudablemente a conocerlo, a quererlo, en definitiva. Pero no menos importante e interesante puede resultar acercarnos a él a través del aprendizaje de su herramienta vehicular de comunicación.

Ante la imposibilidad de viajar, la sabiduría del idioma nos la podemos llevar a casa. Cuanto más lejos estamos del país, más cerca podemos estar con su idioma. ¿Necesidad ? ¿Entretenimiento? El futuro nos brindará la respuesta a esta nueva opción de supervivencia. El reto está en tus manos también, el aprovechamiento del tiempo también. ¡Ánimo! Únete a la corriente actual porque sin duda las posibilidades de acierto son infinitas.

Concluyendo, lanzo una frase reflexiva del turco Luwian, conocedor de lenguas de hace más de 3.000 años o si preferís , plurilingüe en la actualidad: “learning a foreign language may not seem like an obvious choice for a new hobby - but language learning has provided many comfort lately”.

Ana Isabel MOROLLÓN REDONDO. Profesora de Inglés de la EFA El Gamonal

Compartir