CABAÑEROS

El lince regresa a un paraíso natural de Castilla-La Mancha 50 años después

Este miércoles, 50 años después de que el lince ibérico desapareciera del Parque Nacional de Cabañeros, esta especie ha regresado a esta zona de la región de más de 40.000 hectáreas gracias a un proyecto experimental de sueltas en cercados habilitados para su pervivencia que ha impulsado el Gobierno de Castilla-La Mancha en colaboración con el Parque y el Organismo Autónomo de Parques Nacionales.

Carla, una hembra autóctona de Sierra Morena de 13 años de edad, ha sido soltada en un vallado en el corazón de Cabañeros, desde donde, tras un par de semanas para habituarse a su nueva ubicación, podrá recorrer 17 hectáreas de un cercado del parque en el cual existen 200 vivares de conejos y permitirán que comience a crearse un núcleo estable de lince ibérico, según ha informado la Junta en nota de prensa.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha participado en esta suelta, un acto al que han asistido alumnos del Centro Rural Agrupado 'Valle del Bullaque', junto a cuatro profesores y el director del centro, así como el alcalde de Alcoba de los Montes, José Moisés Arcos.

También han estado representantes del propio Parque Nacional, como su director, Ángel Gómez; el director del organismo autónomo de parques nacionales, Juan José Areces; el presidente del Patronato del parque, Benito Garrido; el director general de Política Forestal y Espacios Naturales, Rafael Cubero; la directora provincial en Ciudad Real, Prado Amores, agentes medioambientales y Guardia Civil.

Martínez Arroyo ha destacado que no ha sido una suelta cualquiera, sino "la vuelta a la naturaleza de un animal dañado y recuperado" en el Centro de 'El Chaparrillo', en Ciudad Real, y el inicio de la recuperación de Cabañeros como un hábitat ideal para la presencia del lince ibérico, un territorio que va a ser "más rico" porque Carla ya está en él, siendo "un verdadero ejemplo de política de desarrollo rural".

Asimismo, ha destacado la importancia del proyecto Life+Iberlince y el esfuerzo de todas las administraciones y personas que trabajan en él que han conseguido salvar del peligro extremo de extinción a una especie de la cual ya existen más de 500 ejemplares en España.

Un programa que, ha recalcado, ha sido "todo un éxito" y que en Castilla-La Mancha ha supuesto la reintroducción de 70 ejemplares, a los que se suman los 14 de este año, que han permitido que nacieran en libertad 76 crías de lince ibérico en los Montes de Toledo y Sierra Morena.

Suelta experimental

La vivida este miércoles en Cabañeros, ha sido una suelta experimental, en una zona cercada conocida como de Anchurones donde se ha estado trabajando en la reintroducción controlada del conejo de monte precisamente como especie-presa de especies predadoras amenazadas como el lince ibérico o el águila imperial en un cercado de pre-suelta de reducidas dimensiones y alimentación suplementaria especialmente diseñado para ejemplares que se encuentran en situación similar a la de Carla.

A Carla, las disputas territoriales la llevaron de Jaén hasta Ciudad Real, donde ha criado a cuatro cachorros de camadas nacidas en 2015 y 2017. En diciembre del año pasado fue localizada en mal estado físico en las inmediaciones del embalse de 'La Fresneda', siendo trasladada al Centro de Recuperación de Fauna Salvaje dependiente de la Junta de Comunidades de 'El Chaparrillo' (Ciudad Real). Ahora, plenamente recuperada, será la primera habitante de su especie en Cabañeros y que atraerá a la llegada de más ejemplares.

COMPARTIR: