PRESIÓN ASISTENCIAL EN LA CAPITAL DE CASTILLA-LA MANCHA

La Junta no montará un hospital de campaña en Toledo pero se plantea usar centros "fronterizos"

Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha

El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha descartado este jueves la instalación de un hospital de campaña en la ciudad de Toledo, una de las propuestas que el sindicato CSIF ha propuesto estudiar con el objetivo de descargar parte de la presión asistencial que recae sobre el Complejo Hospitalario de la capital regional, y más específicamente sobre el hospital Virgen de la Salud, donde actualmente se encuentran ingresados 293 pacientes por coronavirus. De hecho, el preocupante aumento de contagios que se está produciendo en la provincia toledana durante los últimos días (casi la mitad del total regional) ha provocado la saturación del servicio de Urgencias en varias ocasiones.

Aunque el consejero ha reconocido este jueves durante una rueda de prensa que se están produciendo picos de gran presión asistencial en Toledo, también ha calificado como "excelente" la respuesta que se está dando desde el servicio de Urgencias del Virgen de la Salud, por lo que ha felicitado a todos los trabajadores que componen el equipo. Sobre las esperas que algunos pacientes tienen que soportar en Urgencias hasta ser trasladados a planta, Fernández Sanz ha explicado que se producen porque la realización de pruebas diagnósticas de COVID-19 y la necesaria separación de los enfermos para no mezclar positivos con negativos provoca que se tarde "un poco más en gestionar" los ingresos.

Así, ha descartado tajantemente la instalación de un hospital de campaña, propuesta que ha calificado como demagógica. "Agradezco los consejos siempre que no vengan de la mano de la demagogia", ha añadido.

Para justificar su negativa, Fernández Sanz ha argumentado que los hospitales de campaña tienen "dos problemas", el primero de ellos que son "menos agradables" para los pacientes y, el segundo y "mucho más importante", la falta de personal sanitario disponible para trabajar en los mismos. "No sé si ese sindicato (en referencia a CSIF) tiene preparados a los trabajadores", se ha preguntado el consejero, que ha recordado que el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) ha "agotado las bolsas de trabajo" y que "hoy es muy difícil conseguir médicos y enfermeras".

Además, Fernández Sanz ha recordado que el plan de contingencia del Complejo Hospitalario de Toledo está activo para garantizar la atención a todos los pacientes y que, en caso de saturación, están dispuestos a hospitalizar a los pacientes en otros centros sanitarios de "lugares fronterizos" como Alcázar de San Juan o Talavera de la Reina, recordando que Castilla-La Mancha organiza sus recursos hospitalarios "en red". Además, no ha descartado tener que "suspender más actividad programada" para hacer frente a la atención de los enfermos por coronavirus.

Compartir