METEOROLOGÍA

La borrasca pierde fuerza pero seguirá descargando lluvia durante el fin de semana

La inestabilidad y las precipitaciones continuarán este fin de semana en prácticamente todo el país aunque la influencia de la borrasca irá perdiendo fuerza el domingo, lo que favorecerá que regrese el tiempo estable con valores altos para lo habitual en la época durante la próxima semana, según ha declarado a Europa Press el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Rubén del Campo.

Este jueves las precipitaciones han continuado en algunos puntos de la Península y ha sido la jornada más adversa desde la entrada de la borrasca por el suroeste del país, que ha marcado un cambio brusco de tiempo con lluvias y frío hasta el fin de semana y que ha sido especialmente intensa en el área mediterránea.

En este sentido, Del Campo ha explicado que, desde el comienzo del temporal, se han recogido más de 200 litros por metro cuadrado en Barx (Valencia) y 244 litros por metro cuadrado en Carcaixent (Valencia). En este último punto, este jueves cayó más de 195 litros por metro cuadrado en seis horas. Las lluvias en la ciudad de Valencia, con más de 61 litros por metro cuadrado en una hora, han convertido a este chubasco en el más intenso desde 2008 y en el segundo más fuerte desde 1980.

En cualquier caso, durante la madrugada del viernes, Del Campo ha matizado, que las precipitaciones se han desplazado hacia el norte de la Comunidad Valenciana y sur de Cataluña. Esta madrugada, se han recogido 65 litros en Tortosa (Tarragona) en una hora.

Por todo ello, este viernes continuará lloviendo aunque la intensidad cambiará de vertiente ya que lloverá con intensidad en puntos del centro y en la mitad occidental peninsular, a consecuencia de un desplazamiento de la borrasca hacia el norte. Esta situación provocará un giro en los vientos a componente sur que llegarán más secos al mediterráneo pero muy húmedos procedentes del atlántico al oeste peninsular.

Las precipitaciones serán localmente fuertes en la tarde del viernes en puntos de la provincia de León, con tormentas asociadas, y serán persistentes en el sistema central sobre todo en el norte de Cáceres y sur de la provincia de Ávila. Se esperan lluvias débiles en las islas Canarias más montañosas y en el sureste peninsular y Baleares no lloverá o lo hará muy débilmente.

Además, los vientos soplarán con rachas de más 70 km/h en la Castilla-La Mancha y en el sistema central pero en puntos del tercio norte podrán alcanzar hasta los 90 km/h. Las temperaturas aumentarán notablemente y se alcanzarán los 20ºC o 22ºC en el Cantábrico y los 25ºC en el interior de Andalucía.

Ascenso de las temperaturas el domingo

Ya el sábado, Rubén del Campo ha insistido en que la borrasca seguirá su desplazamiento hacia el norte pero seguirá enviando vientos húmedos del sur y suroeste, por lo que las lluvias serán predominantes en prácticamente toda la Península y Baleares.

En general, las lluvias serán localmente fuertes y persistentes en Aragón y Cataluña y también en el entorno de Galicia, del sistema central y de Andalucía occidental. En estas zonas se podrán acumular entre 15 ó 20 litros en una hora. Los vientos de componente sur soplarán con rachas muy fuertes de 80 km/h en montañas de la zona centro y tercio norte peninsular. Asimismo, las temperaturas descenderán entre 6ºC y 8ºC en la mitad sur peninsular.

De cara al domingo, el portavoz ha asegurado que la borrasca se irá desplazando hacia el norte e irá perdiendo influencia en España aunque a lo largo de la jornada, y también durante el lunes, las precipitaciones tendrán lugar en el tercio occidental peninsular, especialmente en Galicia, oeste de Castilla y León y de Extremadura. Las precipitaciones podrán ser localmente fuertes en el norte de Extremadura y extremo sur de Salamanca.

En el resto de España predominará el tiempo estable, seco pero con bancos de niebla y de nubes bajas matinales en el interior peninsular. Del Campo ha añadido que puede haber polvo en suspensión en el área mediterránea y Baleares. Además, las temperaturas ascenderán ligeramente el domingo y descenderán el lunes con un ambiente en general cálido en las regiones cantábricas y mediterráneas, donde se superarán los 20ºC. En el interior peninsular, las diurnas oscilarán entre los 15ºC y 20ºC en general.

Valores altos la próxima semana

Durante las jornadas del martes y el miércoles, Del Campo ha explicado que, una vez alejada la borrasca, es probable que predomine el tiempo anticiclónico, con lluvias, por lo general débiles, en puntos dispersos de Galicia, Pirineos, área mediterránea y Baleares.

Tanto en el área mediterránea como en Baleares, el portavoz no ha descartado la posibilidad de que los chubascos estén acompañados por fenómenos tormentosos. También se formarán lluvias débiles en zonas orientadas de las Islas Canarias de mayor relieve y se formarán bancos de niebla en el interior peninsular, que podrán ser persistentes. Allí donde lo sean, el ambiente será fresco durante toda la jornada pero donde se disipen pronto o las lluvias no lleguen a formarse, el ambiente será algo más agradable.

Estos días se superarán los 20ºC a orillas del Cantábrico, en el área mediterránea, e incluso en los valles bajos del Ebro y Guadalquivir. Las noches serán frescas y habrá heladas débiles en el centro y norte peninsular. El jueves, aunque con mucha incertidumbre, Del Campo ha asegurado que predominará el tiempo estable con nieblas y ausencias de precipitaciones significativas pero es probable que se formen chubascos en Galicia y en el norte del área mediterránea.

Por último, durante toda la semana, las temperaturas descenderán generalmente aunque mantendrán valores más altos para la época salvo en las zonas donde las nieblas sean persistentes.

Compartir