15 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

LA RIBA DE SAELICES SIGUE SIN PLAN PREVENTIVO

Denuncian que nada ha cambiado en el lugar donde se vivió uno de los peores incendios de Castilla-La Mancha

Greenpeace ha recopilado y analizado la información en torno a los diez municipios donde se iniciaron los incendios más devastadores del siglo XXI en España, y ha denunciado que, a día de hoy, ninguno de ellos cuenta con planes preventivos ni de emergencia local. Tan solo uno, Realejos (Tenerife), tiene un plan homologado, pero aún no se ha implementado.

Estos 10 municipios son: Cortes de Pallás (Valencia), que sufrió un incendio el 28 de junio de 2012 que calcinó 30.691 hectáreas; Minas de Riotinto (Huelva), el 27 de julio de 2004, con 29.867 hectáreas; Andilla (Valencia), el 29 de junio de 2012, con 22.518 hectáreas quemadas; Tejeda (Las Palmas), con 19.191 hectáreas calcinadas por un incendio que ocurrió el 27 de julio de 2007; y Los Realejos (Tenerife), por un fuego que arrasó 18.096 hectáreas el 30 de julio del 2007.

En sexto lugar se encuentra Valencia de Alcántara (Cáceres), con 13.693 hectáreas quemadas por un incendio el 2 de agosto de 2003; seguido de Riba de Saelices (Guadalajara), el 16 de julio de 2005, con 12.887 hectáreas; Castrocontrigo (León), con 11.768 hectáreas el 19 de agosto de 2012; Agallas (Salamanca), por un incendio el 13 de agosto de 2003 que dejó 11.479 hectáreas calcinadas; y La Jonquera (Girona), con 10.467 hectáreas quemadas el 22 de julio de 2012.

Según ha analizado Greenpeace, todos los incendios tuvieron lugar en una situación meteorológica extrema (ola de calor). En este sentido, añaden que aunque el cambio climático no explica el origen de los incendios, sí esclarece las causas de su propagación y virulencia. Un monte vulnerable a las olas de calor y sequías, en el que además se insertan viviendas (interfaz urbano forestal), es un monte vulnerable a los grandes incendios forestales, según indica la entidad.

Según critica Greenpeace, los 10 municipios son ejemplos emblemáticos de la compleja realidad de los grandes incendios forestales, cuya incidencia va en aumento y contra la que no se puede luchar solamente ampliando los medios para la extinción, como presentaba la campaña del Ministerio del Interior hace unos días.

"Los incendios ocurren con más frecuencia precisamente en zonas donde ya ha habido otros incendios", señala la organización ecologista. Por ello, pide que estos 10 municipios cuenten con planes de prevención, emergencia y extinción, antes que apostar por más medios (aviones, helicópteros, camiones, bomberos) como se hace todos los años para luchar contra los incendios forestales. También considera fundamental invertir en investigación de causas judiciales y en la mejora de las condiciones laborales de los operativos de extinción.

La Fiscalía de Medio Ambiente ya envío en el mes de abril una circular a 151 alcaldías de los municipios que han sufrido un mayor número de incendios para recordarles la obligatoriedad de contar con planes preventivos, advirtiendo de que no hacerlo podría ser considerado un delito, según celebra Greenpeace.

COMPARTIR:
TAGS: