El Comentario

El Comentario


Eusebio Cedena / El lado bueno

EL LADO BUENO DE LAS COSAS

Vacuna contra el vértigo y la confusión

JoaquinPhoenixJoker1🤡 Joker, planeta caos

Cielo cerrado y turbio, tempestuoso, inquietante. Planeta caos. “Joker” es una gran película, sorprendente y espectacular, pero a la vez trágica y oscura, negro tizón, desesperanzada y sin luz ni salidas. Su impacto es brutal, te deja el corazón temblando de desasosiego. A la vez pegado a su historia y sus personajes, y ese entorno helador y lleno de fantasmas. Risas espasmódicas sobre el incendio, no sabes qué pensar. Una obra de tinieblas con un final apoteósico en el que Joker, el angustioso y conmovedor personaje que tan fabulosamente interpreta Joaquin Phoenix, culmina el proceso de reconstrucción de sí mismo a partir de un mundo hostil y en llamas, gigantesco y descomunal. Aunque es una película enmarcada en el universo de Batman, en realidad “Joker” tiene vida propia al margen de la saga y se puede ver como una obra independiente, no en clave de cómic, sino como una tragedia moderna, el retrato de un ser humano y su deriva hacia el bosque de las sombras, empujado por una sociedad patética y desalmada, ridícula y en profunda soledad. El nacimiento de un villano delirante. Dirigida por Todd Phillips, visualmente fastuosa, “Joker” es una de las grandes películas de estos años, historia psicológica y de suspense, social e individualista a la vez y con una magistral puesta en escena, música incluida, de la que no podemos salir indiferentes. Impresionan la rotunda interpretación de Joaquin Phoenix en un papel tan complejo y poderoso y la aparición estelar de Robert de Niro con un impagable personaje del esperpéntico mundo de la televisión que le devuelve a sus mejores tiempos. Hay que ver este “Joker”, padecerlo y disfrutarlo, pero también hacerlo protegido por la vacuna contra el vértigo y la confusión.

JoaquinPhoenixOtraJokerRobertDeNiro

 

JosepPlaElcuadernogris📚 El cuaderno gris y los placeres de la vida

Leer a Josep Pla es uno de los placeres de la vida. Una y otra vez. Y leer “El cuaderno gris” es uno de los placeres que se pueden cultivar toda la vida. El gran diario de Pla es una obra maestra inagotable de lectura y relectura, de una ternura y una sencilla humanidad que siempre me han deslumbrado. Apasionante. La escritura de Pla, su estilo único, su finísima sutileza, tienen el mágico valor de hipnotizar, de robarte el corazón: este catalán irrepetible y socarrón, periodista también de profundidad y largo aliento, tal vez sea el gran memorialista español del siglo XX. Es verdad que “El cuaderno gris” es un libro reelaborado en el tiempo, escrito y reescrito a lo largo del casi medio siglo que va desde su escritura original en los años 1918-19 hasta su publicación por primera vez en 1966, y eso se nota en sus pliegues y sus páginas, en la construcción del personaje a manos de sí mismo, pero es tan sutil y tan elegante, tan sencillo y tan humano, que es un puro latido de la vida, obra cumbre de la literatura autobiográfica en España. Ahí está todo Pla: el ser humano, el escritor, el grafómano, el viajero, el hombre de su tiempo y de su tierra, el conversador, el joven y el viejo, el periodista y una oceánica voluntad de contar y contarse. Escribir como gran pasión y proyecto existencial. Y el mar, el viento, el correr de los días. Y los luminosos adjetivos, esa eterna irrupción de claridad. El juego temporal y literario de esta odisea de cincuenta años es una de las claves esenciales de un libro inmortal y enriquecido por las brumas del tiempo, el pasar de la vida. Dietario maravilloso y sensible, “El cuaderno gris” es un admirable viaje de ida y vuelta en la ruta vital del tiempo sin edad, del hombre en su completo ser y estar en el mundo. Pla imprescindible.      

JosepPlaMaquinaDeEscribir

 

WilcoOtra

🎼 Los mundos sutiles de Wilco

Los chicos de Wilco nunca serán una superbanda de rock de éxito arrollador que todo el mundo conoce, ni un grupo de grandes cañonazos en las listas de ventas. Ni falta que hace. Su sitio está en ese maravilloso espacio intermedio en el que se mueven muchos músicos de canciones sobresalientes y una calidad a prueba de grandes minorías, entre la excelencia y la prudente discreción. Magníficos y musicalmente tal vez un poco introvertidos, sus discos son complejos, algo irregulares y muy buenos, en algunos casos con entradas significativas en las listas comerciales dentro y fuera de los Estados Unidos. El estilo sutil y alternativo de su líder, el también escritor Jeff Tweedy, elegantón a su manera y de vocación experimental y a contracorriente, hace de esta banda de Chicago un ejemplo de autenticidad y sentimiento por la música. O al menos eso es lo que transmiten. Los lanzamientos de Wilco, desde su formación en 1994, siempre son interesantes y han tenido una gran influencia musical, aunque a veces pareciera que un talante endemoniado se hubiera apoderado de Tweedy y no pudiera evitar romper algunas cosas al entrar en la cacharrería. Personalmente, no todo lo de Wilco termina por encandilarme, pero muchas de sus canciones me parecen deliciosas y me emocionan con un gran magnetismo. Escucha a Wilco y te engancharás a algunas de sus preciosas melodías.

 

LEE AQUÍ LAS ANTERIORES ENTREGAS DE "EL LADO BUENO:

La elegancia del gambito de dama

Mientras el tiempo pasa

La vida es sencilla para el corazón

Un saborcillo de felicidad y lucidez

¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?

El amor a España y otras emociones

La mayor conquista del ser humano

Compartir