CINCO DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD VIAL

Un cura de Teruel entra en la cárcel por ser un peligro constante al volante

La jueza de Calamocha ha condenado, a petición del Ministerio Fiscal, al párroco de Báguena (Teruel) a una pena de prisión de 6 meses y 20 días por reiteración delictiva al haber cometido cinco delitos contra la seguridad vial.

De las tres condenas que pesan sobre el sacerdote, la última de ellas ha sido dictada por la titular del Juzgado de Calamocha en relación con los hechos ocurridos el pasado mes de enero, en el término municipal de Calamocha, y a raíz del accidente sufrido por el sacerdote, quien al parecer conducía bajo los efectos de bebidas alcohólicas, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

Con anterioridad, el párroco había sido condenado en abril de 2018 por la jueza de Daroca por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, momento en que la instructora decretó la retirada del carné de conducir.

En junio de 2018, el sacerdote fue parado en Zaragoza en un control de alcoholemia y, en esta ocasión fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 10 de Zaragoza y condenado por los delitos de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas y conducción sin carné.

En esta tercera ocasión, y al ser detenido después del accidente sufrido, el fiscal solicitó para el párroco su ingreso en prisión por reiteración delictiva, al haber cometido cinco delitos contra la seguridad del tráfico en el plazo de ocho meses.

Como el párroco no se ha presentado en la cárcel de Teruel, en el plazo de cinco días que ha dado la jueza de Calamocha, ha sido detenido y traslado al centro penitenciario, donde ha ingresado para el cumplimiento de la pena impuesta.

COMPARTIR: