20 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

CHOPOS

Reducirán la presencia de un árbol que incrementa el riesgo de incendio en Cuenca

La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) reducirá la presencia de chopos en la ribera del río a su paso por la capital conquense con el objetivo de reducir el riesgo de incendio por la pelusa que sueltan estos árboles.

Así lo ha confirmado este martes en rueda de prensa el comisario adjunto de la CHJ, Luis Garijo, quien ha informado sobre el transcurso de los trabajos de adecuación de la ribera del Júcar a su paso por la capital conquense junto al delegado del Gobierno en Castilla-la Mancha, Francisco Tierraseca, y el presidente de la CHJ, Manuel Alcalde.

Los trabajos, que arrancaron el pasado mes de octubre, tienen una duración de 18 meses, esperando que para diciembre de 2020 las tareas de adecuación puedan estar finalizadas.

Garijo ha indicado que se están acometiendo 6 trabajos relacionados con la disminución del riesgo de inundaciones en el entorno del río en la capital, así como en el geriátrico y el Hospital Recoletos, ambos a escasos metros del cauce del río.

Por tal motivo, se ha movilizado la mota --elevación de tierra que evita que el río se salga de su cauce, conocidos como diques-- hasta escasos metros del centro sanitario anterior, se ha retirado la mota del margen izquierdo del río, se ha conformado cauces de alivio del río, se han retirado escombros y residuos existentes en la zona, así como se ha mejorado la sección hidráulica.

Al mismo tiempo, Garijo ha explicado que una vez concluyan estos trabajos, se va a iniciar un proceso de reforestación con especies autóctonas, como son el sauce o el fresno y, en menor medida, el chopo, "para reducir el riesgo de incendios" que provoca la pelusa de estos árboles. También se talarán otras especies que no son autóctonas de la zona.

Tierraseca ha confirmado que esta fase de reforestación se llevará a cabo en otoño del próximo año, por lo que ha opinado que en diciembre de 2020 los trabajos de adecuación de la ribera del Júcar ya habrán concluido.

Cuando concluyan se habilitará al nuevo espacio fluvial con bancos y demás mobiliario para el uso público del espacio, así como para la interpretación y comprensión ambiental del entorno. Así, "se cumplirá uno de los objetivos" del nuevo Gobierno municipal, como ha recordado la concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Cuenca, Nelia Valverde, que era recuperar la ribera del Júcar para los conquenses.

COMPARTIR: