DANIEL SÁNCHEZ, "EL CURA"

Luto en Sigüenza por la muerte de un Hijo Adoptivo

Esta madrugada ha fallecido, a los 84 años de edad, Daniel Sánchez Domínguez. “El Cura”, como a él mismo le gustaba denominarse, fue nombrado Hijo Adoptivo de la Ciudad de Sigüenza en un Pleno Municipal Extraordinario celebrado el 23 de febrero de 2008, por su dilatadísima trayectoria profesional y humana en la Ciudad del Doncel. Fue durante 12 años beneficiado cantor de la catedral de Sigüenza, 12 años coadjutor de la Iglesia de San Pedro y 31 años párroco de Santa María. El entierro será privado, como manda la ley, hoy en torno a las 14 horas. Asistirán los tres párrocos de Sigüenza y el deán de la Catedral.

Daniel Sánchez Domínguez puso en marcha iniciativas sociales, culturales, juveniles y de pastoral de tiempo libre y del ocio como “Oportunidad entre amigos” y, sobre todo, “Abriendo Camino”, a cuyos campamentos de verano, en distintos lugares de España, se sumaron cientos de muchachos de Sigüenza y colonia veraniega. Fue promotor también de las representaciones populares del Belén y de la Pasión Viviente. Cercano, afable, entregado, generoso, solidario, cariñoso con todo y muy atento siempre a los enfermos y necesitados, ha sido todo un referente en Sigüenza.

A Don Daniel, que así le conocía todo el mundo, le gustaba el tratar directo, la comunicación con la gente, la amistad, hablar con todos, la confianza. Para él, era una riqueza inmensa el saludo y el día a día de las calles. En Sigüenza, quería y lo quería toda la ciudad. Así fue como, a pulso y nunca por imposición, se ganó que lo llamaran Don Daniel.

Siempre a pie de obra, pocas personas han alcanzado en Sigüenza el reconocimiento popular conseguido por Don Daniel, sacerdote de oficio y vocación, brillante tenor por afición, natural de Setiles (3 de enero de 1936), provincia de Guadalajara, cerca de Molina, y lindando con Aragón, con la provincia de Teruel. Tenía un aire vivaz en la mirada, siempre activa y escrutadora, que delataba sus ansias por vivir manifiestas en el coraje diario de seguir haciendo cosas.

En el momento de su fallecimiento, y uniéndose al dolor de su familia, y de todo el municipio, el Ayuntamiento recuerda la importante labor desarrollada por Don Daniel en favor de la comunidad vecinal de Sigüenza, su especial contribución dedicada a la juventud local y el gran esfuerzo realizado por “El Cura”, en la formación y desarrollo de la Asociación Abriendo Camino, con acreditados servicios a la ciudad durante cuarenta años.

Su imagen siempre irá unida a las manos de tantas y tantas personas que han pasado por los campamentos de jóvenes que él organizó en El Pinar de Sigüenza y que han ayudado en la labor de formar a la juventud seguntina. Además de ser hijo adoptivo, la ciudad también le dedicó a él y a sus hermanos Juan Antonio, director del Orfeón Donceli, Inés y Carmen, un Paseo junto al Oasis.

Descanse en paz.

Compartir
Update CMP