APROBADOS CON EL VOTO EN CONTRA DE LA OPOSICIÓN

Los presupuestos "inversores" de la Diputación de Cuenca de 2019 ascienden a 76,6 millones

La Diputación de Cuenca ha aprobado este viernes, con el voto en contra de la oposición, el presupuesto para 2019, que asciende a 76,6 millones de euros.

Unas cuentas que el gobierno defiende como “inversoras” y que recogen, entre otras, una partida de nueve millones de euros para la rehabilitación de edificios históricos como hospederías en cuatro localidades de la provincia, y una partida cercana a los ocho millones para el Plan de Obras y Servicios.

La recuperación de las estaciones de la Serranía Baja supone 2,7 millones de euros, y hay cinco millones y medio para la reparación de caminos.

El vicepresidente, Julián Huete, ha subrayado que la cuantía total, contando los organismos autónomos, supera los 82 millones de euros, lo que supone un incremento en cuatro millones y medio respecto al año anterior.

Las trece enmiendas que ha presentado el Partido Socialista han sido rechazadas por la mayoría del PP, entre ellas, una para que la Diputación destine 1,9 millones de euros al Plan de Empleo de 2019; 600.000 euros para el traslado de la depuradora de Cuenca y 400.000 para un parque de bomberos en la Serranía.

El portavoz, Joaquín González Mena, ha señalado que hay dinero suficiente para poder abordar estas partidas, dado que la ejecución presupuestaria en este 2018 apenas supera el 50 %.

Desde Izquierda Unida, la diputada Ana Sánchez ha criticado que se vuelva a destinar fondos a los convenios con el Obispado o el Ministerio del Interior, para arreglar propiedades de la Iglesia Católica o casas cuartel de la Guardia Civil.

Ha hecho hincapié en el mal funcionamiento del convenio de carreteras, ante la situación que presentan las vías provinciales y cree que las inversiones que se están abordando no son "de interés general".

Prieto invita a irse a los bomberos

Al pleno han acudido una docena de representantes del servicio de bomberos, así como los responsables provinciales de los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, que han seguido el pleno hasta que el presidente provincial, Benjamín Prieto, les ha invitado a abandonar el salón tras una interrupción.

El comité de empresa de los bomberos ha mostrado su desacuerdo con el nuevo parque que el equipo de gobierno quiere abrir en la capital, que califican de "pseudo parque" y que a su juicio tendrá una dotación insuficiente.

El presidente del comité de empresa, Mariano Polo, ha asegurado en declaraciones a los medios que no se está aumentando la plantilla de los bomberos, sino que se trata sólo de hacer promociones internas que perjudicarán a los parques de Motilla y Tarancón.

COMPARTIR: