SE HA ADELANTADO LA CAMPAÑA

Desde este miércoles puedes vacunarte contra la gripe en Castilla-La Mancha: todos los detalles

Castilla-La Mancha inicia este miércoles 14 de octubre la campaña de vacunación de la gripe 2020, lo que supone unas tres semanas de adelanto con respecto al año anterior, con un total de 420.000 dosis que podrían ampliarse hasta 620.000 si la región hace uso de las 200.000 dosis que ha puesto a disposición el Gobierno de España.

Así lo han dado a conocer este miércoles en rueda de prensa el director general de Salud Pública, Juan Camacho, y la directora general de Cuidados y Calidad del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), Begoña Fernández, que han presentado una campaña de vacunación que, como todos los años, tiene el objetivo de evitar la morbilidad -enfermar- y la mortalidad de la gripe, sobre todo en las personas más vulnerables, y que está marcada por primera vez por la pandemia de la COVID-19.

Camacho ha destacado varias diferencias de la campaña de este año con anteriores como el adelanto en la fecha de inicio -en 2019 se inició el 5 de noviembre-, el aumento de dosis -el año pasado se compraron 350.000- y que la vacuna es tretavalente y por tanto contiene cuatro cepas del virus -dos tipos de gripe A y dos tipos de gripe B- así como que se utilizará una "tretavalente de alta carga" para "los grupos más vulnerables entre los vulnerables" como son los mayores de 70 años institucionalizados en residencias.

"Si todos los años la gripe es un problema asistencial, este año lo que intentamos es minimizar lo más posible ese problema" ya que va a coincidir con la COVID-19. Además, según ha explicado el director general, es la primera vez que en la región se va a usar de manera más habitual la vacunación con vacuna tetravalente, es decir, que contiene cuatro cepas del virus.

¿Quién se tiene que vacunar?

Los grupos diana que son el objetivo de esta campaña de vacunación no se han modificado con respecto al año pasado y siguen siendo los mayores de 65 años, los trabajadores sanitarios y sociosanitarios, todas aquellas personas mayores de 6 meses de edad que presenten alguna patología de base, así como los trabajadores de servicios esenciales, como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, bomberos, Protección Ciudadana, y embarazadas y prematuros.

También se vacunará a aquellos trabajadores que estén en contacto con aves o con cerdos para evitar la aparición de nuevas mutaciones que pudieran ser peligrosas para la salud humana.

De su lado, la directora general de Cuidados y Calidad del Sescam, Begoña Fernández, ha querido transmitir a la población que las vacunas de la gripe "son seguras" y que "las vacunas salvan vidas".

"La gripe es una enfermedad que la mayoría de las personas pasa levemente, pero este año hay que hacer mucha incidencia en que la gripe provoca complicaciones muy graves en los mayores de 65 años. La gripe mata, la vacuna no", ha sentenciado.

También ha hecho un llamamiento al personal sanitario y al sociosanitario porque es "muy importante" que se vacunen para protegerse ellos mismos y proteger a las personas que atienden.

Ha recordado que el año pasado se consiguió aumentar un 4 por ciento la tasa de vacunación con respecto a la campaña anterior. Este año, el Gobierno de Castilla-La Mancha se ha marcado como objetivo vacunar al menos al 75 por ciento de la población mayor de 65 años y un 60 por ciento en embarazadas y población de riesgo.

Hasta diciembre y enero

A través de su página web, la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha recuerda que la vacunación es recomendable "hasta los meses de diciembre y enero" y que "el hecho de vacunarse con antelación (por ejemplo, en julio o agosto) suele asociarse a una menor protección durante la temporada gripal".

Sanidad también alerta de que "algunas personas tienen mayor probabilidad de desarrollar complicaciones por la gripe" y que el virus "también puede agravar otros problemas de salud crónicos". 

Así, detalla que los grupos de personas que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe son:

- Personas mayores de 65 años de edad.

- Menores (a partir de 6 meses de edad) y personas adultas con enfermedades crónicas cardiovasculares, neurológicas o respiratorias, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma.

- Menores (a partir de 6 meses de edad) y personas adultas con diabetes mellitus, obesidad mórbida, enfermedad renal crónica y síndrome nefrótico, hemoglobinopatías y anemias, trastornos de la coagulación, hemofilia y trastornos hemorrágicos crónicos, así como receptores de hemoderivados y transfusiones múltiples, asplenia o disfunción esplénica grave, enfermedad hepática crónica, incluyendo alcoholismo crónico, enfermedades neuromusculares graves, inmunosupresión, cáncer y hemopatías malignas, implante coclear o en espera del mismo, fístula de líquido cefalorraquídeo, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria crónica, trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva como síndrome de Down, demencias y otras.

- Menores de edades comprendidas entre 6 meses y 18 años que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico.

- Personas de cualquier edad (a partir de 6 meses) institucionalizadas de manera prolongada.

- Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación.

- Menores entre los 6 meses y los 2 años de edad con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas de gestación.

Los bebés menores de 6 meses tienen un alto riesgo de enfermarse a causa de la gripe, pero son muy pequeños para ser vacunados. Según los estudios, la vacunación de la madre contra la gripe en el embarazo puede proteger al bebé de la infección después del nacimiento y durante varios meses.

Compartir