FIRMADO POR EL GOBIERNO REGIONAL, LA PATRONAL CECAM Y LOS SINDICATOS CCOO Y UGT

Plan para la Recuperación ante la crisis del coronavirus en Castilla-La Mancha: 9 líneas, 74 medidas y 231 millones

Paco de la Rosa, Emiliano García-Page, Carlos Duque y Ángel Nicolás, de izquierda a derecha, este lunes en el Palacio de Fuensalida (Fotos: JCCM) Paco de la Rosa, Emiliano García-Page, Carlos Duque y Ángel Nicolás, de izquierda a derecha, este lunes en el Palacio de Fuensalida (Fotos: JCCM)

El Gobierno de Castilla-La Mancha, los sindicatos CCOO y UGT y la Confederación de Empresarios de la región (Cecam) han firmado este lunes el Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Económica de la región con motivo del COVID-19, que quiere llegar a 120.000 empresas, autónomos, pymes y trabajadores, y que se compone de medidas para fomentar el empleo, favorecer la conciliación y el teletrabajo, preservar la salud laboral o tender la mano a sectores como la hostelería, el comercio y el turismo.

El Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Económica de Castilla-La Mancha, que contempla nueve líneas de actuación y 74 medidas concretas, 64 de ellas extraordinarias, dotadas con más de 231 millones de euros para el beneficio de 120.000 empresas, pymes y autónomos, ha sido rubricado este lunes en el toledano Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia, por el Gobierno regional, los sindicatos CCOO y UGT y la patronal CECAM.

El jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, ha destacado la importancia de este acuerdo, suscrito “en una trinchera, en medio de las bombas, el ruido y los balazos en todas las direcciones”, para contribuir al “esfuerzo” que ha realizado la ciudadanía.

Ha hecho hincapié en que, en una década, el país ha tenido que afrontar dos crisis y que no había terminado de salir del “infarto económico de 2008”, de la crisis financiera, cuando ha tenido que hacer frente a otra. “Nos hemos visto en la obligación de afrontar dos enormes terremotos, de distinta magnitud”, ha apostillado.

Pero ha subrayado que en Castilla-La Mancha hay “una cultura de pacto y entendimiento” y que éste “no es un acuerdo protocolario, sino un acuerdo con miga, documento, ideas, propuestas y objetivos. Un pacto imprescindible, por lo que significa de ejemplar y para pasar de la alarma a la serenidad”, ha remarcado García-Page.

En la misma línea, la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha resaltado que el Plan de Medidas Extraordinarias es fruto de “intensas negociaciones” y que tendrá “una clara afectación” en el presupuesto de 2020, cifrada en 117 millones de euros, así como repercusión en el de 2021 y 2022.

Ha explicado que la primera línea, que está “en plena tramitación”, se centra en el fomento empresarial tras el impacto de la crisis por COVID-19 y tendrá una dotación de 25 millones de euros para autónomos y micropymes e incluye agilización de trámites para la instalación de empresas y líneas relacionadas con la internacionalización, comercialización e innovación.

La segunda está dirigida a autónomos y a fortalecer la economía social y, como ha matizado la consejera, “redibuja” el plan autoempleo con tres líneas “novedosas”: consolidación de los que han superado la crisis, readaptación de la actividad e inicio de un negocio.

La tercera contempla la financiación de pymes y autónomos a través de la línea de Aval COVID-19 y la cuarta, medidas para la protección del empleo, incluye líneas dirigidas a trabajadores que, después de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), vean afectada su contratación laboral y mecanismos que incentiven la contratación, además de medidas para la conciliación familiar y laboral.

La quinta busca reforzar las políticas activas de empleo entre las personas con dificultades para ser contratadas en el ámbito privado, mediante planes de empleo con diputaciones y ayuntamientos; la renovación del cheque transición, que finaliza en mayo; y medidas para jóvenes, personas vulnerables y en situación de exclusión.

La sexta, centrada en seguridad y salud laboral, promoverá la sensibilización, información y actuaciones preventivas en el ámbito laboral, mientras que la séptima, octava y novena líneas estarán dirigidas a sectores “especialmente afectados” por la crisis: turismo, comercio y artesanía.

Franco ha hecho hincapié en que la finalidad de este plan es “poner una base firme para seguir trabajando y construyendo juntos” y ha confiado en que este documento se vaya ampliando con nuevas medidas, una vez se avance en las necesidades financieras de la región.

Encuentro tras "discusiones muy duras"

Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam), Ángel Nicolás, ha señalado que la "situación excepcional" en la que ha colocado a la sociedad esta pandemia ha hecho que "desde el minuto cero" las organizaciones empresariales se hayan puesto a trabajar de manera "intensa" con el objetivo de sostener la economía y el empleo en la región.

Nicolás ha aseverado que la negociación del pacto ha conllevado "discusiones muy duras en las que cada uno ha defendido lo que creía que tenía que defender", pero ha llevado a alcanzar "puntos de encuentro" movidos por defender los intereses de empresarios y trabajadores "sin que haya habido injerencias externas de ninguna organización", ha asegurado.

Asimismo, ha deseado que las medidas se desarrollen "cuanto antes" y ha valorado que exista un presupuesto anualizado y concreto, así como que se vayan incorporando más fondos en el caso de que se agoten.

En cuanto a la parte sindical, el secretario regional de CCOO, Paco de la Rosa, ha apostado por "otro modelo social" y por ser conscientes de que "si no hay empresas, no hay trabajadores", por lo que ha confiado en que "todos seamos capaces de avanzar".

De igual forma, ha abogado por trascender al Gobierno de la nación y a la Unión Europea y, en este sentido, ha dicho que "no se trata de hacer política de austericidio sino de inversiones" y que la financiación autonómica será “importante para salir de la situación”.

También el representante de la gestora de UGT Castilla-La Mancha, Carlos Duque, ha agradecido al Gobierno regional que haya contado con los agentes sociales en la elaboración del pacto porque "es el momento de que todo el mundo arrime el hombro" y ha lamentado que haya dirigentes políticos que "en vez de apoyar, lo que hacen es ir a la contra".

Duque ha apostado por apoyar a sectores que peor lo están pasando como el comercio y la hostelería, aunque ha reconocido que serán "los últimos que volverán a funcionar al cien por cien", y ha valorado las subvenciones directas articuladas por el Ejecutivo autonómico para ayudar al tejido empresarial a "resurgir con fuerza".

Compartir
Update CMP