POLÉMICO DESPIDO EN ALBACETE

Demoledora carta de un trabajador de CCOO CLM contra el sindicato al ser despedido sin mediar palabra

Publicamos a continuación, de manera íntegra, la carta abierta que ha enviado a los medios de comunicación Francisco Javier Morcillo Clavijo, trabajador despedido por el sindicato Comisiones Obreras en Albacte tras haber ejercido como concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Hellín:

Nunca pensé que escribiría esta nota de prensa, sobre todo cuando he considerado a CC.OO. el lugar donde aprendí muchos valores de la vida, solidaridad, el compañerismo y sobre todo la defensa de los trabajadores y trabajadoras, entre otras cosas que me han servido para formarme como persona.

Para mí el nombre de CC.OO. está y seguirá estando por encima de todo, por lo que significa para la clase trabajadora y por las personas que han luchado por esas siglas. Lo que más lamento son las personas que en estos momentos son responsables de CC.OO. en Albacete y Castilla-La Mancha, que han hecho de CC.OO. en los últimos años, en esta provincia y región, se parezca más una empresa de pésimas relaciones laborales con sus trabajadores.

Son muchos los casos de trabajadores y trabajadoras que han pasado situaciones laborales pésimas en los últimos años los cuales han llegado a pasar por depresión, problemas económicos por ser despedidos, perder la dignidad como trabajadores, todo por actuaciones de los responsables provinciales y regionales en los últimos años. Todo ello lo manifiesto por la situación vivida personalmente desde hace más de diez años y que culmina con una actuación que no se puede concebir de personas que dirigen un sindicato de clase como es CC.OO.

El pasado 29 de mayo solicité mi incorporación a CC.OO. en mi puesto de trabajo, después de acogerme a una excedencia forzosa por elección cargo público y finalizar el mismo, como recoge él articulo 46.1 del Estatuto de los Trabajadores, con el fin de incorporarme el día 17 de junio.

Cual es mi sorpresa que, unos días después, se hace efectivo mi despido, ingresando una cuantía económica en mi cuenta y la liquidación de los dos días de preaviso, eso sí, sin comunicármelo por escrito, enterándome del despido por el ingreso efectuado, no por la carta de despido. Después de conversaciones por teléfono con responsables provinciales solicitando explicaciones de los hechos, se entrega por burofax la carta de despido el día 7 de junio. Además de las formas empleadas, como es sabido, todo trabajador que se acoja a una excedencia forzosa tiene el derecho de su reserva de puesto de trabajo después de acabar su excedencia forzosa bien sea por cargo publico o sindical, como he mencionado anteriormente recogido en el Art. 46.1 del Estatuto de los Trabajadores. Pues los responsables provinciales y regionales aluden en su carta de despido que en estos momentos no existe ningún puesto de trabajo vacante en toda la región, algo relativamente extraño, y por tal motivo me despiden y, además, acogiéndose a un despido objetivo, de 20 días por año, con un tope de 12 mensualidades.

¿Que habrán pensado estos responsables provinciales y regionales de los liberados sindicales de las empresas privadas y de la función publica si al retornar a su trabajo las empresas actuasen como ellos han actuado? Despidiendo a los que se acojan a una excedencia forzosa y con un despido objetivo por causas organizativas, aspecto que tanto se ha criticado por las ultimas reformas laborales por parte de estos responsables sindicales. Deben de saber como sindicalistas que los trabajadores con excedencia forzosa tienen derecho a reincorporación a su puesto de trabajo y, en caso de no incorporarlos, se considera un despido improcedente.

Por todo ello denuncio públicamente la manera de actuar de estos responsables sindicales y defenderé mis derechos laborales en las instancias oportunas.

COMPARTIR: