12 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

LOS DATOS QUE MANEJA EL INSTITUTO DE LA MUJER

Una media de 14 mujeres castellano-manchegas al día denuncian ser víctimas de violencia machista

Araceli Martínez, directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha
Araceli Martínez, directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha

El año pasado se presentaron 5.103 denuncias, lo que hace una media diaria cercan a 14, vinculadas a violencia de género en Castilla-La Mancha y se acordaron en los juzgados 1.192 órdenes de protección de las 1.593 solicitadas.

Estos datos los ha aportado la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, en la Comisión de Mujer de las Cortes regionales, donde ha dado cuenta del informe de la Ley de Prevención de Malos Tratos y Protección a las Mujeres Maltratadas correspondiente a 2017.

Martínez ha especificado que, del total de denuncias contabilizadas, el 84 % se presentaron ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y el resto ante los juzgados, y que la provincia de Guadalajara fue la que tuvo mayor porcentaje de órdenes de protección denegadas.

Asimismo, ha indicado que la línea 900 de atención telefónica recibió el pasado año un total de 6.347 llamadas relacionadas con violencia machista, al tiempo que ha informado de que en los centros de la mujer se realizaron 97.701 consultas, de las cuales, aproximadamente 20.000 (el 20 %) estuvieron relacionadas con violencia de género.

Además, los recursos de acogida atendieron a 254 mujeres (de las que el 77 % había presentado denuncia) y a 259 menores, mientras que el programa de atención psicológica especializado para este último grupo atendió a 175 menores, de los que 81 eran niñas y 94 niños.

La directora del Instituto de la Mujer ha considerado "relevante" que haya más niños que niñas que participan en este programa y ha dicho que, según los expertos que trabajan en este servicio, cuesta más detectar las consecuencias de la violencia de género sobre las hijas que sobre los hijos porque, tradicionalmente, las niñas asumen la sumisión y la obediencia como algo "normal".

Martínez ha incidido en que 2017 fue un año "de preparativos" para conseguir tres objetivos: el II Plan Estratégico de Igualdad entre mujeres y hombres de Castilla-La Mancha, la materialización del Pacto de Estado contra la Violencia de Género y la Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género en la región, que entrará mañana en vigor.

Una normativa que, en su opinión, "nos sitúa a la cabeza de Europa en la lucha contra la violencia machista y en la promoción de la igualdad" y de la que se ha mostrado "satisfecha" porque cuenta con dotación económica "suficiente" para acometer todas las medidas que contempla.

En este punto, ha hecho hincapié en que el 95 % de ellas se han empezado a ejecutar con anterioridad y en que, a partir de mañana, "van a quedar blindadas".

Ha resaltado que "la mejor vacuna" para combatir esta lacra es la educación y se ha referido a la implantación de la asignatura de Educación para la Igualdad, la Diversidad y la Tolerancia, así como a las 19 líneas de actuación que han permitido llegar a 35.000 personas en este ámbito.

También ha explicado que a mayor edad la dificultad para reconocer las situaciones violencia machista es mayor, de ahí la importancia de las campañas publicitarias y de trabajar con los jóvenes, ya que "cuando se detecta el maltrato a través de la violencia de control es más fácil actuar que cuando ésta ya se ha incrementado" y ya se va solapando con la violencia psicológica, sexual, física o económica.

En la misma línea, la diputada del PP Pilar Martínez ha manifestado su preocupación por la violencia juvenil y por que las chicas "normalicen" este tipo de situaciones, así como su "sorpresa" por que el 4,6 % de las mujeres que han acudido a un recurso de acogida hayan vuelto con su maltratador.

Y ha dicho que le llama la atención que a partir de los 40 años el porcentaje de mujeres que denuncian se reduzca del 40 % al 7 %, y que más de un 33 % de las víctimas aguante los malos tratos durante 7 años sin denunciar.

Por su parte, la parlamentaria del PSOE Pilar Callado ha señalado que este informe muestra "de manera objetiva" el trabajo que está haciendo el Gobierno regional en la lucha contra la violencia machista y su preocupación por esta lacra.

Callado ha destacado la importancia de la Ley por una Sociedad Libre de Violencia de Género y del aumento, en esta Legislatura, del presupuesto destinado al Instituto Mujer, al que ha agradecido el trabajo que lleva a cabo para, entre otras cosas, reforzar la eficacia en la atención a las víctimas, avanzar en medidas de atención y prevención, dar visibilidad a las desigualdades y promover una imagen positiva de las mujeres.

Además, la diputada de Podemos María Díaz ha mostrado su rechazo a cualquier tipo de violencia, especialmente la ejercida contra la mujer, y ha confiado en que la nueva ley que entrará en vigor mañana sirva para evitar muertes porque "solo con eso podemos, todas, sentirnos muy satisfechas".

También ha subrayado que el informe presentado refleja "datos importantes de carácter cuantitativo", pero ha remarcado la necesidad de "dar un paso más" para entender, también de forma cualitativa, las medidas y proyectos que se llevan a cabo.

COMPARTIR: