06 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

EN LAS ELECCIONES DEL 10-N

Núñez quiere dejar el futuro de la región en manos de Casado porque garantiza "confianza"

FOTO: PP CLM
FOTO: PP CLM

El presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha asegurado este sábado que el próximo 10 de noviembre quiere dejar el futuro de la región y de sus hijos en manos del presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, porque "garantiza oportunidades, estabilidad, seriedad y confianza".

En su intervención en la XXIV Interparlamentaria Popular, que se celebra en Alicante, Núñez ha asegurado: "Tenemos una oportunidad histórica para el futuro de nuestros hijos, pero también para la generación de oportunidades y empleo", ha informado en una nota de prensa el PP castellano-manchego.

"Y esa oportunidad no es otra que la de dejar en manos del mejor, de Pablo Casado, el gobierno del país porque, el próximo 10 de noviembre, solo hay dos opciones posibles de gobierno, una es Pedro Sánchez y otra es Pablo Casado, y yo no quiero dejar en manos de Sánchez el país, quiero dejarlo en manos de quien va a hacerlo avanzar y evolucionar", ha manifestado Núñez.

Núñez ha mantenido que "Sánchez es una persona que genera desconfianza" y ha mantenido que se está volviendo al escenario económico de 2007 "porque tenemos un presidente irresponsable a quien le preocupa más el tacticismo electoral que los intereses de los españoles".

Y en contraposición, ha considerado que "toca hablar de lo que nos une y nos hace más fuertes, de cómo generar empleo y oportunidades, cómo cuidar a los autónomos o hacer que el agua pueda hacer desarrollarse a todos, cómo dar oportunidades al mundo rural, de poner en marcha políticas de igualdad que lleguen a los territorios o de cuestiones que realmente importan a los españoles". En este sentido, ha reclamado "con más fuerza que nunca, que elijamos a Pablo Casado y que sea él quien se encargue de dirigir el Gobierno de España a partir del próximo 10 de noviembre".

Pendiente del campo y los aranceles

"Pablo Casado será el presidente del mundo rural", ha asegurado Núñez, que ha recordado que Castilla-La Mancha es una región "eminentemente rural", que requiere "de un gobierno que tome en serio políticas para el mundo rural y la protección de las pequeñas empresas que se esfuerzan por salir adelante en ese ámbito" y de un gobierno "que garantice la prestación de los servicios sociales básicos como la sanidad y la educación".

En este contexto, ha cuestionado la actitud de los Gobiernos de España y de Castilla-la Mancha ante los aranceles de Estados Unidos. "Toda Castilla-La Mancha, y sobre todo las pequeñas empresas, ven con incertidumbre lo que ocurre con Estados Unidos y los aranceles y lo único que ha hecho Page es una declaración institucional, y el Gobierno de Sánchez, nada".

Y ha añadido: "Es por eso que nuestros empresarios del sector cárnico, lácteo o agroalimentario miran con incertidumbre la situación, porque ni Page ni Sánchez hacen nada para defender la agricultura o la ganadería ante la política arancelaria de Trump, y eso nos llena de tristeza". También ha criticado la política de tributos que sigue el Gobierno de Castilla-La Mancha y, al respecto, ha recordado que "hemos pedido pleno tras pleno que se aplique una bajada generalizada de impuestos, que copiemos el modelo de la Comunidad de Madrid o de Andalucía, pero Page se niega por sistema a que los castellano-manchegos paguen menos impuestos".

Por eso, es preciso "que Casado sea presidente del Gobierno de España", para que baje el impuesto de sucesiones y donaciones o "para que lo que no haga Page se haga desde el gobierno central", ha aseverado Núñez.

COMPARTIR: