NO VENCE EN LA ROSALEDA DESDE LA TEMPORADA 2006/2007

El Albacete, obligado a romper un maleficio de 14 años si quiere seguir con vida

Foto: Albacete Balompié Foto: Albacete Balompié

El Albacete no vence en el estadio de "La Rosaleda" de Málaga desde la temporada 2006-07 cuando se impuso por 0-3 al conjunto local merced a los tantos de Juan Carlos Sanz y un doblete de Calle.

Este domingo se reeditará en tierras malagueñas un enfrentamiento que se ha producido en siete ocasiones entre Primera y Segunda división y en el que el cuadro albaceteño fue capaz de salir vencedor en dos partidos.

Uno fue el referido en la campaña 2006-07, en la categoría de plata del fútbol español, y el otro se produjo cuando ambos militaban en Primera, en la temporada 2004-05, con victoria para el Albacete por 0-2.

Los blancos se han enfrentado dos veces a la escuadra blanquiazul en la máxima división, empatando (1-1) en el encuentro restante, correspondiente al ejercicio futbolístico 2003-04.

El resto de envites se han desarrollado en Segunda, con un balance de dos triunfos, un par de igualadas y una derrota, la citada de la temporada 2006-07 en la que César Ferrando era el entrenador albaceteño.

Al Albacete, que es colista y se encuentra a siete puntos de la zona de permanencia, sólo le vale una victoria en terreno andaluz para tratar de apurar sus opciones de salvar la categoría.

Petición de Álvaro Jiménez a la afición

Por otra parte, Álvaro Jiménez, extremo diestro del Albacete, ha comparecido este jueves ante los medios de comunicación para solicitar a sus aficionados que "sigan confiando, a pesar de la situación en la que nos encontramos" porque "en el vestuario creemos que, dando todo lo que tenemos en nuestra mano, podremos conseguir el objetivo" de la permanencia.

Jiménez es consciente de la dificultad que reside en que su mensaje cale en los hinchas blancos puesto que "llegados a este punto las palabras cansan, pero yo veo la intensidad, competencia y ganas por mejorar de mis compañeros, lo que me hace creer en que podemos sacar adelante esto", ha insistido.

"Está claro que después de rozar el triunfo ante el Girona y perder, que el Castellón hiciera un cambio defensivo para meterse atrás y ganara el partido, es muy difícil convencer a nadie. Pero sólo pido que los que no quieran sumar, que es normal, que al menos no resten", ha señalado.

Centrado en el próximo encuentro, el futbolista cordobés ha confirmado que estará en La Rosaleda para medirse ante un Málaga frente al que "tenemos que hacer el partido del año para sumar tres puntos vitales y todo lo que no sea pensar en el Málaga no sirve porque no suma".

Preguntado por el empujón al médico del equipo antes de salir del campo la pasada jornada, ha admitido que "estuvo mal, aunque no quería hacer daño público a nadie", por lo que lo solucionó con el doctor Vellando porque "no hay ningún problema entre los dos; es más, tengo un profundo respeto por todos los trabajadores de este club a los que quiero muchísimo", ha zanjado. 

Compartir