POLÍTICA MUNICIPAL

Torrijos subirá el impuesto de basuras y el IBI para poder seguir afrontando los gastos del Covid-19

Colegiata de Torrijos Colegiata de Torrijos

El Ayuntamiento de Torrijos (Toledo) ha informado sobre las decisiones adoptadas en el último Pleno Municipal, a propuesta del Equipo de Gobierno, con el fin de "establecer el escenario necesario para afrontar el ejercicio 2021 desde una situación que permita al Ayuntamiento mantener todos los servicios fundamentales que presta a la ciudadanía, así como la capacidad para implementar medidas en un escenario tan complejo como el que arroja la COVID19."

En una nota de prensa, aseguran que a pesar de que a lo largo del año 2020 se van a detraer de las áreas de festejos y cultura más de 300.000 € de gasto para aportar a otras partidas, las necesidades son todavía mayores. Desde marzo de 2020, se han suspendido numerosos servicios de áreas como deporte, cultura, juventud, escuela infantil municipal, escuela de música o centro de mayores, entre otras.  Con ello no han podido cumplir las previsiones de ingresos establecidas para los presupuestos de 2020 mediante el abono por parte de la ciudadanía de las tasas de cada servicio, alcanzado dicha caída de ingresos los 317.000€. 

"El Ayuntamiento, en esta situación de crisis sanitaria y económica, ha primado apoyar el mantenimiento del empleo de los 85 trabajadores de dichos servicios con un gran esfuerzo económico," informan. Por ello, de marzo a septiembre, han respetado la relación laboral que mantenían con el Ayuntamiento, "haciendo un esfuerzo que supera los 302.000 €" y reubicando a estos empleados en otros servicios con necesidades.

Por otra parte, la pandemia ha incidido también en la salud de los trabajadores y en tareas adicionales a cumplir que la entidad local ha cubierto mediante contrataciones, a través de las diferentes bolsas vigentes y planes de empleo, para sostenimiento de servicios fundamentales, entre ellos la limpieza de edificios públicos y la limpieza viaria.  De marzo a septiembre el gasto en estos refuerzos asciende a 160.000 €.

Pero la COVID-19 no solo ha exigido esa labor en referencia a los puestos de trabajo, también ha demandado innumerables medidas y actuaciones de carácter sanitario, social, laboral o educativo.  Dotar a todos los empleados municipales de las medidas oportunas para su trabajo.  Redoblar esfuerzos en el programa municipal de alimentos gestionado por servicios sociales y que en momentos de la pandemia implica atender a más de 100 familias.  O todo el material que los centros públicos han solicitado al consistorio para la adecuación y preparación de cara al curso escolar a fin de garantizar el entorno más seguro posible a nuestras hijas e hijos.  En todas estas actuaciones, en 6 meses, el Ayuntamiento ha tenido que desembolsar más de 100.000 €, contando con la aportación de algunos particulares del municipio, quienes han depositado mediante donaciones en la cuenta bancaria que se habilitó por parte del Ayuntamiento de Torrijos un total de 15.321,2 €.

Ante esta situación sostienen que "esta labor que como institución pública hay que afrontar en tiempos de crisis impide que puedan mantenerse algunas medidas que se venían aplicando en los últimos años, y que la crisis sanitaria y económica obliga a reconfigurar."  Un ejemplo es el servicio de recogida de basuras domiciliaria que tildan de "deficitario".  Torrijos es uno de los municipios de la comarca con la tasa de basuras más baja en domicilio, 33 €.  Gerindote cobra 48 €, Escalonilla 52 €, La Puebla de Montalbán 45€, Fuensalida 42€, Quismondo 44€ y Santa Olalla y Santa Cruz del Retamar llegan a los 60 €.  El precio fijado en Torrijos hasta ahora genera un déficit anual que asciende los 220.175 €.  El coste anual del servicio de recogida de basura en Torrijos asciende a 511.000 €, alcanzándose una recaudación por la tasa que supera ligeramente los 291.000 €.  El esfuerzo económico que el Ayuntamiento realiza asumiendo parcialmente el coste del servicio en un momento tan delicado como el actual no debe dirigirse a compensar la tasa de basuras, se debe aumentar la recaudación de ese impuesto para dirigir los fondos públicos a programas con mayor necesidad en estos momentos.

Algo parecido pasa con el Impuesto de Bienes Inmuebles.  En los últimos 4 años, el Ayuntamiento de Torrijos ha venido modulando el tipo del impuesto para no gravar a la ciudadanía, alcanzando en la mayoría de los recibos del IBI una estabilización de los mismos.  Como ejemplo, en un recibo tipo de una vivienda que en el año 2015 pagaba 178 €, en 2020 ha pagado 186 €.  Este esfuerzo de contención a lo largo del periodo 2015-2020 se entiende si para el mismo recibo del piso mencionado, valoramos la evolución del impuesto en el periodo 2007-2015, donde ese recibo pasó de pagar 105 € a pagar 178 €.  "El ejercicio presupuestario 2021 indica que ese enfoque de contención no puede ser el mismo que años anteriores y que los contribuyentes verán su recibo incrementado una media de un 10%," apuntan.

El Ejecutivo Local asegura que el cambio de fiscalidad busca adecuar las herramientas con las que el Ayuntamiento debe hacer frente al año 2021, teniendo en cuenta los retos que se presentan y agradece a la ciudadanía el esfuerzo comunitario realizado para superar esta dificilísima situación.

"Estas medidas respecto a la tasa de basuras y al IBI son el punto de arranque para los presupuestos del Ayuntamiento 2021 que se aprobarán en los próximos meses.  El esfuerzo solicitado a los ciudadanos vendrá acompañado de las medidas de ahorro y contención del gasto como administración, todo ello para que en una situación de fragilidad económica, el Ayuntamiento de Torrijos cuente con los recursos que garanticen su prestación de servicios y la capacidad para tomar las medidas de apoyo que se puedan llevar a cabo," sentencia el Consistorio torrijeño.

Compartir