Salto de Eje

Salto de Eje

CÉSAR GARCÍA SERRANO

¿Y por qué no Vicente Tirado?

Anda el runrún en el ambiente político y no sabe uno a qué atenerse. Desde que Page ha lanzado el globo sonda del posible adelanto de las elecciones autonómicas a la vista de que tiene que gobernar sin presupuestos y sufriendo derrota tras derrota por las esquinas de Gilitos, se han disparado las especulaciones sobre sus verdaderos propósitos. La mayoría no se cree que vaya a convocar elecciones anticipadas porque el más perjudicado sería él, pero están los que piensan que se trata de una forma de presionar a Podemos, de echarles la culpa de todos los males de su gobierno, de llamar la atención como acostumbra y de ponerle al PP en la tesitura de retratarse, de decidir si la candidata es Cospedal o deja esa función en manos de otro. Si hubiera ahora elecciones, la ministra de Defensa no sería cabeza de cartel. En estos momentos no. Y eso es seguramente lo que Page barrunta.

 ¿Y si Cospedal no es la candidata a quién le correspondería esa responsabilidad en el PP castellano-manchego? Pues a Vicente Tirado, evidentemente. Si ha confiado en él como mano derecha durante más de diez años, ¿por qué no habría de quererle como candidato del partido a la Presidencia de la Junta de Comunidades? De acuerdo, es un buen segundo, pero ¿dónde está escrito que no pueda ser un buen primero? En todo caso, Tirado sería presidente de la región si ganara el PP y Cospedal seguiría siendo "la jefa" como presidenta del partido. A partir de los congresos provinciales del PP de este mes de mayo la estructura regional quedará conformada a imagen y semejanza del partido que ni en sus mejores sueños pudo imaginar el político de Miguel Esteban: Cinco presidentes jóvenes y de máxima confianza de los que cuatro despachan todos los días personalmente con él en las Cortes, y el quinto como si lo hiciera igualmente. Mayor control y más directo es imposible. Por eso nadie le discutiría su derecho a ser candidato. Dependería de él. Y por mucho que nos cueste aceptarlo los candidatos se hacen, no nacen con la foto del cartel pegada al cristal de la incubadora. No daban un duro por Tirado como secretario regional del PP y nadie ha durado en el cargo tanto como él.

En el PP castellano-manchego ese debate no se ha puesto aún sobre la mesa. Se sigue pensando que las elecciones se celebrarán cuando toca y que para entonces, en 2019, Cospedal estará en otra disposición para decidir si vuelve a presentarse, aunque a uno le asaltan cada vez más dudas al respecto. Más que nada por el runrún del ambiente y porque pase lo que pase alguna vez tendrá que pensar en un sucesor. Y no duden de que el PP de Castilla-La Mancha los tiene, y algunos muy buenos. Otra cosa es que se lo crean en el partido.

COMPARTIR: