Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

Shelter Garage, un reducto para apasionados

La electrificación de la automoción ha dejado a los amantes de los deportivos y la conducción como "extraterrestres" en vías de extinción, pero existe un nicho para ellos que, además, es un gran negocio.

Esta lectura es la que hizo Iván Fiestas, un joven emprendedor apasionado del automovilismo en todas sus vertientes desde muy joven (su padre fue piloto de Fórmula 3) y que, tras su paso por distintos garajes de custodia de vehículos de alta gama, vio una oportunidad de negocio al no encontrar el servicio mejorado que él mismo requería para su "otro" coche, ese capricho de silueta deportiva y potente motor de combustión que cualquier apasionado de las cuatro ruedas anhela tener en algún momento de su vida en el garaje y para el que luego no hay suficiente espacio ni tiempo para tenerlo a punto cuando de disfrutarlo se trata.

Shelter (que significa refugio) Garage nace así para ofrecer los servicios de guarda, mantenimiento, mejora y personalización de coches deportivos, clásicos o de carreras, pero la especial relación que Fiestas establece con sus clientes hace que el porfolio de trabajos que luego hace llegue a comprender la puesta a punto y entrega de unidades en cualquier lugar de la Península Ibérica, la organización de rutas guiadas o la preparación y acompañamiento de tandas privadas en circuito, sin duda alguna el escenario donde de verdad se disfrutan y se puede dar rienda suelta con total seguridad al tipo de coches que le entregan en custodia sus clientes.

Hablamos por tanto de un negocio "elitista" cuyo producto son vehículos de un elevado valor económico y uso esporádico cuyos propietarios anhelan tener en perfecto estado de disfrute contados días al año pero que resultan clave para ellos como vía de escape de sus obligaciones y estrés diario. Iván como gran aficionado al Motorsport compite en diversos campeonatos y trackdays que, a la postre, se convierten en importantes caladeros donde otros participantes se interesan por su negocio, siendo una de las vías más relevantes de promoción con las que cuenta Shelter Garage.

Porque la idiosincrasia de los servicios que ofrece hace que la discreción sea otro de los puntos fuertes de Fiestas. Para hacerse socio hay que contar con el padrinazgo de algún miembro más antiguo, y los filtros se aplican tanto a los candidatos a entrar en el Club Shelter como a sus vehículos, que no tienen por qué ser simplemente caros, sino siempre singulares. El boca a boca es la otra gran fuente de captación de clientes, ahondando así en una relación de confianza que Iván busca en todo momento establecer. De hecho, la localización exacta del garaje solo la conocen sus asociados.

El servicio de custodia básico, que incluye la membresía del club, el garaje con seguridad privada, el control de presiones y fluidos del vehículo y un arranque semanal en caso de que el propietario no lo pueda hacer, tiene un coste de 119 euros al mes, una tarifa que se puede incrementar hasta lo que el cliente desee si se añaden servicios como el mantenedor de batería, revisiones mecánicas, restauraciones, mejoras, gestión de ITV o traslados especiales por poner algunos ejemplos. La realidad es que en Shelter siempre están dispuestos a satisfacer cualquier necesidad que sus socios demanden.

El cliente tipo tiene varios coches en custodia y va rotando el uso que hace de los mismos. Prefiere tenerlos en manos de Iván por razones de seguridad y comodidad, siendo muy activo en las actividades que la "comunidad Shelter" organiza. Como declinación lógica de sus servicios Shelter Garage también está cada vez más involucrado en operaciones de compra y venta de vehículos, un departamento que ha tomado empuje ante el incremento de precios que el tipo de coches que manejan están experimentando en los últimos años al ser considerados por muchos inversores y entendidos como un valor refugio que, además, ofrecen un perfecto disfrute diario.

 

Compartir