PRIMER PLENO DE 2021

Luz verde a la puesta en marcha del proyecto de eficiencia energética en Daimiel

El primer pleno ordinario de 2021 en Daimiel (Ciudad Real) ha dado luz verde a la aceptación de las subvenciones que permitirán poner en marcha las obras del proyecto destinado a mejorar el sistema energético de la depuradora de aguas residuales (EDAR) y de la estación de tratamiento de agua potable (ETAP).

Según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa, el plan se fundamenta en el ahorro energético y reducción de emisiones de CO2 con una amortización rápida en el tiempo de esas dos instalaciones municipales que poseen un alto consumo energético anual. Una vez concluya la ejecución de las obras, dispondrán de dos instalaciones fotovoltaicas de apoyo energético.

El objetivo es que el consumo anual en la depuradora se reduzca en un 44 % y en la planta de potabilización en un 37 %, gracias a la instalación de 1.360 y 290 placas, respectivamente, completando entre ambas una superficie de captación solar de algo más de 8.000 metros cuadrados que asimismo serán capaces de reducir las emisiones de casi 350 toneladas de CO2 al año. 

El edil de Medio Ambiente, Javier Fisac, ha señalado que “las estimaciones iniciales apuntan a que los ahorros energéticos entre ambas instalaciones municipales podrían alcanzar un 45 % y, al mismo tiempo, favorecen a un ahorro de emisiones” que, en el caso de la depuradora es de 262 toneladas de CO2, y en la Estación de Tratamiento computa 82,5 toneladas". 

La iniciativa se encuentra adscrita al IDAE que dictaminó favorablemente el proyecto. La resolución contempla una ayuda de 762.659 euros (el 80 % del coste elegible de ambos proyectos) tras concurrir a una línea de financiación con cargo a fondos europeos de desarrollo regional (FEDER) dentro del Programa de Ayudas a Proyectos Singulares de Entidades. 

En cuanto a los tiempos de ejecución, deberá iniciarse la tramitación de los procedimientos de contratación en el plazo de 6 meses y estar concluidas ambas instalaciones antes del 22 de junio de 2023 (un periodo de 30 meses a partir de la fecha de resolución). En principio, la inversión municipal del 20 % restante estaría amortizada con los ahorros energéticos del primer año y medio tras la puesta en funcionamiento de ambos campos solares, como quedó expuesto en la sesión plenaria.

Ambos puntos recibieron el voto a favor de los 17 ediles. La unanimidad llegó tras un debate donde desde Izquierda Unida, su portavoz, Galo Sánchez-Bermejo, mostró su satisfacción por unas medidas que su formación, dijo, "viene reclamando hace casi 14 años con el ánimo de contener el cambio climático y, por extensión, favorecer la salud". No en vano, urgió un compromiso “humano” que fuese más allá de las “ideologías” para abordar a cualquier nivel administrativo y político un tema que, zanjó, “es una cuestión de supervivencia”.

Mientras, el grupo municipal del PSOE, que también apoyó sendos puntos, argumentó su respaldo basándose en “la apuesta por el futuro” de ambos proyectos. El portavoz Ramón Galiana consideró al igual que Sánchez-Bermejo que este tipo de acciones "pueden extenderse a otros puntos como los edificios municipales e incluso apostar por cambiar la flota de vehículos progresivamente por otros de suministro eléctrico". En su opinión, “no hay que esperar” ayudas de otros organismos para que Daimiel dé pasos “poco a poco” hacia una “ciudad respetuosa” con el medio ambiente.

Respecto a las aportaciones de los portavoces municipales, Javier Fisac ha manifestado que “el compromiso del equipo de Gobierno” se dirige a reducir la huella de carbono con medidas como la sometida a votación y otras tantas más como al proyecto CLIME que permitió hace meses cambiar el alumbrado público de la ciudad por nuevas bombillas de tecnología led, fomentando igualmente el ahorro energético.

En este sentido, el propio alcalde, Leopoldo Sierra, ha enfatizado que el “trabajo silencioso” desarrollado en la última década y concretado no sólo en las cuatro acciones mencionadas por el concejal de Medio Ambiente sino también en la puesta en valor de la Laguna de Navaseca y en la construcción de una balsa de tormentas próxima a ese humedal. “La apuesta clara por el medio ambiente son hechos, y los hechos –ha subrayada- están ahí”.

En el pleno, se han registrado cuatro ruegos, dos de ellos encaminados a reflexionar acerca de la compatibilidad entre accesibilidad urbanística con las arboledas. Relacionado con este asunto, IU ha planteado la posibilidad de buscar una utilidad medio ambiental a la ‘Granja Escuela’ (de titularidad regional).

El pleno ha finalizado con la contestación a cinco preguntas de la oposición. Entre las cuestiones más relevantes, se ha dado a conocer la compra por parte del Ayuntamiento de Daimiel de 11 medidores de C02 para colegios y centros públicos, cuya adquisición podría incrementarse en función del stock. 

Compartir