Más que Palabras

Más que Palabras

Esther Esteban

Monstruos y justicia

Llevaba una vida aparentemente apacible y anodina alas afueras de Segovia. Pedro Luis Gallego, de 59 años, dos asesinatos y más de 18 violaciones a sus espaldas, antes conocido como "el violador del ascensor" y ahora como "el violador de La Paz", llevaba varios años refugiado en una nueva guarida convertida en su terroríficamente base de operaciones. Ahí, vivía con su perro y su novia le visitaba a menudo . Ahí fue localizado y detenido por violar brutalmente a dos chicas de entre 17 y 24 años y haberlo intentado  con otras ".

Esos son los hechos que hemos leído estos días en los periódicos y entorno a ellos se ha vuelto a reabrir la polémica sobre la doctrina Parot y la rehabilitación . Este asesino despiadado tendría que seguir en la cárcel por sus crímenes hasta el 2022 , pero fue puesto en libertad después de que el Tribunal Europeo de derechos humanos tumbara la doctrina Parot. Como a él se puso en libertad a ocho violadores y pederastas y cinco asesinos y criminales graves.Salieron de la cárcel Pablo García Ribado, el violador del portal; Antonio García Carbonell; Arturo Abal Iglesias, Jesús Octavio G.M.; Manuel González González, el loco del chándal y José Antonio Carmona Molina, asesino de un niño de 10 años al que intentó violar. También Felix Vidal Anido, conocido como el violador del estilete.

Sabíamos que después de la derogación de esta doctrina iba a pasar, que el hecho de que 79 criminales múltiples fueran puestos en libertad nos iba a dar muchos  disgustos y así ha sido. Sabíamos que la doctrina Parot bordeaba la legalidad, es decir, que se ponía en cuestión el principio de irretroactividad que figura en la Constitución y por eso a estas alturas de nada vale llorar por la leche derramada o insistir que esa doctrina fue una chapuza legal, que sirvió sólo para retrasar unos años la puesta en libertad de terroristas, violadores o pederastas.


Ahora lo que hay que plantearse seriamente es qué hacer con estos delincuentes peligrosos cuando se sabe que no se han rehabilitado y hay un riesgo cierto de quesean reincidentes .

El Gobierno ante la alarma social que ha provocado este suceso ha recordado que este tipo,de casos es el que llevó a incluir la prisión permanente revisable en la reforma del Código Penal de 2015. " Una medida “adecuada” y prevista para casos de “delitos extremadamente graves” en los que la reinserción es un problema" dijo Méndez Vigo haciendo un llamamiento a la reflexión para los partidos que abogan por la derogación de esta norma al considerarla, en realidad , una suerte de cadena perpetua.

De hecho la primera vez que un fiscal en España pidió que se aplicará fue a finales del año pasado en Pontevedra para un hombre acusado de haber asesinado con una sierra radial a sus dos hijas, de nueve y cuatro años, en el interior de la vivienda familiar situada en el Ayuntamiento de Moraña. Un caso que se ajustaba plenamente a lo que dice el código penal al respecto en el sentido de que esta pena se puede imponer al culpable de asesinato cuando "la víctima sea menor de 16 años de edad, o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad". También se enfrentará a esta pena cuando el crimen "fuera subsiguiente a un delito contra la libertad sexual que el autor hubiera cometido sobre la víctima" o si "el delito se hubiera cometido por quien perteneciere a un grupo u organización criminal".

Lógicamente el gobierno quiere llevarse ahora el agua a su molino, después de que en su día la reforma provocó que le cayeran " chuzos de punta" desde los partidos de la oposición y también se volverá a decir que es malo legislar y hasta opinar en caliente pero lo,cierto es que ahí está la ley y la sociedad debe protegerse de algún modo de estos "monstruos" que fue la expresión que utilizó ayer la Policia para describir la brutalidad de las violaciones de este desecho humano.

Solo hay que ponerse por un instante en el papel de sus víctimas y pedir justicia, que no es venganza exactamente.

COMPARTIR: