CON LA APERTURA DE SU RESTAURANTE 'EL BOHÍO'

Pepe Rodríguez se hunde en MasterChef al recordar su peor momento económico

Pepe Rodríguez durante la emisión de la final de MasterChef (TVE) Pepe Rodríguez durante la emisión de la final de MasterChef (TVE)

La final de ‘Masterchef’ siempre trae sorpresas y esta vez no iba a ser menos. En esta octava edición del programa, el momento más emocionante lo ha protagonizado este lunes Pepe Rodriguez, uno de los miembros del jurado que ha abierto las puertas de su restaurante 'El Bohío' situado en Illescas (Toledo) para celebrar en él una de las últimas pruebas. 

Cuando se grabó el último programa, todos los restaurantes se encontraban todavía cerrados debido al estado de alarma. De hecho, hacía cuatro meses que Pepe no entraba en su establecimiento y de ahí su gran emoción al volver a pisarlo. "Vaya tela, chicos. Se me cae el alma a los pies. Hacía cuatro meses que no entraba", comentaba a sus compañeros Jordi y Samanta. 

"Debo confesar que hoy tengo sentimientos encontrados. Cuando Samatha, Jordi y yo preparamos esta temporada lo tuve claro: teníamos que hacer la gran final aquí, en El Bohío", señalaba Pepe, confesando que 'Masterchef' le ha cambiado la vida y que, cuando le llamaron para ser juez en el programa, estaba atravesando una situación "muy complicada". "Los negocios son así y por más ilusión que le pongas no siempre cuadran las cuentas. Vamos, que estaba al límite".

De esta forma recordaba el duro golpe que sufrió su establecimiento tras la crisis de 2008. "Pero bueno, ocho años y 18 ediciones después puedo decir con orgullo no solo que 'El Bohío' sigue en pie, sino que he tenido la gran suerte de transformarlo en el restaurante que siempre he soñado", afirmaba con optimismo.

"El coronavirus se ha interpuesto en nuestra vida y 'El Bohío' lleva cuatro meses cerrado. Vosotros vais a ser los primeros en encender los fogones. Los primeros y, por desgracia, también los últimos, porque por más que me duela, aún queda un rato largo para que los hosteleros podamos recuperar la normalidad en nuestros negocios. Y si os cuento todo esto, aspirantes, no es para que estéis tristes, todo lo contrario. Una vez más, 'MasterChef' ha sacado su varita mágica y nos ha permitido seguir cocinando sueños en mitad de una pandemia”, terminaba diciendo Pepe en un discurso conseguía emocionar a los aspirantes. 

Compartir