EL 75 % DE LOS AFECTADOS SE ENCUENTRA EN TOLEDO

El COVID vuelve fuerte a las residencias de Castilla-La Mancha pero mata menos

Aurelia Sánchez, consejera de Bienestar Social (Ó. HUERTAS) Aurelia Sánchez, consejera de Bienestar Social (Ó. HUERTAS)

La consejera de Bienestar Social de Castilla-La Mancha, Aurelia Sánchez, ha afirmado que en la actualidad hay 101 residencias de ancianos en la región que cuentan con algún caso de infección por covid-19, la mitad de ellos de la provincia de Toledo, con un total de 845 mayores afectados, de los que el 75 por ciento son de la propia provincia toledana.

Sánchez ha ofrecido estos datos en rueda de prensa, a preguntas de los medios de comunicación, tras presentar este lunes en Toledo, junto a la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, los programas 'Teatro en residencias' y 'Teatro en casa' para centros de día para mayores.

La titular de Bienestar Social ha confirmado, además, que la mayoría del centenar de residencias afectadas ahora "no sufrieron la pandemia en la primera ola", en marzo, "es decir, no están inmunizadas", al tiempo que observado "como dato positivo" que "son más asintomáticas" y, por ello, "están menos comprometidas sus vidas y logran superar el coronavirus".

Algo que ha atribuido, también, a que "hemos aprendido a tratar este virus, a proteger a nuestros mayores, porque estamos mejor preparados para que no entre en las residencias", además de alabar el propio esfuerzo de los profesionales sanitarios.

Con todo, Sánchez ha insistido en "no bajar la guardia" y ha apelado "a la responsabilidad que tenemos todos de seguir insistido cada día" en la protección de la población más mayor por ser "los más frágiles".

Por otra parte, la consejera ha avanzado que la actualización del Plan de Contingencia que sigue el Gobierno regional en las residencias de mayores contempla, como principales protocolos, "la máxima protección para residentes, trabajadores e infraestructuras".

En segundo lugar, en coordinación con la Consejería de Sanidad, "la realización de pruebas periódicas a los residentes y profesionales", en este caso a aquellos que regresan tras un periodo vacacional o que se incorporan nuevos al centro, y "en tercer lugar la formación sociosanitaria para protegernos del virus".

Refuerzo en la inspección

Aurelia Sánchez, además, ha confirmado que "son fundamentales" los planes de inspección y "en el momento que hay un caso articulamos un equipo para que se persone y haga un informe de valoración" que, en el caso de la provincia de Toledo, donde hay el mayor número, "se haga de forma pautada", ha precisado.

En este contexto, ha destacado que no solo se sigue con el plan anual de inspección, sino que se suma el de covid y "son los inspectores los que ejercen el control, para orientar, ayudar y formar, pero también, si es necesario, sancionar" por conductas que no sean las marcadas por la autoridad sanitaria.

"Todas las residencias están obligadas a seguir el plan de contingencia", ha remarcado Sánchez, quien ha completado que su departamento está renovando "continuamente" la puesta en marcha de medidas para dar respuesta a esta segunda ola de la pandemia", ha concluido.

Compartir