SEGUNDA DIVISIÓN B

El Talavera más efectivo del curso golea en Melilla tras cuajar un partido casi perfecto

FOTO: Captura de CMMedia. FOTO: Captura de CMMedia.

El CF Talavera de La Reina se volvió de tierras norteafricanas con una holgada victoria fraguada gracias a su efectividad en la primera parte y a su saber estar en la segunda. Y es que los de Víctor Cea cobraron pronto una amplia ventaja que después supieron gestionar para llevarse tres puntos vitales para sus intereses. 

Desde el principio se vio a los castellano-manchegos más incisivos que su rival y, sobre todo, llegando con comodidad a posiciones de peligro. Estos acercamientos cristalizaron cumplido el primer cuarto de hora de juego, cuando Añón pisó área y cayó derribado por Jesús Muñoz. Góngora no falló el lanzamiento y estableció el 0-1 desde el punto de penalti. 

Pudo reaccionar de forma inmediata el Melilla, puesto que pasó a tener más balón y a generar una ocasión clara. Fue para Fran García, que incluso llegó a marcar, pero el colegiado estimó que lo hizo en posición antirreglamentaria, por lo que anuló el tanto. Justo después, contragolpeó el CF Talavera y Añón pudo ampliar la ventaja, pero el cancerbero desvió a córner su remate. De ese saque de esquina, en el minuto 25, Góngora puso la pelota al corazón del área para que Ceberio hiciera el segundo con un imponente cabezazo. 

El cuadro de Cea supo gestionar el choque a partir de entonces para que el partido transitara por el centro del campo. De hecho, sólo se registró una oportunidad clara más y terminó convirtiéndose en el tercero de los talaveranos. Góngora cazó un balón en la izquierda y metió de nuevo la pelota al área para que otra Ceberio, esta vez con el pie y entrando desde atrás, marcara ante una defensa desarbolada. 

Segunda Parte

Tras el paso por los vestuarios, el Talavera cambió su papel para hacer bueno el 0-3 de la primera parte. En lugar de buscar la portería contraria con tanta verticalidad, pasó a defenderse con orden y, cuando podía, a tener el balón en zonas sin peligro. 

El Melilla se estrelló entonces contra un muro de defensores que apenas pudo sortear. También probó mandando balones directos, muchos de ellos frontales, que la zaga abortó sin mayores complicaciones. Sólo pudo meterse tímidamente en el partido mediado el segundo acto, cuando Éder incluso llegó a marcar, pero otra vez el tanto fue anulado por estar en posición de fuera de juego. 

De ahí al final, apenas pasó apuros el cuadro visitante, que tiró de orden y oficio para sumar otros tres puntos muy valiosos. Dejó patente, además, que se siente muy cómodo con el disfraz de visitante y que cuando rinda a este nivel en El Prado escalará posiciones en la tabla. 

Compartir