El Pasante

El Pasante


Javier de Pablos

Petra Mateos vuelve sobre los restos de CCM

El próximo día 31 de marzo han sido convocadas las juntas generales extraordinarias de accionistas de los bancos Unicaja y Liberbank para someter a su aprobación el proyecto común de fusión entre ambas entidades. Un proceso que se alcanza tras haber recibido el correspondiente visto bueno de sus respectivos consejos, y una vez salvadas las discrepancias surgidas por el reparto de poder del nuevo banco.

Como entidad absorbente, Unicaja propondrá a los accionistas la composición del nuevo consejo de administración que estará presidido por Manuel Azuaga, número uno del banco andaluz, y Manuel Menéndez, de Liberbank, como CEO de la nueva entidad. En el consejo se sentarán también cuatro representantes de la Fundación Unicaja, tres dominicales de Liberbank, y seis independientes. Una fusión que se producirá previsiblemente este verano y comenzará a funcionar en 2022.

Entre los consejeros propuestos por la Fundación Unicaja,  actualmente en su consejo de administración, se encuentra una persona bien conocida en Castilla-La Mancha. Se trata de la catedrática Petra Mateos Aparicio, (La Solana-Ciudad Real), persona de confianza primero de Miguel Boyer, como jefa de gabinete, posteriormente de José Bono, quien la colocó al frente de Hispasat cuando era ministro de Defensa, y de José María Barreda, que la nombró presidenta de Telecom Castilla-La Mancha, una empresa de telecomunicaciones participada por la Junta de Comunidades y la quebrada CCM, y de la que se vio obligada a dimitir por pretender bloquear la señal de Telemadrid en territorio castellano manchego.

También en la gestión de Caja Castilla-La Mancha Mateos intervino en su condición de vocal de la entidad y del consejo de administración de CCM corporación: una enorme colectividad industrial en la que sobresalían el ruinoso aeropuerto de Ciudad Real y el difuso proyecto del Reino de Don Quijote -proyectos financiados por la caja de ahorro e impulsados por el Gobierno regional en asociación con empresarios afines de la zona- en lo que finalmente resultó ser el gran problema de la entidad intervenida por el número de empresas participadas y posteriormente fallidas. Un consejo formado por una socialite política y empresarial  colocada gracias a la mayoría y simpatías del gobierno socialista en la región entre los que figuraban Luis Arroyo Zapatero, rector de la Universidad de Castilla-La Mancha; el tercer hijo de uno de los hom­bres más ricos de España Cristian Abelló Gamazo; un Grande de España, Carlos Falcó, mar­qués de Griñón y dueño de los viñedos Dominio de Valdepusa, entre otras em­pre­sas; el re­pre­sen­tante de la oc­tava ge­ne­ra­ción de ga­na­deros de los toros Samueles, Samuel Flores, y des­ta­cados miem­bros de Gobiernos de Felipe González, como Miguel Ángel Feíto, se­cre­tario de Estado de Comercio, además de la propia Petra Mateos.

La solanera vuelve de nuevo a Castilla-La Mancha como consejera del banco resultante de la fusión entre Unicaja y Liberbank. Una entidad con una notable presencia en la región gracias principalmente a la red primigenia absorbida de CCM. Un retorno que esperamos sirva para que Mateos demuestre una capacidad de gestión algo más acertada a la desarrollada en esta tierra por encargo de los diferentes gobiernos socialistas. También, para pilotar una fusión que se prevé drástica en Castilla-La Mancha, con la perdida de cientos de puestos de trabajo y el cierre de numerosas oficinas de la despedazada caja de ahorro. Un proceso, en definitiva, que sirva para cerrar definitivamente y sin excesivos quebrantos uno de los capítulos más deplorables de la historia de esta Comunidad.

Compartir