POR EL BLACK FRIDAY

Los sindicatos denuncian las difíciles condiciones de trabajo en Correos Toledo estos días

UGT y CCOO denuncian la falta de medidas preventivas frente a la COVID-19 en los centros de trabajo de Correos en Toledo y alertan del riesgo que va a suponer esta situación de cara a las campañas del Black Friday, ya en marcha, y de Navidad, las cuales suponen un aumento considerable del volumen de trabajo y la concentración de más trabajadores en espacios pequeños en los que no se pueden guardar las necesarias distancias de seguridad.

Los sindicatos denuncian que Correos no piense dar marcha atrás en la desescalada de actividad y que incluso pretenda contratar más personal para reforzar la actividad sin diseñar más medidas de prevención. "Una línea de actuaciones que ya demostró la empresa en la última actualización de octubre del protocolo interno de prevención frente a la COVID-19", señalan en nota de prensa.

En el mismo, indican que Coreeos no introdujo las medidas demandadas por UGT y CCOO como la realización de pruebas de detección y más medidas de organización del trabajo para cumplir con las rotaciones de personal y evitar el hacinamiento. "Lejos de esto, Correos introdujo cambios para dificultar el reconocimiento de contactos estrechos en los centros de trabajo donde se produzcan contagios. Algo que solo responde a la intención clara de evitar reconocer cuarentenas que paralizarían la producción", afirman.

Actualmente, Correos registra 359 trabajadores y trabajadoras afectados por COVID-19 en Castilla-La Mancha, 111 en Toledo. Estos malos datos se suman al repunte ya registrado en la empresa a finales de verano. "Se ha convertido en un suma y sigue que se intenta ocultar manipulando la metodología de cómputo de los contagios", critican los sindicatos.

Por ello, UGT y CCOO instan a que se apliquen medidas organizativas de carácter preventivo con la mayor rapidez posible, como podrían ser la rotación de la plantilla y la regulación de los turnos, además de poner a disposición de cada trabajador dos mascarillas y EPIS al día y hacer pruebas PCR o serológicas a toda la plantilla.

"La obsesión de la empresa postal es mantener la actividad de cara al negocio que supone el incremento de las campañas del Black Friday y Navidad, intentando ocultar los contagios que se van produciendo para evitar el cierre de centros. Con ello, además de poner en peligro a los trabajadores/as, se juega con la salud de sus familias y de los millones de ciudadanos/as que la empresa postal atiende a diario", señalan ambos sindicatos.

Compartir