ACTO DEL PSOE EN CIUDAD REAL

Sánchez y Page se ponen en modo campaña y olvidan las tensiones: todos a una para ganar las elecciones

García-Page, Sánchez y Zamora, de izquierda a derecha, este jueves en Ciudad Real (Eusebio García del Castillo-EP)
García-Page, Sánchez y Zamora, de izquierda a derecha, este jueves en Ciudad Real (Eusebio García del Castillo-EP)

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado este jueves su apoyo al presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y candidato socialista a la reelección, Emiliano García-Page, de cara a la cita con las urnas en mayo y ha afirmado que lo tendrá a su lado.  "Emiliano, tienes a todo el socialismo español y a mí me vas a tener a tu lado para ganar las elecciones del 26 de mayo en Castilla-La Mancha", le ha dicho Sánchez al secretario general de los socialistas castellano-manchegos en Ciudad Real, donde este jueves ha participado en un acto de precampaña ante unas 500 personas, que han llenado el Conservatorio Marcos Redondo de la ciudad. 

El presidente del Gobierno ha apoyado expresamente a García-Page, después de las discrepancias entre ambos por la propuesta del Ejecutivo de incorporar un relator a una mesa de diálogo de los partidos con representación parlamentaria en Cataluña, lo que llevó incluso al líder castellano-manchego a pedir una reunión del Consejo Territorial del PSOE. 

En el acto también han estado presentes la alcaldesa de Ciudad Real y candidata a la reelección, Pilar Zamora; el presidente de la Diputación de Ciudad Real y secretario general del PSOE en la provincia, José Manuel Caballero, y el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha y secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca del PSOE, Manuel González Ramos. Sin embargo, no se ha visto al expresidente de Castilla-La Mancha y diputado nacional del PSOE por Ciudad Real, José María Barreda, que ya ha anunciado su intención de no repetir en las listas al Congreso. 

Sánchez ha mostrado también su confianza en que Zamora se mantendrá como alcaldesa de Ciudad Real tras las elecciones municipales de mayo y, de hecho, se ha comprometido a asistir a las fiestas de la ciudad, el 31 de julio, él como presidente del Gobierno, García-Page como presidente de Castilla-La Mancha, Caballero como presidente de la Diputación y Zamora como regidora. Y continuando con las promesas de visita, también ha dado su palabra de visitar Anchuras, el pueblo ciudadrealeño en el que nació su padre y en el que, ha rememorado, le ponía canciones de Víctor Manuel.

Sánchez, ya en clave nacional, ha defendido la idea de "una España feminista" y ha subrayado que para lograr una democracia "plena y sana" hay que "ser feministas", pues a su parecer no puede haber una democracia completa si la mitad de la población sufre desigualdades. El presidente, además, ha recordado que este viernes se celebra el Día Internacional de la Mujer y ha defendido que "el feminismo es democracia, igualdad y respetar a la mitad de la población del país". Por ello, ha criticado a los partidos de derecha que "banaliza la violencia de género" y ha rechazado la petición de Vox en Andalucía de pedir los nombres de los trabajadores en los servicios de asistencia a víctimas de la violencia machista para "hacer una lista negra". 

También ha reprochado que Ciudadanos le ponga "adjetivos" al feminismo y que el PP defienda que "para subir las pensiones hay que negar el derecho al aborto de las mujeres", pues ha considerado que "para subir las pensiones de todos los mayores no hace falta recortar los derechos a nadie y menos a las mujeres". Así, ha apuntado que la derecha plantea una concepción de la mujer "como su fuera un sujeto pasivo" que no tiene derechos propios, sino derivados de un tercero, lo que a su parecer demuestra que "tiene una visión excluyente de la sociedad". "Ni en democracia tiene la derecha una visión incluyente. La derecha tiene más siglas que ideas, más testosterona que neuronas", ha denunciado Sánchez

Además, ha reprochado que Albert Rivera haya anunciado un "cordón sanitario" para no pactar con el PSOE a nivel nacional tras las elecciones y ha querido saber si ello también conlleva que tras los comicios no se puedan poner de acuerdo con otros partidos para "recuperar la dependencia, la educación o las pensiones". Por ello, ha incidido en que Rivera tiene una concepción de la democracia "excluyente, conservadora".

Por su parte, el secretario general de los socialistas castellano-manchegos, Emiliano García-Page, también parece haber pasado página tras las discrepancias internas y ha pedido a Sánchez "que sigan los viernes de colores, los viernes de alegría y los viernes sociales", porque "le viene bien a los españoles". Así, el presidente de Castilla-La Mancha ha aseverado que los ciudadanos "estaban hartos ya de viernes de Dolores" (en referencia a la ex presidenta María Dolores de Cospedal), por lo que, a su juicio, "es de agradecer que el presidente de España tome cada viernes decisiones que tienen una importante repercusión en la vida de las personas".

Ha agradecido a Pedro Sánchez que "no haya días malos" para tomar decisiones en favor de los que más lo necesitan, y ha lamentado que esta circunstancia sea objeto de críticas por parte de los partidos de la oposición. En este sentido, ha dicho que está convencido de que "son mayoritarios los españoles que quieren mirar a España en positivo, en contra de lo que hacen otros partidos políticos" y ha asegurado que el PSOE "va a seguir ofreciendo certidumbre en el futuro".

García-Page ha añadido que "es lo que estáis haciendo vosotros en los últimos meses, y nosotros lo que estamos haciendo en Castilla-La Mancha en cuatro años". "No perdemos un minuto de tiempo en pensar en lo que somos, nos dedicamos a trabajar por la gente", ha manifestado el secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, que ha subrayado que los socialistas "estamos dispuestos a trabajar por los problemas de la mayoría".

Por otra parte, tras pedir al PP "que haga un acto constricción y pida perdón por la corrupción", ha criticado a este partido por impedir "que el Gobierno, ahora que Europa se lo permite, pueda gastar más en sanidad, en dependencia o educación". Y ha aprovechado su intervención ante más de medio millar de militantes y simpatizantes socialistas para defender la política en materia de mujer que viene realizando el Gobierno de Castilla-La Mancha en estos últimos cuatro años. Según García-Page, en Castilla-La Mancha "cada quince días" se ha tomado una decisión en favor de la igualdad, "y se ha recreado una red de atención a la mujer", que se ha convertido en la más importante de España.



Además, García-Page ha agradecido a Sánchez "su dinámica a favor de un mundo más sostenible", que ha acabado "con un enorme problema de dignidad que tenía Castilla-La Mancha, que era el basurero nuclear de Villar de Cañas" y ha confiado en que "en este camino de trabajar por un país más sostenible" también termine encontrando "un punto común de interés" en la gestión del agua. "Abogamos por un acuerdo y por el agua para todos, también para los ciudadanos de Castilla-La Mancha", ha señalado García-Page, que aunque ha comentado que es consciente de "que hay que equilibrar y tener mentalidad de Estado y pensar en toda España", ha expuesto que "los castellano-manchegos necesitan agua para su futuro".

A su vez, la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, ha hecho una velada defensa del feminismo y ha advertido que "no vale el feminismo a medias, aquí lo que vale es el feminismo radical" para luchar por que "nadie le quite a las mujeres los derechos que han logrado en estos años". 

COMPARTIR: