'CUÉNTAME TOLEDO'

Una de las empresas más destacadas de Toledo se declara en quiebra y despide a sus empleados

La Asociación Cultural 'Cuéntame Toledo' (ACCT), durante varios años una de las empresas turísticas más destacadas de la ciudad por el importante volumen de facturación derivado de la realización de rutas guiadas, ha anunciado la liquidación y extinción de la entidad y ha despedido a los ocho empleados de su plantilla mediante un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por causas económicas.

La quiebra se ha producido "sin abonar indemnización ninguna por falta de reservas y dejando tras de sí un reguero de deudas salariales, pendientes ahora de los juzgados de Lo Social, que deberán fijar su cuantía y determinar quién debe hacerse cargo del abono", ha informado la miembro de CCOO FSC de Toledo, Mamen Trujillo, en una nota del sindicato.

Para la dirigente sindical, la asociación cultural ha podido incurrir en muchas irregularidades "en su faceta de empleadora" y, también, en su actividad "mercantil" al "estar ajena a las exigencias legales sobre reservas y provisiones a las que sí están obligadas las empresas, sea cual sea su forma societaria".

Por ello, ha confirmado que CCOO ha demandado la improcedencia de los despidos de las ocho personas que la asociación empleaba como guías de las rutas turísticas, todas que estuvieron en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor durante el estado de alarma por la pandemia, por lo que "ACCT se benefició de las consiguientes exenciones de cuotas a la Seguridad Social".

De hecho, ha precisado, el Real Decreto de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social de la covid-19 prohibía a las empresas beneficiadas por tales exenciones el ejecutar despidos o ERE extintivos por causas económicas, productivas y de organización durante los seis meses posteriores a la reanudación de la actividad.

En sus demandas, los guías reclaman el incremento de las indemnizaciones por despido procedente calculadas, y no pagadas, por la entidad; cantidades derivadas de la incorrecta aplicación del convenio colectivo -se les contrataba como guías turísticos, pero se le pagaba como monitores de campamento-, y, en varios casos, impagos salariales de julio, agosto y septiembre, meses en los que, tras el estado de alarma, la asociación "intentó, en vano, reanudar la actividad" incorporando del ERTE a parte de la plantilla.

En total, cada uno de los ocho guías reclama unos 7.000 euros de media y, dado que "ACCT se ha declarado insolvente para hacerse cargo ni siquiera de los 2.000 euros en los que cifró la cuantía del despido procedente", y solicitan al juzgado de lo Social que declare la responsabilidad solidaria de las tres personas que integran su junta directiva.

Según Trujillo es "tristemente significativo el lamentable final" de 'Cuéntame Toledo' pero, al tiempo, ha mostrado su sorpresa de que "una entidad que ha facturado cifras muy elevadas en los últimos años se haya visto desarbolada con tanta rapidez y poniendo en evidencia tal falta de previsión empresarial y tal cantidad de irregularidades y abusos en la gestión del personal".

Compartir