16 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

POLÉMICA EN TORNO A LA VEGA BAJA

Manuel Madruga está molesto con Marañón, le desmiente y no se calla

Gregorio Marañón, en una imagen de archivo
Gregorio Marañón, en una imagen de archivo

El secretario general de Fedeto, Manuel Madruga, ha considerado que el académico Gregorio Marañón ha sido "respetuoso" con él en un artículo a propósito de su comentario de que en la Vega Baja de Toledo "había cuatro zanjas y dos monedas", si bien le ha afeado que, en virtud de esa metáfora, le haya atribuido que quiera "renovar" el negocio inmobiliario de la zona.

"Eso no es cierto", ha afirmado el secretario general de la Federación Empresarial Toledana, a preguntas de los periodistas sobre este asunto, que, según ha dicho irónicamente, "ha dado para mucho", al tiempo que ha señalado que a él las críticas que se han vertido contra él por dicho comentario en las redes sociales "le importan un carajo".

No así, la opinión del fundador y presidente honorífico de la Real Fundación de Toledo y presidente de la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, de quien ha dicho que "tiene una cultura muy amplia y vasta y es muy conocedor de muchas cuestiones".

No obstante, ha puntualizado que "falta a la verdad" cuando le llama empresario -"no lo soy, soy un simple secretario general de una organización empresarial", ha dicho- y cuando, "en base a la metáfora de cuatro zanjas y dos monedas, pone en mi boca algo que yo no he dicho y es que pretendo renovar el negocio inmobiliario en la zona".

Para nada en absoluto

Madruga ha rechazado este planteamiento afirmando que "para nada en absoluto" y ha explicado que lo que él se limitó a hacer, en su día, fue "abrir un debate que esta ciudad necesita y que no debe quedar en un debate de palabras, ni siquiera tampoco en los medios de comunicación".

En este sentido ha abundado que ese debate "debería centrarse en lo científico y en saber si, verdaderamente hay algo, si no hay nada o no se sabe lo que es", porque, a su juicio, "la sociedad toledana lo que hoy no entiende es que lleven muchísimos años diciéndonos que ahí no se puede hacer nada y no sepamos todavía lo que hay".

"Si hay algo que se saque", ha señalado Madruga, quien ha agregado que, de esa forma, "a lo mejor contribuiríamos a que el turismo no solo esté en el casco histórico, sino que también beneficiara a otros barrios de la ciudad" y ha apostillado que "lo que no tiene mucho sentido que la ciudad no pueda crecer simplemente porque alguien se empeñe en que no se tiene que crecer".

"Si no saben lo que hay, para esto están los debates científicos, que se sienten, que lo exploren, que lo analicen y, si hay alguien que tiene que poner dinero encima de la mesa para que eso aflore y la ciudad vaya mejor, pues sería lo que se tiene que hacer", ha sentenciado.

Cuatro zanjas y dos monedas

Y ha concluido que lo que dijo hace unos días lo vuelve a repetir ahora: "·de momento, parece que solo hay cuatro zanjas y que solamente hay dos monedas, que se aclaren, pero, sobre todo, que no dejen que la ciudad siga paralizada y que, cada vez que hay un proyecto, se tenga que paralizar".

Por su parte, en su artículo, Gregorio Marañón afirma, entre otras cosas, que en la Vega Baja de Toledo, "yacen enterrados los restos y las leyendas de la capital visigoda del reino de Hispania" y que la ciudad fue, tras Constantinopla, la más importante urbe del Mediterráneo a partir del siglo VI.

COMPARTIR: