14 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

QUIEREN QUE SE LES ESCUCHE

Los ribereños, firmes ante su inclusión en la mesa en la que se decide el destino del trasvase

FOTO: Europa Press
FOTO: Europa Press

La Asociación de Municipios Ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía han lamentado que su "inminente llegada" a la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura "levante ampollas entre aquellos políticos obstinados en primar el interés económico de un 'lobby' pequeño pero poderoso frente al patrimonio de todos los españoles".

De este modo ha reaccionado la asociación, después de que este viernes la Junta de Andalucía y el Gobierno de la Región de Murcia hayan acordado solicitar una reunión conjunta al Ministerio para la Transición Ecológica para pedir que la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura "siga como está" y mantenga su carácter "técnico" dado que es "lo más ecuánime", puesto que, según han valorado, la inclusión en dicho órgano de los municipios ribereños "que nada tienen que ver con el trasvase" sería "desafortunado".

"No nos podrán parar. El agua no es como los hidrocarburos y no debe valorarse jamás su rendimiento económico por encima del medioambiental; la supervivencia del río y de las especies que lo habitan, así como el agua para boca, debe primar siempre", han defendido desde la asociación, por medio de una nota de prensa.

"La ley es clara en cuanto a la prioridad de todos los usos de la cuenca cedente -incluidos los recreativos-, pero no quieren que se nos escuche. Quieren ser ellos quienes marquen cuáles son nuestras necesidades, siempre supeditadas al interés económico de una industria alejada del agricultor tradicional, que tampoco tiene acceso al agua", han criticado.

"El problema no es la falta de agua, sino que unos pocos aguatenientes han hecho de la agricultura de regadío una industria insostenible, sobrexplotando recursos, multiplicando hectáreas y cosechas a base de fertilizantes y agua subvencionada, convirtiendo el Levante en un páramo, envenenando el Mar Menor, secando el Tajo y arruinando a nuestros municipios; cuyo uso recreativo de los embalses está priorizado por ley, porque fue a lo que nos abocaron tras inundar nuestras mejores tierras de labranza", ha lamentado Castro.

De igual modo, han respondido a Andalucía y Murcia que los embalses, construidos para el abastecimiento de agua y el suministro eléctrico, son de gestión plurianual "y, si no fuera por el trasvase, podrían soportar hasta cinco de años de sequía. Sin el trasvase no tendríamos problema de abastecimiento, el problema es que por su avaricia, no por la sequía, nuestras tuberías se encuentran a kilómetros del agua", han reprochado los ribereños.

COMPARTIR: