17 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

HOSPITAL VIRGEN DE LA LUZ DE CUENCA

Importante avance en un hospital de la región para reducir la tensión en pacientes con glaucoma

El Servicio de Oftalmología del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca ha comenzado a realizar una técnica microinvasiva para la cirugía del glaucoma que permite reducir la tensión ocular y que presenta menos riesgos y menos posibilidad de complicaciones.

El glaucoma es una enfermedad del ojo que reduce la visión de una manera gradual y no suele presentar síntomas. Se produce generalmente cuando el ojo no drena el fluido como debiera y la presión intraocular aumenta provocando daños en el nervio óptico, según ha informado la Junta en nota de prensa.

La mayoría de los tratamientos del glaucoma están dirigidos a controlar ese factor de presión intraocular elevada y se orientan a frenar su progresión, ralentizando el deterioro progresivo del nervio óptico y la pérdida de campo visual, para la cual se usan, principalmente, fármacos en forma de colirio, cirugía láser y cirugía tradicional.

Gracias al nuevo tipo de cirugía, según la Junta, que ha comenzado a realizarse en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca se consigue disminuir la presión intraocular de una forma rápida con la colocación de dos microimplantes en el canal de Schlemnn, que favorecen el drenaje del humor acuoso y reducen la tensión ocular.

La oftalmóloga y subespecialista en Glaucoma del hospital conquense, María Rojo, ha comenzado a realizar esta nueva técnica quirúrgica a los pacientes con la colaboración del resto de facultativos del Servicio, y según ha explicado se trata de una técnica que está dando muy buenos resultados ya que consigue bajar la tensión ocular y se puede usar incluso antes de llegar a la cirugía tradicional de glaucoma.

"Logramos comunicar la cámara anterior del ojo con el canal de drenaje gracias a dos microimplantes microscópicos. Se trata de una técnica sencilla, muy poco invasiva y la recuperación del paciente es inmediata, casi como una catarata y si, posteriormente, es necesaria una nueva cirugía no existe ningún tipo de problema", ha explicado la oftalmóloga.

En la actualidad, se calcula que se podrá operar a unos cuatro pacientes al mes, priorizando los casos en función de las necesidades específicas de cada uno de ellos ya que, principalmente se trata de una técnica orientada a corregir glaucomas leves o moderados.

COMPARTIR: