LOS POPULARES DE LA REGIÓN PIDEN AL PSOE QUE VOTE EN CONTRA DE LA LEY CELAÁ

Petición imposible del PP a los diputados socialistas de Castilla-La Mancha en el Congreso

Beatriz Jiménez, este lunes en Toledo a las puertas de las Cortes de Castilla-La Mancha Beatriz Jiménez, este lunes en Toledo a las puertas de las Cortes de Castilla-La Mancha

El Partido Popular de Castilla-La Mancha ha pedido a los nueve diputados socialistas que representan a la región en el Congreso de los Diputados que voten en contra de la Ley Celaá, para que esta "atrocidad y tropelía" no se cometa en España.

Así lo ha apuntado en una rueda de prensa, este lunes, la vicesecretaria de Política Social del PP regional y diputada nacional, Beatriz Jiménez, quien ha asegurado que, desde Castilla-La Mancha, se podría “frenar” la nueva ley educativa, la Lomloe, que está en estos momentos tramitándose en el Congreso.

Ha recordado que los grupos parlamentarios de PSOE, Unidas Podemos y ERC aprobaron la semana pasada en la Comisión de Educación que la nueva reforma educativa no incluya el castellano como lengua vehicular en la enseñanza, por lo que ha lamentado que Pedro Sánchez utilice la ley de educación para “tener una moneda de cambio” y poder sacar los presupuestos adelante.

Además, la diputada nacional ha denunciado que la nueva ley de educación no solo "va en contra del castellano y de todos aquellos que no piensan como los nacionalistas", si no que también coarta libertades, como es la libertad de elección de los padres para que elijan el centro que mejor consideren para sus hijos.

Por otro lado, Jiménez ha recordado al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que si los centros educativos de la región son lugares seguros, es gracias al gran esfuerzo que están realizando los equipos docentes que están garantizando a los alumnos las mejores medidas de seguridad.

También, la dirigente popular ha preguntado a Page si la Junta se va a encargar de poner a disposición de los centros educativos la instalación de filtros HEPA en las clases, ya que se prevén “meses de frío muy duros” y la solución no es que los alumnos acudan a las aulas “con chaqueta y bufanda” porque las ventanas tienen que estar abiertas durante cinco horas. 

Compartir