El Comentario

El Comentario


Susana HERNÁNDEZ DEL MAZO

España y la desmemoria

Susana Hernández del Mazo Susana Hernández del Mazo

Lo titulo “desmemoria” a riesgo de incurrir en lo que tacharían de craso error algunos interesados –e incluso oportunistas- en un intento de desprestigiar deliberadamente a aquellos que albergamos dudas sobre ciertas formas de dar tratamiento a los acontecimientos acaecidos en nuestra Historia reciente.

Y es que hace unos días escuché estupefacta los resultados que arrojaba una consultora de investigación –en mi modesta opinión, organización probadamente solvente en su trabajo- sobre un estudio realizado del grado de conocimiento que tenemos los españoles de la historia del terrorismo etarra en nuestro País. 

Y lo que más me asombró, en tan sórdido ranking de sorpresa, fue la de la falta de información sobre quién es Miguel Ángel Blanco o la aplastante mayoría de menores que nunca han tratado (ni en libros ni en centros educativos) cual es o fue –en el tiempo verbal que cada cual prefiera utilizar- la andadura de la banda terrorista.

Confieso que mi actitud -de por sí inquieta e inquisitiva- me llevó entonces a hacer una mini “encuesta” de andar por casa y poco representativa estadísticamente hablando –eso sí-, de más de una docena de amigos de mis propios hijos. Lo que me ha permitido corroborar, desde la más absoluta cercanía e intimidad, que los resultados de la consultora distaban en nada de la realidad. Vamos, que oyen más de Franco e incluso osan opinar sin subirles el rubor a la faz, que de aquel joven retenido durante horas interminables y después ejecutado a sangre fría. 

Jamás olvidaré cuando dieron la noticia por la radio. Ni tampoco lo que todo aquello significaba y me hizo sentir.

Desconozco si Sánchez, nuestro presidente del Gobierno, el de todos los españoles, sintió lo mismo que yo por entonces (en parte porque por edad somos de la misma quinta, lo que me hace pensar que vivimos aquel nefasto, estéril y cruel episodio de violencia y odio extremos con exactamente la misma mirada y tipo de información).

Pero leí hace varios días en uno de sus tweets hablar de “lucha armada” para referirse al negro capítulo protagonizado por ETA en nuestro País. Y también leí la noticia sobre el manifiesto, casi en el mismo tramo temporal, firmado por PSOE, Podemos, Bildu y la Cup a favor de la democracia y contra los “discursos de odio”,  en referencia a supuestas actitudes o expresiones de las formaciones de derecha de nuestro país –en especial en referencia a VOX-. Y a mí, me van a perdonar los lectores la expresión pero, se me abren, literalmente hablando, las carnes.  

Porque ahora entonamos el lenguaje buenista, bajamos y agudizamos el timbre de voz ante la tribuna de oradores para señalar con el acusador dedo índice a algunos, pero el pasado –a los acontecimientos me refiero- son lo que son. Y están le pese a quien le pese. Incluso aunque se obvie hablar de ellos o no tengan hueco en los libros de texto de los escolares. 

Yo ya tengo una edad. Y afortunadamente también una posición, capacidad de análisis, crítica y un bagaje vital. Y es precisamente por ello que no puedo sentarme impasible cuando detecto el más mínimo tufillo de deferencia, deliberada, al tratamiento de determinadas informaciones frente a otras. Ésta es mi situación personal, pero, ¡ay! de aquellos jóvenes que, faltos de datos exhaustivos y neutrales, a duras penas están “capacitados” para poder defender una opinión formada basada en Historia, que no en fingida y partidista Desmemoria. 

Lo único que demando con este breve alegato es que la memoria democrática no sirva de instrumento para sucumbir a la perversa e indecente tentación de “seleccionar” qué contar y cómo hacerlo. Nuestro presente no puede permitírselo, las generaciones futuras aún menos.

Historia es Todo.  

Susana Hernández del Mazo. Concejala no adscrita. Ayuntamiento Talavera de la Reina

Compartir