25 de noviembre de 2017
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

DECÁLOGO DE LA ASOCIACIÓN PROFESIONAL DE AGENTES MEDIOAMBIENTALES

Diez importantes consejos a los ciudadanos para evitar los incendios este verano en Castilla-La Mancha

La Asociación de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM-CLM) ha hecho público un decálogo de medidas a tener en cuenta ante el inicio de la campaña de mayor riesgo de incendios forestales y ha advertido que “la mayoría de los mismos se producen por negligencias” y son provocados de forma directa o indirecta por el ser humano.

Así, "no hacer fuego en el monte" y "no arrojar cigarros o colillas cuando transite por él o desde vehículos cuando vaya circulando por carreteras o caminos" son las dos consideraciones iniciales, además de que "no se deben realizar trabajos de mantenimiento en las carreteras con la utilización de maquinaria para el desbroce de cunetas en épocas de alto riesgo".

APAM-CLM aconseja que labores de recogida de cosecha deben realizarse siempre evitando las horas centrales del día" y que se debe iniciar desde el perímetro hasta concluir en el interior y evitando bajar demasiado el peine de la máquina para que no se produzca el contacto con piedras".

En este punto se ha recordado la obligación, además, “de llevar extintores y contar con un dispositivo que evite la producción de chispas en el escape de los humos del motor”, son recomendaciones también el disponer de agua suficiente en el lugar de los trabajos y de un tractor con arados que pueda sofocar un incendio incipiente”.

La quinta medida atañe a que no se lancen fuegos artificiales en terreno abierto, "ya sea agrícola o forestal", así como recordar las prohibiciones de fumar en zonas forestales y de abandonar residuos en el medio natural, es tan fácil como tener presente que los residuos que generamos pueden volver en nuestras mochilas y neveras para ser debidamente depositados en los contenedores más cercanos al igual que antes de ser un residuo los llevamos al campo previamente en forma de latas de refrescos, envoltorios de comida, etc.

APAM-CLM también alerta de cumplir siempre con las restricciones de acceso a zonas forestales en las épocas de riesgo y, en caso de entrar en el medio natural, evitar aparcar el vehículo en una zona cubierta de pasto que pueda incendiarse por entrar en contacto con el catalizador del vehículo que alcanza altas temperaturas.

Ha advertido que si una vivienda se encuentra en un terreno forestal es muy importante realizar un espacio de defensa, en concreto "la limpieza alrededor de la vivienda mediante siega del pasto, poda de arbolado y evitar la acumulación de restos".

En el decálogo ha recordado la importante labor de concienciación y de vigilancia que todos y todas podemos llevar a cabo cuando transitamos por zonas forestales.

Aquí, ha recordado que "es primordial avisar a los Agentes Medioambientales a través del 112 en caso de observar actitudes imprudentes o situaciones peligrosas".

¿Qué hacer si observamos un incendio?

En las recomendaciones básicas ha concluido que "en caso de observar un incendio sólo intente apagarlo si es incipiente y avise de inmediato al teléfono de emergencias 112, incluso aunque sólo nos encontremos ante la más mínima sospecha de que se pueda estar iniciando un incendio forestal y proporcione la información necesaria para que los medios acudan lo más pronto posible al lugar de la emergencia".

De encontrarse cerca de las llamas, ha aconsejado que se eviten las vaguadas y zonas con acumulación de vegetación, "camine en contra de la dirección del viento, nunca ladera arriba y, si es posible, acérquese a zonas ya quemadas".

Por último, ha recordado que en Castilla-La Mancha existen tres épocas de diferentes niveles de riesgo de incendio forestal: peligro bajo entre el 1 de enero y el 14 de marzo y del 1 de noviembre al 31 de diciembre, y de peligro medio que coincide con la primavera y el primer tercio de otoño, y se fija con carácter general entre el 15 de marzo y el 31 de mayo, y todo el mes de octubre.

La época de riesgo máximo, con carácter general, comienza el día 1 de junio, y concluye el 30 de septiembre, período que puede ser modificado si las condiciones meteorológicas son adversas.

COMPARTIR: